9 agosto, 2013

El estudiante de la carrera de Técnico Universitario en Electrónica de la Sede Viña del Mar de la USM, Felipe Schiappacasse, superó sus propias metas en carrera que se desarrolló en Florianópolis.

Una destacada participación tuvo Felipe Schiappacasse, alumno de la Sede Viña del Mar de la Universidad Santa María en el Ironman Brasil, competencia que se realizó en la ciudad de Florianópolis. La carrera consiste en un triatlón de larga distancia que combina 3,8 kilómetros de natación, 180 kilómetros de ciclismo y 42,195 kilómetros de trote.

La carrera es la única en su tipo que se desarrolla en Sudamérica, siendo además el triatlón de mayor distancia en su categoría. La carrera contó con la participación de alrededor de 2200 corredores, entre quienes habían 65 chilenos.

Felipe Schiappacasse, el más joven del grupo de chilenos compitió en la categoría de edad 18-24 varones, donde compitieron 21 corredores. En el triatlón el alumno USM consiguió un tiempo de 11 horas con 44 minutos, obteniendo el puesto número 10 en su categoría y número 810 en la competencia general, resultado que dejó contento a Felipe, ya que ésta es su primera competencia internacional de larga distancia.

“Felizmente cumplí con todas las metas que me había propuesto. Como era la primera vez que participaba en esta competencia lo principal era llegar a la meta y después plantearme metas más específicas. Esta carrera requiere de mucha cabeza. En las categorías 18-24 y 25-29 son muy pocos los que participan, ya que también es un desgaste muy prematuro y un desarrollo aún en proceso. Fui uno de los chilenos más jóvenes en competir en un Ironman y felizmente pude bajar las 12 horas de competencia. Diría que me fue bastante bien y estoy muy contento de mi resultado”.

El estudiante de segundo año de la carrera de Técnico Universitario en Electrónica, practica este deporte hace tres años. Como él cuenta, siempre fue deportista y comenzó compitiendo motivado por su hermana en el triatlón de Piedra Roja en Santiago, donde Mauricio Donoso, uno de los primeros corredores de triatlón a nivel nacional le prestó su bicicleta para competir. Después de competir en el Ironman de Piedra Roja, como cuenta, “me entró el bichito del triatlón y decidí inscribirme al Half Ironman de Pucón”.

El entrenamiento para la competencia brasileña constó de rutinas de trote, natación y ciclismo de lunes a sábado. Como la natación es su fuerte, profundizó en la rutina de ciclismo y trote, entrenamiento que fue óptimo gracias a la ayuda de su entrenadora actual, Claudia Cortés.

“La carrera en sí es muy dura, ya que durante ella pasas por todos los estados anímicos que pueda tener el hombre, como por ejemplo la ansiedad, el agotamiento, la rabia, la frustración, el miedo, la angustia, la alegría, la pena, la decepción, el arrepentimiento. Se necesita cabeza para poder superar todos los dolores tanto físicos como emocionales que se van dando durante la carrera; además hay que planificar muy bien la carrera, ya que por ejemplo, si eres un buen ciclista, no puedes pensar en hacer un excelente ciclismo y hacer un muy buen tiempo en éste si después te tienes que bajar de la bicicleta y correr 42 kilómetros. Todo esto suena aterrador pero cuando vas llegando a la meta con todos los espectadores alentándote, gritándote y dándote ánimos, todos tus dolores y preocupaciones se van y llega la enorme alegría tan esperada que sólo los corredores de distancias Ironman podrían explicarlas”.

Actualmente, el estudiante USM se encuentra en receso en cuanto al triatlón, ya que el entrenamiento previo a la carrera es muy fuerte, y tuvo dificultades al compatibilizar sus estudios de Técnico Universitario en Electrónica con el entrenamiento, ya que prácticamente entrenaba todos los días y además tenía que estudiar y rendir para las pruebas en la Universidad.

Finalmente sobre su participación en el triatlón Ironman de Brasil, Felipe afirma que el poder aguantar el entrenamiento es el 90% y la carrera sólo es el 10%. “La carrera es sólo un suspiro, la verdadera “carrera” es poder soportar el entrenamiento que trae consigo”, a lo que agrega que seguirá en el triatlón a futuro, pero mucho más relajado. “Primero me tengo que enfocar en sacar mi carrera universitaria y después podré darme mis gustos como competir afuera”, concluye.

Fuente: USM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *