13 enero, 2014

“Sinfonía” será presentada por primera vez en Chile en el concierto de clausura del XIV Festival de Música Contemporánea que se realizará el viernes 17 de enero  de 2014 en el Teatro Universidad de Chile, bajo la dirección del español Josep Vicent.

Una gran expectativa ha producido en el país el anuncio del estreno en Chile de Sinfonía, obra maestra del compositor italiano Luciano Berio,  quien figura entre los principales autores de la segunda mitad del siglo XX y como uno de los más destacados representantes de la vanguardia musical europea de ese periodo.  La obra, que se caracteriza por el uso de la técnica del collage en la música clásica contemporánea, será interpretada por la Orquesta Sinfónica de Chile y la Camerata Vocal de la Universidad de Chile, dirigidas por el joven y talentoso músico español Josep Vicent, en el concierto de clausura del XIV Festival de Música Contemporánea de la Universidad de Chile que incluye además  el estreno absoluto de obras de dos compositores chilenos: “Supernova” de Andrés Maupoint y “Volveremos a las montañas” de Gabriel Brncic. La cita es el viernes 17 de enero de 2014 en el Teatro Universidad de Chile, con entrada liberada.

La versión original de Sinfonía de Luciano Berio fue compuesta en 1968 y estrenada  el 10 de octubre de ese año por la Filarmónica de Nueva York y The Swingle Singers.  Las mismas agrupaciones estrenaron una nueva y definitiva versión escrita en 1969 con motivo del 125 aniversario de la Filarmónica de Nueva York  y dedicada a Leonard Bernstein.  En ella Berio amplió a cinco las cuatro secciones originales de la obra.

En notas escritas por el propio Luciano Berio, el autor señaló que el nombre de la pieza no pretende sugerir ninguna analogía con la forma sinfónica clásica. Añade que su objetivo es puramente etimológico y se refiere al sonido simultáneo de varias partes incluidas en la pieza musical.  Estas son: ocho voces e instrumentos de una orquesta sinfónica. También revela que el nombre puede ser tomado en un sentido más general, como la interacción de una variedad de cosas, situaciones y significados. “El desarrollo musical de Sinfonia es constante y fuertemente condicionado por la búsqueda del equilibrio, la identidad entre las voces y los instrumentos, entre el habla o la palabra cantada y la estructura del sonido en su conjunto. Esta es la razón por la percepción y la inteligibilidad del texto, que nunca se toman como lectura, sino por el contrario, están integralmente relacionados con la composición”, apuntó.

El director Josep Vicent se refiere a los desafíos que implica dirigir una obra reconocida por su complejidad. “Es cierto que la envergadura de la partitura reúne dificultades diversas y ponerla en pie es un auténtico reto que me ilusiona de verdad. La responsabilidad es aún mayor si recordamos que en esta ocasión estamos haciendo el estreno absoluto de la obra. Las voces son un elemento clave en el discurso de Sinfonía,  pero es importantísimo conseguir que su color, su dinámica, su discurso, empasten de verdad dentro de la sonoridad de la orquesta, como un grupo orquestal más, añadiendo una nueva pátina de colores a la sonoridad global. No es ésta una obra para voces y orquesta, sino una partitura pensada para una orquesta contemporánea, renovadora y que incluye la voz como una sección más. En este equilibrio estiba la primera de las dificultades de su interpretación. También la enorme duración de la partitura hace imprescindible construir un discurso claro con los momentos clímax y conclusiones en los puntos justos para mantener la comunicación y la comprensión del público. Tenemos que trabajar para conseguir una enorme amplitud dinámica. La partitura insiste en fortísimos y pianísimos más allá de los registros habituales en la música sinfónica. Quizá es el tercer movimiento el que requiere de un análisis y una interpretación más llena de detalles, que permita, por un lado insistir en la diversidad de materiales que incluye el collage creado por Berio y,  que garantice a la vez,  que las citas de músicas diversas y el pulso continuo de la sinfonía Resurrección de Mahler subyacentes se mantengan presentes”, analiza el director español.

Agrega que la popularidad de Sinfonía se debe a que “es una obra realmente excitante, apasionante en su modernidad y una auténtica “masterpiece” que representa el cruce de caminos entre la vanguardia más innovadora, las citas históricas de música y literatura, y un postmodernismo que es a la vez experimental y accesible al gran público. Es una obra brillante,  de una orquestación increíble y  sorprendente”.

Entrada liberada. Teatro Universidad de Chile, Metro Baquedano, Plaza Italia.

Fuente: UChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *