20 febrero, 2014

Desarrollar una serie de actividades conjuntas que estén relacionadas con el jardín, en las semanas previas al ingreso, es uno de los tips que entregan especialistas de la Universidad Autónoma de Chile sede Temuco.

Los más pequeños están comenzando una nueva aventura, a vivir otra experiencia, a dar los primeros pasos en la educación formal. Una bella etapa que se debe recorrer con cuidado, ya que acostumbrarse a cumplir horarios, hábitos alimenticios y lo más difícil, convivir y obedecer a personas que no son familiares directos, no es fácil de asimilar a tan corta edad.

Alejarse por primera vez de los padres, aprender nuevos conocimientos y socializar con otros menores, puede ser en un principio, una tarea compleja. Por estos motivos, es importante buscar la alternativa que entregue mayor seguridad y acredite que los aprendizajes se desarrollarán en un clima de estricta confianza.

Sí existen más dudas que certezas respecto a esta importante etapa de sus hijos, tome nota de los siguientes tips que entregó la sicóloga de la Universidad Autónoma de Chile sede Temuco, Francisca Bravo, a fin de evitar que la entrada a clases resulte traumática.

Padres responsables

La profesional comentó que el proceso causa múltiples emociones, dudas, temores y ansiedad, que en ocasiones pueden obstaculizar la adaptación para los niños. “Todo cambio implica un periodo de ajuste y adaptación, en el cual el preescolar debe asumir nuevas rutinas, hábitos y responsabilidades. Es por esto que resulta fundamental que los padres asuman un rol activo en el proceso, ya que son los principales responsables de entregar la confianza y tranquilidad a sus hijos”.

En este sentido, una de las estrategias que recomienda Bravo, es entusiasmar a los hijos desarrollando una serie de actividades en conjunto que estén relacionadas con el jardín o el colegio.

“Es importante que lleven a los pequeños a conocer el establecimiento educacional donde serán incorporados y compartir algunas acciones como por ejemplo realizar juntos las compras de sus materiales y uniformes, conversar  respecto a las actividades que hará en el jardín”, agregó.

La sicóloga sugiere que al menos una semana antes de ingresar a clases, los padres organicen los hábitos de sueño y alimentación de sus hijos. También es importante la comunicación, aclararles que deben confiar en que al término de cada jornada, los irán a buscar, para que no afloren sentimientos de abandono.

“Los primeros días es ideal que ambos padres vayan juntos a dejar a sus hijos, los acompañen un rato y luego los dejen con las tías, en la mayoría de los casos los horarios se van extendiendo a medida que avanzan los días. Se espera que el periodo de adaptación sea aproximadamente de dos semanas. Si este periodo se extiende es importante evaluar la situación”, advirtió Bravo.

Elección

Constanza Sánchez, educadora de Párvulos del Jardín Infantil Junji de la Universidad Autónoma de Chile, dijo sobre la elección del establecimiento educativo, que lo más importante es que los padres tomen la decisión con calma, estén tranquilos y que transmitan confianza a sus hijos.

“Si ellos están confiados, transmitirán esa seguridad a los niños y les costará mucho menos adaptarse a la educación”, dijo la profesional junto con aconsejar a los padres “socializar la decisión con familiares y amigos, barajando las mejores opciones a raíz de otras experiencias que faciliten el acercamiento con algún centro educacional”.

La Parvularia advirtió que en la primera semana, lo más difícil es la separación del menor con sus seres queridos. “Para superar esto más que nada a los niños hay que demostrarles mucho afecto. Entregarles siempre una sonrisa, un abrazo, cariño, para así ir formando un vínculo positivo para que se sientan a gusto”.

“Cuando uno crea un clima propicio para la recepción, cuando le ofrece materiales oportunos, pertinentes y adecuados a su edad para su desarrollo es más fácil la transición de la casa al jardín infantil. La clave es en una primera instancia adaptar el menor para luego comenzar con lo que es su desarrollo integral, una enseñanza de calidad”, agregó la funcionaria del Jardín Infantil Universidad Autónoma de Chile, recinto que alberga a más de 300 niños.

Fuente: UAutónoma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *