26 febrero, 2014

Columna  Humberto Salas Jara

 

El mercado ha reaccionado y ha subido el tipo de cambio, esto se debe a algunos factores de la coyuntura internacional como el retiro de estimulo monetario en E.E.U.U pues la Reserva Federal (FED) está quitando dólares del mercado lo que hace subir su precio; así como también China que es una de las principales potencias mundiales ha hecho bajar el precio de los comodities dada su menor demanda y adicionalmente, como nuestro país ha registrado menores ritmos de crecimiento, han bajado las tasas de interés.

Los inversionistas reaccionan y existe salida de capitales valorados en moneda extranjera  lo que también  contribuye a que el dólar se aprecie.

Considerando lo anterior ¿cómo afectaría el mayor tipo de cambio a los consumidores?  Si el alza del dólar se prolonga, entonces se ve afectado el bolsillo, hay presiones inflacionarias pues aumenta el precio de los productos importados que se comercializan en el mercado local como la tecnología, maquinaria, bienes de capital, vehículos, vestuario, combustibles, viajes y algunos alimentos entre otros bienes.  También los productores locales que elaboran  bienes sustitutos de importación tienen mayor holgura para poder subir los precios y seguir siendo competitivos viéndose perjudicados los consumidores finales.

Por otra parte, las empresas manufactureras locales ven encarecidos sus costos ya que aumenta el valor de los insumos de la producción importados lo que se traspasa a consumidores mediante un mayor precio. Como el dólar es uno de los factores que afecta el precio de los combustibles, entonces  es más caro movilizarse en vehículo y también aumenta el costo de transporte. En conclusión, un mayor dólar nos afecta a todos y el impacto es en nuestro bolsillo por la mayor inflación que se generaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *