27 febrero, 2014

Expertos de la Universidad Autónoma de Chile sede Temuco recomiendan preferir los créditos de corto plazo para evitar el pago de intereses excesivos.

Fin de febrero y fin de las vacaciones. Marzo hace una abrupta aparición para recordar de un batacazo, los pagos de patente; permiso de circulación; matrículas y la compra de uniforme y útiles escolares; además de cancelar las deudas que dejaron las fiestas de fin de año.

Para superar este complicado mes, el llamado es a ordenar sus números y no cometer errores financieros. Así lo aconsejan los docentes de economía de la Universidad Autónoma de Chile sede Temuco, Humberto Salas y Patricio Ramírez.

Lo primero para evitar el sobreendeudamiento, es organizar el  presupuesto familiar y a partir de aquello, evaluar alternativas de financiamiento. “Se recomienda evaluar un préstamo igual y en los mismos plazos, en distintos bancos y comparar. Hay que preferir los créditos de corto plazo para evitar el pago de intereses excesivos”, advirtió Salas ya que en el mercado financiero existen diferencias de hasta cinco veces entre el mínimo y el máximo que puede pagar por un crédito.

En este sentido, Ramírez agregó: “Lo importante es que endeudarse sea una decisión familiar. Es relevante tener presente que cuando uno toma una deuda debe ajustar su presupuesto, ver que gastos vamos a disminuir y ver una cuota que sea soportable”.

Otra alternativa conveniente y práctica para acceder al crédito, son las cooperativas y cajas de compensación. En el caso de las tarjetas de crédito, los expertos recomiendan los pagos a precio contado en tres o cinco cuotas para evitar el pago de costos adicionales de mantención y seguros.

Otro consejo es evitar los avances en efectivo y créditos en financieras de alto costo.

Cumplir con la cuota

Es natural que cuando no exista otra alternativa, la única salida sea endeudarse. Lo importante es asumir esa deuda y cumplir religiosamente con el pago de las cuotas ya que las tasas que se pagan por mora o incumplimiento y sobregiros son altas solo generan un mayor costo del crédito.

“Lo ideal es destinar mensualmente un pequeño monto de ahorro mensual para poder cubrir estos costos y de esta manera amortiguar los gastos del no muy querido marzo. Esto nos permitiría planificar de mejor forma nuestros gastos”, finalizó Salas.

Aunque parezca cliché la frase, no deja de ser menos cierta: Un consumidor informado tiene poder. Manejar la mayor cantidad de información sobre precios, tasas, ofertas, promociones, le permitirá ahorrar y evitar un desorden financiero en la siempre frágil economía familiar.

Fuente: UA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *