7 marzo, 2014

El ejemplar, de 20 kilos de peso, permaneció por 15 días en el Hospital Clínico Veterinario de la USS. En el norte del país será recepcionada por personal de la Universidad de Antofagasta.

En una caja especialmente confeccionada para ella, con arnés acolchado incluido, fue retirada este mediodía de dependencias del Campus Las Tres Pascualas una tortuga del tipo chelonia mydas, en peligro de extinción. Personal del Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca, la llevó hasta el aeropuerto Carriel Sur de Concepción, desde donde será trasladada vía aérea hasta Antofagasta en horas de la tarde.

El animal estuvo interno en el Hospital Clínico Veterinario de la Facultad de Medicina Veterinaria de la USS desde mediados de febrero, luego de ser hallada por pescadores en la playa de Putú, Constitución, Región del Maule. “La tortuga llegó herida en aletas, cráneo, cuello, al parecer producto de golpes contra rocas o arrecifes. Además su caparazón estaba dañado, con parásitos externos, y presentó graves problema digestivos”, contó Miguel Ángel Mansilla, médico veterinario del HCV.

“Estas tortugas se alimentan de algas, y normalmente confunden las bolsas con comida. En la playa en que fue encontrada eliminó parte del nylon, y en el HCV, además de plástico, botó restos de cuerda verde, de pita artificial, empleada en pesca”, explicó el docente sebastiano.

El ejemplar es una hembra, sub adulta, de 20 kilos de peso y 56 centímetros de ancho por 56 centímetros de alto (caparazón). Apenas ingresó al hospital fue sometida a fluidoterapia. “Le suministramos complejos vitamínicos, antibióticos, antiinflamatorios y la sometimos a diferentes exámenes, incluidos rayos”, agregó el doctor Mansilla. Luego de eso se le alimentó mediante sonda gástrica, con una papilla de algas.

La preparación para el viaje de hoy se realizó de acuerdo a protocolos médicos internacionales de manejo de tortugas, que incluye inyecciones (un energizante, vitaminas), la aplicación de vaselina en su caparazón (para mantener la humedad) y gotas en los ojos, para la hidratación óptica, entre otros cuidados. Además se cubrió con un paño húmedo, para favorecer una temperatura estable.

Personal de la USS confeccionó una caja de madera especialmente diseñada para tortugas, acorde a las exigencias internacionales de transporte de quelonios.

El destino del animal ahora depende de los profesionales de la Universidad de Antofagasta. “Se debe hacer hincapié en que esta especie no es de nuestras costas, sino de aguas tibias, sobre 20 grados de temperatura. Es una de las cuatro especies avistadas en el país, siempre en el norte de Chile, y se traslada entre Sudamérica y México. Ahora habrá que climatizarla de agua semi dulce a agua salada, para luego planificar su liberación”, estima Miguel Ángel Mansilla.

Fuente: USS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *