9 marzo, 2014

 UCN, CORFO, Eurochile y la Municipalidad de Antofagasta, entre otras instituciones, firmarán declaración que asegure a la población disfrutar la luz y belleza de las estrellas.
El derecho a un cielo nocturno no contaminado que permita a la población disfrutar del firmamento, forma parte de los puntos centrales de la declaración sobre defensa del cielo nocturno de la Región de Antofagasta que firmarán en el corto plazo diversas instituciones nacionales y de la zona.

Esta iniciativa, que está en concordancia con el proyecto de certificación Starlight de los cielos de la región, cuenta con el apoyo de la Universidad Católica del Norte (UCN), InnovaChile-CORFO, Eurochile, Municipalidad de Antofagasta, Sernatur y la Cámara de Comercio de Antofagasta, entre otras entidades que se han sumado.
La declaración considera el riesgo inminente que significa la progresiva degradación de los cielos por la contaminación lumínica, además de tomar en cuenta la necesidad de conservar, proteger y poner en valor el patrimonio natural y cultural asociado a la visión del firmamento.

El director de la Unidad de Transferencia Tecnológica e Innovación de la UCN, Hugo Rocha, explica que la región tiene un potencial astronómico de gran importancia que debe ser aprovechado: “Aquí están instalados observatorios de nivel internacional y hay otros por venir, incluido el telescopio más grande del mundo que será emplazado en la zona. Y es por la calidad de los cielos que queremos proteger ciertos lugares para la observación, no tan solo en el ámbito científico, sino también poder potenciar la industria turística”.

Añade que una vez finalizado el proceso de medición y establecimiento de los parámetros que permitirán certificar la calidad de los cielos, lo que viene es involucrar a la industria turística de la región, así como a pequeños empresarios relacionadas con el área. “Queremos convocar a quienes se desempeñan en esta actividad en Antofagasta, Calama y San Pedro de Atacama, para que tomen en cuenta aquellos lugares que tienen potencial turístico, para que empiecen a dinamizar este industria en función de la astronomía”, enfatizó.

DESTINO STARLIGHT

Los estudios científicos para determinar los mejores lugares de observación de las estrellas en la región, son desarrollados por los especialistas del Instituto de Astronomía de la UCN, los que ya han realizado la casi totalidad del trabajo de campo en los sectores de la Mano del Desierto, en el Parque Arqueológico de Chug Chug y en el sector de Alto Loa.
“Los resultados indican que en los dos primeros lugares se cumple con los estándares Starlight; mientras que en el sector Alto Loa, las condiciones meteorológicas presentan dificultades, pero de todas formas se va a postular”, recalcó el astrónomo de la UCN, Dr. Maximiliano Moyano.

El científico explica que la labor en terreno involucró tomar mediciones en invierno y verano, para obtener datos en condiciones climáticas frías y cálidas. “El trabajo científico está finalizado y ahora estamos en la redacción del informe final que contiene el detalle y que explica que los parámetros cumplen con lo requerido”.

Agrega que en los sitios certificados los visitantes podrán observar diversas maravillas del cosmos, como son numerosos planetas y estrellas, así como los satélites de Júpiter y las Nubes de Magallanes, estas últimas que pueden ser admiradas a simple vista.

El desarrollo de la iniciativa Starlight, que cuenta con recursos cercanos a los 150 millones de pesos para su desarrollo, tiene una duración total de 18 meses. Sobre el tema, el jefe de Proyectos de Eurochile, Óscar Díaz, indica que el proyecto ya está terminado en un 70% y que espera estar concluido a mediados del presente año.

“Queremos poner en valor el activo astro-turístico de la región”, indica, junto con agregar que lograr esta certificación, que cuenta con el respaldo de la UNESCO, pondrá en valor un sector importante de la región y favorecerá su desarrollo económico.

En el mundo, Starlight se concibe como una iniciativa internacional que defiende la calidad de los cielos nocturnos y el derecho universal a la observación de la estrellas. Este proyecto lucha en forma directa contra el problema que genera la contaminación lumínica de los cielos y promueve el valor de este patrimonio para diversas actividades relacionadas con medio ambiente, cultura, turismo y educación.

Fuente: UCN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *