10 marzo, 2014

El objetivo del programa es entregar los conocimientos teórico-prácticos que permitan el reforzamiento de las acciones de reducción de riesgo de tsunami en Chile abordando las bases científicas del fenómeno y la vulnerabilidad de la sociedad. “Nos parece muy importante esta asociación con el SHOA para mejorar la capacidad de respuesta del país a través de los organismos involucrados”, precisó el rector de la PUCV, Claudio Elórtegui.

Hace exactamente cuatro años, los habitantes del litoral central de Chile sintieron una fuerte réplica del terremoto de febrero de 2010 y cientos de personas, entre la región de Coquimbo y de los Lagos, tuvieron que evacuar por prevención hacia las zonas altas de la ciudad, considerando que dos semanas antes algunas zonas de nuestro país fueron fuertemente impactadas por el tsunami que generó el sismo del 27 F. Este último es considerado el sexto terremoto más fuerte registrado por la humanidad y el segundo de mayor magnitud en Chile, después del ocurrido en 1960 en Valdivia.

Vivimos en un país sísmico y cada cierto tiempo la naturaleza se encarga de recordar esta característica. Chile se encuentra justo sobre una zona de subducción entre las placas de Nazca y la Sudamericana. Esto lleva a que aproximadamente cada 10 años ocurra un terremoto de magnitud ocho, que puede llegar a provocar un tsunami. Por lo tanto, se requiere estar preparado.

Ante este escenario, la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile (SHOA) y UNESCO a través de la Comisión Oceanográfica Internacional (COI), decidieron impartir la segunda versión del Diplomado en Tsunamis “Tsunami en la costa de Chile: Bases científicas, amenaza y vulnerabilidad”, el que se efectuará entre los días 10 y 28 del presente mes.

El objetivo del programa es entregar los conocimientos teórico-prácticos que permitan el reforzamiento de las acciones de reducción de riesgo de tsunami en la costa chilena, abordando las bases científicas del fenómeno y la vulnerabilidad de la sociedad.

Un total de 30 estudiantes participan en este diplomado, entre ellos representantes de la Armada de Chile, del programa de alerta del SHOA, de la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad Pública (ONEMI), entre otros. Esta semana se desarrolló la ceremonia de inauguración, la que contó con autoridades de las diversas instituciones involucradas con los terremotos y tsunamis.

“Por segunda vez estamos realizando este diplomado para tratar el tema de los tsunamis y las mejores formas de respuesta para este tipo de emergencias y también los aspectos científicos. Todos sabemos que Chile es un país sísmico y que desafortunadamente vamos a tener que enfrentar este tipo de emergencias. Nos parece muy importante esta asociación con el SHOA para mejorar la capacidad de respuesta del país a través de los organismos involucrados, además del análisis de los fenómenos que han ocurrido en Chile como en el extranjero”, precisó el rector de la PUCV, Claudio Elórtegui.

DIRECTOR DEL SHOA: “VIENE A CONSOLIDAR UN CÚMULO DE CONOCIMIENTO”

Por su parte, el director del SHOA y capitán de Navío, Patricio Carrasco, agregó que a través de este programa se busca mejorar la capacitación del personal de emergencias de la Armada de Chile, especialmente quienes están de guardia y deben estar preparados frente a cualquier desgracia.
“Vamos a efectuar capacitaciones para los que hacen guardia, entre ellas clases y entrenamientos. Este diplomado viene a consolidar un cúmulo de conocimiento con una cantidad de expertos profesionales, tanto nacionales como extranjeros del más alto nivel que cooperan en esta gran tarea de educar a la población y a quienes toman las decisiones”, precisó.

Entre los académicos que participan en el diplomado se encuentra el Dr. Marco Cisternas de la Escuela de Ciencias del Mar de la PUCV, quien integra el comité de expertos que asesora al SHOA, además del director del Centro Sismológico Nacional, profesor Sergio Barrientos; el Dr. Marcelo Lagos de la PUC; los doctores Samuel Hormazábal y Juan Díaz de la PUCV; el Dr. Patricio Catalán de la UTFSM; entre otros. Como invitados extranjeros, estará el Dr. Manabu Takahashi, proveniente de Japón, quien analizará los efectos del tsunami de 2011. En total son 13 especialistas.

El profesor Marco Cisternas indicó que después de 2010, las universidades y las instituciones de emergencia se han abierto a una mayor comunicación. Al respecto, la PUCV ha tomado el liderazgo con este programa reuniendo a los mejores profesionales de Chile y el extranjero en el ámbito de terremotos y tsunamis.

“Durante tres semanas se realizará un trabajo en terreno, se estudiarán casos prácticos, veremos cartas de inundación, respuestas operacionales de los sistemas extranjeros, aprenderemos de la experiencia de Japón y como ella nos puede servir. Destacamos la cooperación con el SHOA, hemos encontrado los canales de comunicación que nos permiten la mejora indiscutible de nuestros sistemas”.
En concreto, se analizará también el caso de Viña del Mar, donde se estudiará su carta de inundación y cómo afecta a la ciudad un tsunami, se evaluarán las rutas de evacuación que ha propuesto el municipio y aprovecharán la cercanía para contrastarlo en terreno.

“En Chile si el terremoto ocurre en la costa, tenemos entre 20 y 30 minutos para evacuar. Las lecciones que nos dejó el evento de 2010 y de Japón en 2011 son muchas y en diferentes órdenes. La comunicación entre el mundo científico y las autoridades que toman decisiones frente a las emergencias es la principal. Es importante que se transmita el conocimiento”, concluyó Cisternas.

 

Fuente: PUCV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *