11 marzo, 2014

La investigación, realizada por un equipo en donde participaron científicos del Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile, indica que las enanas rojas, que representan por lo menos tres cuartas partes de las estrellas en el Universo, están asociadas a planetas de baja masa.

Un equipo de astrónomos de Chile y el Reino Unido anunció el hallazgo de ocho nuevos planetas que orbitan alrededor de estrellas enanas rojas, tres de los cuales se encuentran en la llamada «zona habitable» de sus estrellas, un lugar donde la temperatura es la correcta para que el agua esté presente como un líquido.

A partir de estos resultados, los investigadores señalan que una gran parte de las enanas rojas (estrellas pequeñas y relativamente frías), están asociadas a planetas de baja masa.

El académico del Departamento de Astronomía (DAS) de la Universidad de Chile y miembro del equipo, James Jenkins, explica que este trabajo indica que «todas las estrellas enanas rojas tienen un sistema de planetas. También casi un cuarto de este tipo de astros tiene planetas pequeños en la zona habitable. Como estas estrellas son las más cercanas a nosotros, la probabilidad que haya planetas con agua en forma líquida en su superficie es buena».

El descubrimiento se produjo gracias al análisis de los datos del instrumento UVES (Ultravioleta y Visual Echelle) y del HARPS (High Accuracy Radial Velocity Planet Buscador), ambos manejados por el Observatorio Europeo Austral, (ESO), al norte de nuestro país, y los resultados se publicaron en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society .

Todos los planetas recién descubiertos orbitan estrellas enanas rojas de entre 15 y 80 años luz de distancia del Sol. Además, los ocho mundos se toman entre dos semanas y nueve años para completar cada órbita, poniéndolos a una distancia de su estrella de entre 6 y 600 millones de kilómetros (equivalente a entre 0,04 y 4 veces la distancia de la Tierra al Sol).

«Estamos sondeando claramente una población muy abundante de planetas de baja masa, y fácilmente podemos esperar encontrar muchos más en el futuro cercano, incluso alrededor de las estrellas más cercanas al Sol», concluye el científico Mikko Tuomi de la Universidad de Hertfordshire y autor principal del estudio.

Fuente: UChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *