18 marzo, 2014

Salón de Exposiciones Chela Lira recibirá 63 años de creación de Waldo Valenzuela.
Próximo a cumplir 82 años de edad, Waldo Valenzuela, destacado pintor antofagastino, organiza su día a día con todo lo que ama, junto con preparar su próxima exposición.

Su acontecer diario está dedicado a su esposa Ulda, a la enseñanza en el Liceo Experimental Artístico y a la plástica. Creador de los salones “Cristo en el Arte”, que nació en la entonces Universidad del Norte (UN); y “Plástica Antofagastina”; también participó en la creación del “Salón de Mayo”, que todos los años abre sus puertas en la Universidad Católica del Norte (UCN). Asimismo, ha formado a jóvenes talentos que están brillando en el arte y exponiendo sus trabajos.

Una muestra de su trayectoria será inaugurada este 20 de marzo en el Salón de Exposiciones Chela Lira de la UCN, donde presentará “63 años en la plástica” con  un total de 70 obras. Allí, el público podrá disfrutar de las pinturas y dibujos realizados entre 1951 y 2014, algunos de ellos guardados en su taller y otros en la Pinacoteca de esa casa de estudios superiores.

Expondrá 50 pinturas y 20 dibujos, 10 de los cuales estaban en su casa y son los que rescató luego del aluvión (1991). Aunque tienen algún daño, poseen un gran significado para el artista, ya que fueron realizados a tinta durante su desempeño en la academia del Departamento de Artes Visuales de la Universidad.

La exposición será inaugurada este jueves 20 a las 19:00 horas en el Salón de Exposiciones Chela Lira, y posteriormente estará abierta al público de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas y de 15:00 a 19:00 horas. La entrada es liberada.

DIBUJO Y PINTURA

Waldo Valenzuela comenzó a pintar en 1951, aunque hay una etapa anterior en que pretendió convertirse en dibujante de historietas. En esa época escribió a René Ríos “Pepo” (dibujante caricaturista creador de Condorito), quien le recomendó que estudiara en la Escuela de Bellas Artes adonde llegó con un interés claro por la pintura.

En ese entonces, con 19 años de edad, y luego que el Premio Nacional Camilo Mori viera sus obras, le ofreció organizar una exposición. “Incluso exhibí antes de ingresar a estudiar. Fue algo escandaloso en esa época, porque los profesores no entendían esto”.

Luego de estos primeros y destacados pasos del joven vanguardista, Waldo Valenzuela dio un vuelco de estilo hacia el realismo costumbrista, en que le interesó caminar hacia las entrañas del Chile antiguo, de los pueblos precordilleranos de la Cuarta Región.

En sus inicios estuvo a punto de convertirse en pintor abstracto, pero la realidad se impuso, porque piensa que en Chile y América Latina son muchas las realidades que todavía deben ser dibujadas, pintadas y pronunciadas. “Siempre hemos estado bajo la influencia europea, hemos pintado a la manera de… y esto nos ha impedido conocer más lo nuestro”, asegura.

En 1960 fue contratado por el rector Francisco Dussuel en la Universidad del Norte y desde ese momento comenzó a desarrollar experiencias hasta llegar a un estilo figurativo dentro de un realismo mágico, aunque a fines de la década de 1960 y en 1970 hizo una pintura de contenido social y político, por la época que se vivió.

DOCENCIA ARTÍSTICA

Además de la pintura, también imparte docencia, dedicando gran parte de su tiempo a la formación de jóvenes en el Liceo Experimental Artístico (LEA), quienes luego de egresar han continuado estudios de Licenciatura en Arte. Algunos están destacando, como Jeanette Juárez, Marcelo Bordones (quien ejerce docencia en diseño) y Manuel Berríos, el que ha presentado sus trabajos en Santiago y México, y que decidió radicarse en Antofagasta, aportando al desarrollo del arte como muchos otros exponentes de la pintura nortina.

Destacó que las condiciones del país han cambiado, y los estudiantes que egresan del liceo tienen más opciones para seguir estudios de arte en otras regiones.
Respecto a la docencia artística en la UCN, se desempeñó como director de la Academia de Bellas Artes y también formó parte del Departamento de Artes Visuales. Posteriormente, ingresó al LEA donde cumplió 30 años formando jóvenes.

El artista, que el 15 de septiembre cumplirá 82 años, valoró el trabajo cultural que las instituciones de educación superior realizan en Antofagasta, dando un lugar destacado al desarrollo de la plástica.

Fuente: UCN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *