12 junio, 2014

Tras la entrega de los resultados de la prueba, en su versión 2013, el académico del Departamento de Educación de la Universidad de Santiago e integrante de la campaña “Alto al Simce”, Jaime Retamal, reconoció que las autoridades han mostrado voluntad de mejorar el examen, “sin embargo se sigue evaluando a los estudiantes en función de las necesidades del mercado”.

El Ministerio de Educación dio a conocer este martes (10) los resultados de la prueba Simce 2013, cifras que, a juicio del académico del Departamento de Educación de la Universidad de Santiago de Chile, Jaime Retamal, “no hacen más que estigmatizar, nuevamente, a las escuelas más pobres del país”.

Retamal, uno de los representantes de la campaña “Alto al Simce”, sostuvo que los datos entregados este año, no mostraron una variación significativa respecto a mediciones anteriores y reiteró la necesidad de generar un nuevo instrumento “que esté enfocado en las necesidades educativas y no en los requerimientos del mercado”.

“El Simce es una prueba cuestionada por amplios sectores de la comunidad, tanto por apoderados y estudiantes, como por líderes de opinión e intelectuales”, afirmó Retamal, al tiempo que indicó que el examen, “fue creado como control de calidad para el mercado educativo”.

“Hoy, los colegios particulares o particulares subvencionados que obtienen los mejores puntajes en el Simce, utilizan estos datos para hacer publicidad y así atraer más estudiantes o, para ellos, clientes”, aseveró el académico.

El experto en educación de la U. de Santiago señaló que en Chile existe un problema de segregación social “evidente”, el cual se ve reflejado en los resultados de la prueba. “Esto no se solucionará cambiando el mecanismo de evaluación sin embargo, de todos modos, es urgente terminar con este examen creado en un contexto neoliberal para el mercado y no para ser útil desde el punto de vista pedagógico”.

En cuanto al anuncio del gobierno de convocar a un grupo de expertos para evaluar la efectividad del Simce, Jaime Retamal sostuvo que, antes, “se debería escuchar a los actores involucrados en el proceso educativo, tales como profesores, apoderados, sostenedores y estudiantes”.

“La metodología de crear comisiones de expertos para resolver problemas del país no me parece la mejor vía. No es una crítica a las autoridades del Mineduc, ni a la Agencia de Calidad, que me merecen mucho respeto, sino al mecanismo para encontrar una solución”, señaló.

“Por lo general en nuestro país se forman comisiones con expertos que no conocen la realidad escolar y que nunca han pisado un aula. Ellos desconocen la realidad que se vive en las escuelas, por lo que, a mi juicio, se debería incorporar al debate a los reales actores de la educación en Chile. Esto es un tema que no puede esperar”, puntualizó Jaime Retamal, académico de la Universidad de Santiago.

 

 

Fuente: USACH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *