19 junio, 2014

Muestra estará abierta hasta el 6 de julio en la Sala de Exposiciones de la Escuela de Postgrado y Centro de Extensión, de la Universidad de Talca en Santiago.

El trabajo con la madera y el metal complementados, basado en el concepto de la forma que se encuentra en ellas, es el trasfondo de “Orgánica”, exhibición de la artista Laura Quezada, que estará abierta hasta el 6 de julio en la Sala de Exposiciones del Centro de Extensión de la Universidad de Talca, en Santiago (Québec 415, comuna de Providencia).

 

La exposición está compuesta de 20 esculturas, que oscilan entre los 15 centímetros y dos metros de altura, construidas tomando como referencia los elementos originales de la naturaleza.

 

Quezada, dijo que las obras corresponden a una nueva etapa escultórica, con un tratamiento diferente de la espacialidad.

 

“Acá hay muchas formas más simples. Mi característica escultórica es que siempre son como aéreas, y en esta etapa retomé eso de las líneas, pero mucho más etérea”, señaló.

 

En cuanto al soporte utilizado, la artista explicó que “siempre he trabajado con una cosa medio alquímica que es la relación con los cuatro elementos, a los que la filosofía oriental suma otros dos que son la madera y el metal: la madera como emanación del agua más la tierra y el metal como emanación de la tierra más el fuego”.

 

Lo anterior, agregó la artista, sirvió de sustento para la creación. “Trabajar con la madera y el metal complementados y basado en las imágenes escultóricas que de por sí tiene formas simétricas, tridimensionales, con el concepto orgánico de la forma, de las hojas, las flores”, planteó.

 

Sobre esa base, Laura Quezada reconoció que en cada una de las esculturas hay una suerte de llamado para que el espectador vuelva a conectarse con la naturaleza.

 

“Con la carga comunicacional, toda la información que hay ahora, se pierde de ver el detalle de una rama, una hoja, un brote. Estamos tan pendientes de la generalidad que se pierde el detalle. Vemos el bosque, pero no los árboles, entonces es también como una alegoría a volver a encantarse con estas pequeñas cosas de la vida cotidiana”, aseveró.

 

EQUILIBRIO

 

El presidente de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), Pedro Labowitz, destacó la combinación de elementos a la que recurre la artista. “Usa preferentemente la madera y el bronce, pero también otros materiales y los combina de una manera altamente original. No se trata nunca de imitar a la naturaleza, sino que crea formas nuevas, fuertes, orgánicas”, comentó.

 

En ese sentido, destacó que sus creaciones suelen inspirarse en verticales que pueden ser agresivas, punzantes y que prácticamente, sin excepción, expresan un fuerte ímpetu –la vida vegetal misma- hacia la luz y el sol.

“Es maestra en equilibrar este empuje vertical con elementos horizontales y curvilíneos, estableciéndose un perfecto equilibrio formal. En sus composiciones más concentradas, casi ensimismadas, es la gran riqueza de las formas tensionadas e irregulares las que resaltan», subrayó.

Fuente: UTalca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *