25 julio, 2014

Más de 300 directivos y académicos de la Universidad Autónoma de Chile participaron en Santiago de las jornadas de actualización curricular, con el propósito de abordar las estrategias de Aprendizaje Servicio que esta casa de estudios incorporará a las actividades curriculares en todas las carreras de pregrado como parte de su Modelo educativo.

La actividad contó con la asistencia de Decanos de Facultad, directores y docentes, que analizaron las nuevas metodologías que serán parte de la formación profesional en esta institución de educación superior.

En ese sentido, el Vicerrector Académico, Mg. Jaime Torrealba, explicó que el Aprendizaje Servicio forma parte del eje de la Responsabilidad social, uno de los cuatro ejes centrales del modelo educativo sobre el que se orienta toda la acción docente y la gestión curricular.

“Se trata de aplicar en las asignaturas, actividades a realizar en la comunidad con dos requisitos fundamentales: que generen un impacto medible en el entorno que cumplan y donde el desempeño de los estudiantes sea evaluado en el currículum”, señaló.

La autoridad explicó que esta innovación no significará incorporar nuevos ramos, “sino que dentro de los actuales se identifiquen qué parte de los contenidos son pertinentes de trabajar en el medio social”.

Esto requiere de nuevas metodologías de enseñanza donde el alumno sea un componente fundamental del proceso educativo. “Cuando un profesor está dictando una charla entonces el proceso está centrado en el profesor. Ese modelo hoy ya no es pertinente, pues los alumnos deben ser parte activa y se integre al aprendizaje”.

Varias carreras ya exhiben experiencias exitosas en esta nueva forma de abordaje de la enseñanza. Para el director de Pedagogía en Educación Física, Mg. Luis Araya, esto “significa un compromiso de la Universidad con la responsabilidad social”.

“El desarrollo sustentable del país con una mirada social es parte de los nuevos desafíos de esta casa de estudios”, dijo. “Hemos incorporado esta premisa en nuestra gestión cotidiana, y eso nos ha llevado a ejecutar actividades propias de la carrera en distintos colegios por ejemplo, en las cuatro asignaturas de Inserción al aula, en Aproximación al contexto y proceso educativo, y también en la Práctica profesional”.

La “Escuela saludable”, iniciativa de la facultad de Ciencias de la Salud, comprende intervenciones culturales y educativas al interior de la Universidad y en establecimientos educacionales, bajo la premisa de generar conciencia acerca de la importancia de mantener conductas sanas.

La directora de Enfermería, Mg. María Angélica Vásquez, sostuvo que la implementación del Aprendizaje Servicio implica que “las actividades que antes respondían a un programa de asignatura se articulen y respondan a las necesidades de una comunidad”.

A su juicio se trata de una estrategia muy interesante pues “va a permitir al alumno desarrollar sus conocimientos y competencias a través de la implementación de una actividad práctica de ayuda y de servicio a la comunidad y de ese modo aprenden haciendo, lo que adquiere mucho valor para los propios alumnos”.

El Vicerrector Académico, Mg. Jaime Torrealba, recordó que los cuatro pilares del Modelo educativo de la Universidad Autónoma de Chile son la centralidad en el estudiante, los aprendizajes transversales, la educación permanente y la responsabilidad social.

“La Universidad realiza muchas acciones muy potentes en esta materia, en especial a través de su vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones, donde participan alumnos y profesores gracias a diferentes alianzas estratégicas con organismos externos como instituciones de voluntariado, para que los futuros profesionales adquieran una actitud de ser socialmente responsables”.

Un modelo centrado en el estudiante significa que éste debe ser parte del aprendizaje. Los aprendizajes transversales, en tanto, se refieren a que no sean compartimentados entre distintas asignaturas sino que se integren entre ellas para alcanzar ciertos desempeños y competencias genéricas.

Por otro lado, los aprendizajes permanentes se relacionan con que “el conocimiento y la tecnología tienen tal evolución que cuando salga esté consiente que debe seguir estudiando ya sea con un postgrado o perfeccionamiento y no quedarse sólo con lo que estudió en pregrado”.

Con el eje de la responsabilidad social, “logramos que para los estudiantes sea natural trabajar con el medio y que sea consiente que su rol profesional impacta a sus comunidades y al desarrollo del país”, indicó Torrealba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *