28 julio, 2014

Dentro de las tareas que enfrentará a futuro, precisó que se profundizará en el ámbito de la internacionalización, se fortalecerá la formación de los académicos y se mantendrá el compromiso por una educación de calidad sin segregación social. “Mis más sinceros agradecimientos al Gran Canciller y Vice Gran Canciller por la confianza depositada en mi persona y por su permanente preocupación por la comunidad universitaria”, agregó el rector.En una solemne ceremonia que se efectuó en el Salón de Honor de la Casa Central, el profesor de la Escuela de Ingeniería Comercial, Claudio Elórtegui Raffo, asumió oficialmente como rector de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso para los próximos cuatro años, en lo que será el segundo periodo bajo su administración.

Previamente en la Capilla del tradicional recinto ubicado en Avenida Brasil, se realizó una Misa de Acción de Gracias, la que fue presidida por el Gran Canciller de la Universidad y Obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte García de Cortázar y el Vice Gran Canciller de la PUCV, presbítero Dietrich Lorenz Daiber.

Luego el Pro Secretario General, Fernando Castillo, leyó el decreto que nombra al profesor Elórtegui como rector de nuestra Casa de Estudios por el periodo 2014-2018 y el académico desarrolló el tradicional Juramento y Profesión de Fe.

El Gran Canciller de la Universidad, destacó que por séptima vez consecutiva en un ambiente verdaderamente universitario, se ha dado cabal cumplimiento a la institucionalidad de la PUCV.

Al rector le corresponde la alta función de ejercer el gobierno superior y la administración de la Universidad de acuerdo a los estatutos generales.

“Al rector Claudio Elórtegui que empieza su segundo periodo a la cabeza de la Universidad, le deseo los mejores éxitos y satisfacciones en esta tarea en que la Iglesia hoy lo confirma. A ustedes, amigos y amigas aquí presentes, les agradezco su presencia, compañía y cariño, junto con su entrega por nuestra Universidad. Que el Señor les bendiga abundantemente”, pronunció.

Entre los asistentes a la ceremonia estuvo la ministra de Desarrollo Social y ex alumna PUCV, María Fernanda Villegas; el senador y presidente de la Democracia Cristiana, Ignacio Walker; el presidente de la Cámara de Diputados y ex alumno PUCV, Aldo Cornejo; el gobernador de la provincia de Valparaíso, Omar Jara; entre otras autoridades del sector público y privado como también directivos y representantes de las unidades académicas de la PUCV.

El rector Elórtegui destacó la importancia tanto personal como institucional que tiene asumir un nuevo periodo. Expresó una enorme gratitud a sus padres, profesores escolares y docentes universitarios, quienes le entregaron una formación humana y académica. También agradeció la estrecha labor realizada por el equipo directivo de la Rectoría, vicerrectores y académicos.

“Mis más sinceros agradecimientos al Gran Canciller y Vice Gran Canciller por la confianza depositada en mi persona y por su permanente preocupación por la comunidad universitaria”, agregó.

UNA UNIVERSIDAD REGIONAL CON PROYECCIÓN NACIONAL

En el ámbito de la gestión universitaria, el rector señaló que la PUCV se ha ido consolidando como una institución reconocida tanto a nivel nacional como internacional, que se proyecta al mundo desde Valparaíso.

“La Universidad se encuentra acreditada por seis años en todas las áreas (…) El 78% de los programas académicos se encuentran acreditados. Somos una institución regional con influencia nacional. De los estudiantes seleccionados, logramos el tercer lugar en puntaje promedio PSU a nivel nacional dentro de las instituciones del Consejo de Rectores de Chile y el primer lugar a nivel regional fuera de Santiago”.

Por otro lado, la PUCV se ubica dentro de las 30 mejores universidades de América Latina de acuerdo al último listado QS Latin American University Ranking. Como hito reciente mencionó la creación de la Facultad Eclesiástica de Teología que profundiza y reafirma la catolicidad al interior de nuestra Universidad.

En el ámbito formativo, el rector recordó la actualización del proyecto educativo, el mejoramiento de la docencia y su evolución, el programa de formación en inglés y el sistema de apoyo a la permanencia de los estudiantes de pregrado. En el área de innovación de postgrado, mencionó el fortalecimiento del programa de incentivos para la investigación, junto con el desarrollo de una cultura de la innovación y el emprendimiento.

“La incubadora Chrysalis se ha consolidado tanto en la PUCV como a nivel nacional y universitario. Se encuentra dentro de las 25 mejores incubadoras universitarias de negocios del mundo, la segunda en Chile y la tercera en América Latina”, complementó.

Además mencionó la firma de un convenio de desempeño con el Ministerio de Educación a nivel regional para fortalecer la competitividad de la industria minera y destacó la creación de un programa de emprendimiento donde la PUCV cuenta con la primera incubadora social en el país.

El rector Elórtegui recordó los importantes vínculos que tiene la Católica de Valparaíso para servir a la sociedad, convocando a distintos actores de la sociedad. Entre ellos, se refirió al ciclo “Pensando Chile” que se organizó en conjunto con el Centro de Extensión del Senado, abordando temáticas contingentes para el desarrollo del país.

Además valoró especialmente la activa labor que efectuaron los estudiantes de distintas unidades académicas para ayudar a las comunidades de Valparaíso que se vieron afectadas por el gran incendio ocurrido en abril pasado. “Los alumnos destacaron por su organización, mística y eficacia”, agregó.

DESAFÍOS EN EDUCACIÓN

Dentro de las tareas que enfrentará durante los próximos cuatro años, precisó que se profundizará en el quehacer de la internacionalización, se fortalecerá la formación de los académicos y se mantendrá el compromiso por una educación de calidad sin segregación social.

En el ámbito de la discusión por una reforma educacional a nivel país, el rector planteó su preocupación por la asociación que se realiza entre lo público y lo estatal. “Nuestra Universidad pertenece al grupo de ocho instituciones que creó el Consejo de Rectores y que este 2014 cumple 60 años como órgano asesor en las políticas públicas. Durante este periodo, las políticas de educación superior ha reconocido la convicción pública de las universidades tradicionales no estatales”.

Finalmente, dentro de las reformas que debe enfrentar el país mencionó que se requiere reducir cuanto antes la desigualdad y avanzar en la calidad de la educación. En ese sentido, es importante contar con un trato justo entre las universidades y realizar un incremento adicional en los fondos basales tanto en instituciones públicas como no estatales. “Los recursos deben asignarse priorizando la disminución de las desigualdades, fortaleciendo a las universidades regionales”, concluyó.

Fuente: PUCV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *