25 marzo, 2015

1El alumno de quinto año de Medicina Veterinaria de la UST Santiago relató su estadía de casi dos meses en Etiopía, junto  a Isaac Díaz, de Psicología UST Temuco.

“Cumplí un sueño. Lejos, la experiencia más bonita y extrema que he tenido en mi vida”. Así resume Michel Zamorano, estudiante de Medicina Veterinaria de la Universidad Santo Tomás Santiago, el viaje de casi dos meses que realizó, junto a Isaac Díaz, de Psicología UST Temuco, como voluntario en África, gracias a un convenio entre Santo Tomás y Fundación Amigos de Etiopía.

Para Michel o “Nemo”, como es conocido en la UST Santiago, los trabajos voluntarios han sido su pasión, su “cable a tierra”, durante estos cinco años de estudio, participando en cada evento que organiza la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) para ir en ayuda de quienes más lo necesitan.

Justamente, esa fue la razón por la que Juan Pablo Jacir, Director DAE UST Santiago, Óscar López, Director de la Escuela de Medicina Veterinaria, y Exequiel González, Rector UST Santiago, dieran todo su apoyo para que Michel participara de este gran desafío.

“Esto es un reconocimiento a todo el esfuerzo, apoyo y dedicación que ha tenido ‘Nemo’ en todos nuestros trabajos voluntarios. Se lo merecía, creímos en él y nos cumplió con creces”, destacó Juan Pablo Jacir.

Ya en su llegada a tierras africanas, Michel supo que esto “era más fuerte de lo que había visto en los documentales de TV. El choque cultural fue muy fuerte. Bajarte de un avión y llegar a un mundo totalmente distinto es chocante”.

Contó que su trabajo junto a Issac Díaz, de la UST Temuco, Francisco González, estudiante de la USACH, y dos curas españoles, fue duro, pero a la vez enriquecedor, sobre todo la experiencia de dos semanas que vivieron en medio de una tribu, al sur de Etiopía. “Nuestro campamento era como estar en un safari. Dormíamos escuchando leones y hienas”, afirmó.

Asimismo, detalló que su labor, además de prestar ayuda médica, social y veterinaria, “fue entender cómo viven ellos, en la tribu, evaluar lo que podemos realizar a futuro”. No fue tarea fácil, agregó, ya que “la gente es un poco reacia con el extranjero, pero después te van conociendo y agarrando cariño porque saben que estamos tratando de ayudarles”.

Emocionado, “Nemo” aseguró que “fue todo muy enriquecedor. Gané todo, en experiencia, como persona. El hecho  de que la gente te pida que vuelvas, llorando de pena porque te vas, te marca mucho, porque te das cuenta que la gente te tomó aprecio. Sabían que lo estabas ayudando”.

Finalmente, Michel agradeció el apoyo recibido, en especial de Juan Pablo Jacir y Óscar López, señalando que “ellos siempre estuvieron ahí, dando la cara por mí. Voy a estar eternamente agradecido por ayudarme a cumplir este sueño. A la DAE, a la Escuela de Medicina Veterinaria y a la Universidad, les estoy eternamente agradecido”.

 

Fuente: UST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *