8 marzo, 2016

Experto ofreció conferencia en la UCN, destacando la importancia del tema para Chile.

“Desde el punto de vista de Chile, lo interesante de este descubrimiento será estudiar simultáneamente estos eventos en ondas gravitacionales, lo que se hace desde el Hemisferio Norte; y en la luz visible o en ondas milimétricas, lo que se puede realizar desde nuestro territorio, donde están los mejores telescopios para observar esas longitudes de ondas”.

La afirmación corresponde al Dr. Andreas Reisenegger, académico del Instituto de Astrofísica de la Pontificia Universidad Católica, quien abordó el tema “Ondas gravitacionales: Un nuevo canal de información del universo”, en un encuentro con académicos y estudiantes del Departamento de Física de la Universidad Católica del Norte (UCN).

El experto visitó Antofagasta para participar en la Reunión Anual de la Sociedad Chilena de Astronomía, evento en el marco del cual ofreció charlas públicas, incluyendo la jornada que tuvo lugar en la UCN.

Después de su descubrimiento, destacó, los científicos esperan que existan muchas otras detecciones de ondas gravitacionales de eventos que ocurren en el universo. Por lo tanto, esto abre un nuevo canal para conocer lo que está pasando en el cosmos, en especial hechos muy extremos como fusiones de agujeros negros o de estrellas de neutrones.

CONFERENCIA

La conferencia, organizada por el Departamento de Física de la Universidad Católica del Norte, contó con la participación de académicos y estudiantes, contacto que fue valorado por el científico, quien dialogó con los asistentes, intercambiando conocimientos y experiencias.

En su intervención hizo un poco de historia acerca del tema y explicó qué son las ondas gravitacionales, cuál fue la señal detectada, cómo se interpreta, cuáles son las implicancias para la ciencia en general y en particular para Chile.

En este sentido, explicó que Albert Einstein predijo la existencia de ondas gravitacionales como parte de su Teoría General de la Relatividad, tema que por décadas ocupó a los científicos, quienes habían intentado detectarlas por su importancia para entender las leyes del universo y porque muestran cómo los objetos hacen que el espacio-tiempo se curve.

La noticia llegó el 11 de febrero recién pasado: las investigaciones y estudios dieron un vuelco y así lo confirmó David Reitze, director ejecutivo del Observatorio Avanzado de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO). Esto marca el inicio de una nueva astronomía, como lo señaló el conferencista invitado a la UCN.

Reisenegger, especialista en estrellas de neutrones, precisó que “si el camarón no se duerme, podrá seguir en la cresta de la onda del estudio del universo; podemos ser parte de lo que viene, que es la astronomía de ondas gravitacionales”.

Fuente: UCN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *