2 mayo, 2016

El Rector Ennio Vivaldi enfatizó en la necesidad de reinstalar en el debate el rol de las universidades públicas en un sistema «que garantice la educación de calidad, pluralista, inclusiva e impulsora del desarrollo del país».

En la actividad participó también el rector de la Universidad de Sao Paulo, Marco Antonio Zago, quien dictó una charla magistral respecto a los desafíos de la universidad en América Latina, espacio en el que se refirió a tres estrategias fundamentales para éstas: “la promoción de la investigación interdisciplinaria; el estímulo a la transferencia del conocimiento; y finalmente, y tal vez la más importante, la cooperación. En el mundo actual, las universidades ya no son centros aislados y llegarán a ser más relevantes en la medida que más se conectan”.

 
En el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile se realizó la Inauguración del Año Académico 2016, presidida por el Rector Ennio Vivaldi, en compañía de otras autoridades de la Casa de Bello, del rector de la Universidad de Sao Paulo, Marco Antonio Zago y del jefe de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación, Francisco Martínez, quien asistió en representación de la ministra de Educación, Adriana Delpiano.

Autoridades de gobierno, los senadores Guido Girardi y Carlos Montes, la diputada Camila Vallejo, participaron también de la actividad en la que el Rector Vivaldi dio cuenta de los logros y desafíos de la Universidad en los ámbitos académicos, de investigación y extensión, al tiempo en que hizo un enfático llamado a reposicionar el rol de las universidades públicas del país, en el marco de la actual reforma a la educación superior.

“Lo que necesitamos es tener una gran conversación como país en la cual respetemos las distintas opciones, una de las cuales es la universidad pública. Lo que estamos peleando las universidades estatales es que volvamos a tener universidades públicas en Chile. Aquí se confunden dos problemas que son totalmente distintos: uno es qué es una universidad pública y lo otro es qué universidades ameritan tener financiamiento del Estado. No me cabe ninguna duda que hay universidades que merecen tener un financiamiento estatal, pero no por eso vamos a confundir lo que es una universidad estatal o no”, advirtió el Rector destacando entre los elementos constitutivos de estas últimas instituciones su vocación pública, compromiso con la construcción del país, pluralismo y autonomía, entre otros.

Es por ello que calificó de insólito que en la actual discusión «todos tengan derecho a decir lo que es la educación pública, menos nosotros. Las universidades estatales somos los únicos protagonistas cuya opinión sobre qué es la educación pública pareciera irrelevante».

“Aspiramos a un sistema que garantice la educación de calidad, pluralista, inclusiva e impulsora del desarrollo nacional y regional. Nuestra propuesta se ha identificado con la sociedad chilena y confiamos en que el nuevo cuerpo legal incluya estos principios. Es claro que no todas las respuestas a las carencias del sistema universitario serán materias de ley y debemos promover un cambio cultural de valores consistentes con nuestra vocación pública”, agregó el Rector.

En esa línea, el rector de la USP, Marco Antonio Zago, compartió la idea del Rector Vivaldi respecto a cómo los planteles de educación superior del continente deben tener lineamientos específicos acordes y pertinentes a la realidad local y regional, ya que “hay especificidades de las universidades de nuestro continente y es nuestra responsabilidad definirlas”.

Otro de los puntos abordados por el Rector respecto al rol público de la Casa de Estudios, fue la labor académica del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y la formación de especialistas. “Literalmente lo que se hace en Chile es poner en riesgo la gallina de los huevos de oro por no darle un puñado de maíz. Ese ambiente académico de la medicina chilena es impagable, por eso hoy es imperativo un llamado para que se hagan las inversiones que requiere el Hospital Clínico, fondos que no son para la U. de Chile, sino que para la salud chilena. (…) Me atrevería a decir que la U. de Chile necesita al Ministerio de Salud, pero no me cabe ninguna duda que el sistema público de salud chileno necesita mucho más a la U. de Chile».

Impedida de asistir a la ceremonia, la Presidenta de la República y Patrona de la Universidad de Chile, Michelle Bachelet, envió un saludo a la comunidad universitaria en el cual reconoció en la Casa de Bello “el faro que ha iluminado a la República a lo largo de sus más de 170 años de historia académica. Sus principios han ayudado a forjar el alma nacional, y hoy, Chile, no se puede entender sin la presencia de esta Institución”. Respecto a la reforma educacional la mandataria afirmó en su misiva que “el liderazgo de la ‘Casa de Bello’ es fundamental para seguir profundizando un cambio que permita a nuestro país contar con una educación que esté a la altura de las nuevas tareas que nos planteará el siglo XXI”.

La ministra de Educación, Adriana Delpiano, también envió un saludo a los presentes, en el cual advirtió que este nuevo año “se inicia con buenas noticias para la educación superior de nuestro país” en referencia a la gratuidad y celebró «el compromiso de la Universidad con los principios de calidad y equidad de la reforma educativa que estamos impulsando”, resaltando el ejemplo del PACE (Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior), en el que la U. de Chile participa activamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *