4 mayo, 2016

La carrera realiza desde el 2011 un proyecto colaborativo de atenciones dentales en el Centro de Atención y Diagnóstico Externo Tierra Nueva.

La falta de especialistas en salud en diversas áreas es uno de los desafíos que debe enfrentar día a día el sistema público. El acceso y garantía de una atención de calidad es una situación a la cual muchas personas no logran optar. En este contexto, con el fin de enfrentar la carencia de atención primaria odontológica en la comuna de La Granja, situación que también viven otras zonas de Santiago, y para dar respuesta a una necesidad planteada desde la Fundación Uniendo Mundos, es que desde el año 2011 la carrera de Odontología de la Sede Santiago de la Universidad San Sebastián desarrolla un proyecto colaborativo de atención dental.

Luego de una encuesta que arrojó que una de las necesidades prioritarias de la población de la comuna era la salud bucal, se inició el desarrollo de un proyecto de consultorio dental, lo cual significó en una primera fase la instalación de cuatro sillones odontológicos en el “Centro de Atención y Diagnóstico Externo Tierra Nueva La Granja” con estudiantes de 5° año y docentes voluntarios de la carrera.

El proyecto ya está en su quinto año de funcionamiento y ha realizado más de 3.000 atenciones dentales que incluyen urgencias, evaluación diagnóstica, exodoncias, terapias periodontales, terapias restauradoras y protésicas, controles y derivaciones.

A la fecha ya han participado cerca de 900 estudiantes, los que además de poner en práctica y potenciar los conocimientos adquiridos en el aula, han podido complementar su formación como profesionales con una vocación social y espíritu de servicio.

Educación en salud bucal

Además, este proyecto se potenció con la incorporación de campañas de educación en salud bucal, implementadas por los estudiantes de 4° año en los establecimientos educacionales de La Granja, extendiéndose con el tiempo a otros sectores como La Legua, Peñalolén, Huechuraba y Santiago Centro, donde la Fundación cuenta con centros de atención.

Mauricio Salgado, director del Postgrado de Rehabilitación Oral de la Facultad de Odontología de la U. San Sebastián y líder del proyecto, comenta que “cuando vimos que este proyecto era muy positivo para los alumnos voluntarios, tuvimos que organizar las atenciones, de manera que todos los estudiantes de 5° año fueran a realizar atenciones a La Granja, tutoreados por docentes USS y profesionales voluntarios. De esta manera, pasó a ser requisito para aprobar la asignatura de Clínicas Integradas II”.

Agrega que “nuestros alumnos están egresando con un marcado perfil de servicio, y un elemento clave en esa autonomía que han desarrollado es que tuvieron la posibilidad, en 5° año, de actuar como tratantes y acercarse a la comunidad, trabajando con recursos básicos. La iniciativa les permite ver al paciente con sus prioridades y patologías más frecuentes, como un todo. Son profesionales con un alto compromiso social, solidarios y responsables”.

Irma Mancilla es una vecina de la comuna que, producto de un golpe, perdió una de sus piezas dentales. Gracias al proyecto “recuperé la pieza y me hicieron un completo trabajo. Además, me limpiaron todos los dientes. Como soy de bajos recursos, me hubiese costado mucho recuperar mi diente. La atención fue muy buena y el equipo estudiantil a cargo del Dr. Salgado nos atiende muy bien. Estoy muy agradecida de todos por sus atenciones y porque gracias a ellos recuperé mi diente”, cuenta.

En tanto, Jessica Calderón, alumna de la Facultad de Odontología USS y que participó en el proyecto, señala que “la experiencia en La Granja para mí fue muy gratificante, ya que nos acercó a la realidad que viviremos día a día en nuestra vida profesional. Además, creo que nos abrió los ojos con respecto a los problemas reales de salud bucal que enfrentan los pacientes que no tienen los medios para poder atenderse de forma particular”.

“Realizar estas atenciones siendo estudiantes de 5° año nos da otra perspectiva para que cuando ya seamos profesionales tengamos otra sensibilidad frente a las necesidades de las personas y así poder implementar la prevención en la población, tratando de cambiar el concepto que las personas tiene preestablecidos sobre la salud bucal”, puntualiza.

Fuente: USS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *