16 mayo, 2016

Candlelight es una fecha conmemorativa que recuerda a las personas fallecidas por SIDA en el mundo, organizado por la Red Mundial de Personas que Viven con el VIH. Es una instancia que tiene como objetivo la reflexión y sensibilización de la población frente a las temáticas asociadas a esta infección. Este año corresponde al día domingo 15 de mayo. Alrededor del mundo se realizan una serie de actividades que no solo involucran al área médica sino que también a las organizaciones educacionales, sociales, agrupaciones  y la familia. Además, se reconoce a personas que han actuado de manera comprometida a luchar contra esta enfermedad.

Este año se desarrollará la 33° Vigilia Internacional, que comenzó en el año 1983. Ésta, no solo busca recordar a las millones de personas fallecidas por SIDA sino que también, concientizar a la población de acerca de los 37 millones de personas que actualmente viven con el virus del VIH.

Para este año el lema es “comprometerse, educar, capacitar”. Todas las personas, no solo quienes viven con el virus, sino que la población en general, debe unir esfuerzos y luchar contra esta epidemia abordándolo desde las organizaciones sociales, educativas, de salud y la familia. El educar en torno a esta infección aporta las herramientas necesarias para actuar desde el saber y la experiencia, trabajando en la prevención e información, acceso a tratamiento y el impacto que este virus tiene en nuestras vidas. El capacitar a las personas portadoras del virus es fundamental a la hora de empoderarlos desde su rol social en la prevención, el acceso a fármacos y el respeto de sus derechos humanos entre otros, capacitar a la población en general  no solo es útil para prevenir sino que también para fomentar el respeto por la diversidad y la vida.

En nuestro país, hasta el año 2010 fallecieron 7.370 personas a causa del SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Esta infección no distingue por estrato socioeconómico, nivel educacional ni conductas sexuales.  El grupo etario más afectado corresponde a  adultos entre 20 a 49 años, no obstante en el último quinquenio se ha observado una tasa ascendente en la notificación de casos en jóvenes entre 10 y 19 años.

El virus del SIDA sigue siendo una problemática de salud mundial difícil de abordar dado el desconocimiento, prejuicio y falta de acceso a tratamiento,  evitar que más personas mueran a causa de este virus es una tarea de todos.

Fuente: UNAB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *