11 enero, 2017
8

La evaluación de distintos factores formales tales como la acreditación, cantidad y calidad de docentes, número de estudiantes, infraestructura, internacionalización  y la vinculación con el medio permiten establecer parámetros para definir si una universidad es o no de calidad.

La acreditación institucional es un proceso que certifica el cumplimiento del proyecto de una institución y la existencia, aplicación y resultados de mecanismos eficaces de autorregulación y de aseguramiento de la calidad. Los procesos de acreditación son un sello de calidad, por lo tanto, por una parte fortalecen la imagen de la institución entregando a la comunidad profesionales cuyas carreras son requeridas en el mercado, con formación de calidad.

Hay eso sí, a la hora de tomar la decisión por matricularse en una institución superior, otros puntos que permiten sopesar si ella resulta atractiva para el potencial estudiante, tal como la oferta de actividades extra programáticas, movilidad estudiantil o inclusive, -y no menos importante-, la cantidad de espacios de esparcimiento  o áreas verdes.

Sintonía país

En todo lo anterior, las universidades regionales, quienes al igual que todas se someten al riguroso proceso de evaluación encabezado por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), no tienen nada que envidiarle, -también en lo que respecta a la calidad de vida-, a la amplia gama de alternativas que ofrece la capital tanto en pregrado como postgrado.

“En nuestro caso, además de todas las instancias formales que demuestran públicamente que somos una universidad de calidad, trabajamos a diario para ser una opción viable y concreta, ya que entre otras cosas propiciamos el desarrollo personal y profesional de los estudiantes, además de estar en sintonía con las necesidades de la región y el país”, aseguró María José Pinares, directora de Comunicaciones y RR.PP. de la U. Católica del Maule (UCM), casa de estudios acreditada por 5 años y adscrita a la gratuidad.

Asimismo, la Jefa del Departamento de Aseguramiento de la Calidad UCM, Paula Muñoz, explicó que “contamos con una Política en este ámbito desde el año 2009, un modelo de calidad propio desde 2010, cuya bajada se ha realizado a través de la implementación de un Sistema de Gestión de Calidad interno. Existe una cultura interna de autorregulación, instalada en las carreras y programas, además de comités permanentes de calidad en las unidades académicas, no solo con fines de acreditación”.

Números positivos

Muñoz agregó que “la Universidad Católica del Maule destaca a nivel nacional en términos de acreditación de pregrado, por contar con el 100% de las carreras acreditadas acreditables. Sobre esto, es importante mencionar que según los datos oficiales de la CNA, el año 2015 las universidades integrantes del CRUCH contaban en promedio con el 50% de sus carreras acreditadas”.

Finalmente, Paula Muñoz, reflexionó sobre la realidad regional “se tiende a comparar las condiciones de operación con Santiago, y esperar una institución bajo ese escenario, no obstante en ocasiones el proceso de acreditación ya sea institucional, de pre o de postgrado, no recoge las particularidades de la región, las condiciones de nuestros estudiantes, tanto económicas como académicas, entre otros”, agregando que “aquello puede sesgar la mirada de los pares evaluadores, no obstante, conforme se han ido mejorando los protocolos y criterios, esto ha ido disminuyendo”, cerró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *