1 diciembre, 2017

Origen de las superbacterias y su implicancia en Chile, mecanismos de resistencia en patógenos hospitalarios, la diseminación de bacterias multirresistentes en el ambiente hospitalari, entre otros temas fueron abordaros en la UCM sede Curicó.

Con una destacable convocatoria se realizó el primer Seminario de Microbiología organizado por la Escuela de Enfermería de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, que tenía por objetivo actualizar conocimientos de los profesionales de la salud y también a estudiantes respecto de la microbiología clínica, genética bacteriana, infecciones asociadas a la atención en salud (IAAS), resistencia antibiótica, y mecanismos de resistencia antibiótica, entre otros.

“Esta iniciativa surge del llamado de la Organización Mundial de la Salud de hacer extensión de la ciencia a la comunidad y al área de la salud para concientizar sobre el uso de antibióticos y sobre el avance de infecciones por bacterias multirresistentes”, explicó el docente Mario Quezada, biólogo de la Universidad de Concepción e investigador asociado al Laboratorio de Investigación de Agentes Antibacterianos.

En la actividad se abordaron valiosas temáticas como el origen de las superbacterias y su implicancia en Chile, mecanismos de resistencia en patógenos hospitalarios, la diseminación de bacterias multirresistentes en el ambiente hospitalario y las alarmantes consecuencias del uso irracional de antibióticos, por mencionar algunas, las cuales apuntan directamente a prevenir y mejorar el manejo ante los agentes bacterianos en los recintos de salud.

Bacterias resistentes

“Somos de las pocas provincias que ya tienen el KPC (klebsiella pneumoniae carbapenemasa) en nuestro hospital, que es la bacteria resistente a todos los antibióticos, por tanto, eso crea un problema sanitario grave epidemiológico”, manifestó Marta Peñaloza, subdirectora de la gestión del cuidado del Hospital de Curicó.

En esa línea, la enfermera enfatizó en la importancia de instruirse más respecto a la situación que viven los centros hospitalarios que permitan tomar medidas de prevención –por simples que parezcan- como es el lavado de manos constante, no utilizar el uniforme hospitalario fuera del trabajo, tomar consciencia sobre uso indiscriminado de antibióticos y evitar la automedicación de los pacientes, entre otros factores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *