27 diciembre, 2017
  • “Creemos que ustedes representan a ese profesional docente bien formado”, afirmó el rector de la UMCE, Jaime Espinosa, “así lo creemos. Es el esfuerzo de una universidad estatal y pública. Nuestra universidad. Nuestro pedagógico”.

Unos 470 nuevos profesionales de la UMCE–entre educadores y kinesiólogos- y más de 70 estudiantes de Postgrado y Programas Especiales participaron, entre el 11 y el 16 de diciembre del 2017, en sus respectivas Ceremonias de Graduación.

Cada uno de los grupos recibió, de manos de su director de Departamento, el título y certificación de sus respectivos grados académicos, tras lo cual realizaron su juramento en el que se comprometen a honrar y respetar su desempeño y ejercicio, a perfeccionarse constantemente para convertirse en agentes eficientes y eficaces del desarrollo del país.

Dirigiéndose a los nuevos profesionales, el rector Jaime Espinosa, les felicitó por el resultado académico conseguido. “Aspiro a poner en sus corazones un estado de felicidad porque se lo merecen; porque tienen el mérito de llevar la promesa explícita de su existencia; porque son dignos del título profesional que hoy reciben”, señaló.

Nos reunimos para celebrar, agregó, “el logro de un grupo de estudiantes de nuestra universidad que ha terminado su ciclo de formación inicial docente. Es decir, para marcar el antes y el después de una historia que comienza con la voluntad de ser profesor o profesora para servir a Chile y a sus niños, niñas y jóvenes, en estado de educación”.

La autoridad insistió en la importancia del rol docente: “el responsable de intervenir profesionalmente en este estado de educación, es el profesor, cuya calidad humana y profesional puede ser determinante para el futuro de los estudiantes”.

Sobre la formación, la autoridad sostuvo que “se trata de competencias especialísimas que requieren de un conjunto de herramientas pedagógicas, teóricas y prácticas; de valores, de visión; de capacidad de interpretación de la realidad; de adaptación a los distintos contextos educativos; de una sensibilidad y de un criterio, que superan en responsabilidad social a cualquier otro profesional (…) objeto de una exigente formación, sin la cual no podemos pretender brindar la educación de calidad que la sociedad chilena nos demanda”.

“Creemos que ustedes representan a ese profesional docente bien formado”, concluyó el rector Espinosa, “así lo creemos. Es el esfuerzo de una universidad estatal y pública. Nuestra universidad. Nuestro pedagógico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *