Daily Archives: 22 febrero, 2018

Jaime Aleé, asesor del Centro de Energía de la U. de Chile: “Hay exceso de optimismo en el negocio del litio”

Entrevistado por el programa Sin Pretexto de Radio U de Santiago, el creador de la primera fábrica de baterías de litio del país, desmitifica las potencialidades de la industria del mineral no metálico y aclara su real alcance y proyección.

El 2015 surge Elibatt, la primera fábrica de baterías de litio del país. No obstante el proyecto, desarrollado por el Centro de Innovación del Litio (CIL) de la Universidad de Chile, no fructificó, por problemas de administración y con la comercialización del producto, según se informara  oportunamente.

Entrevistado por el programa Sin Pretexto de la Radio U de Santiago el otrora director del CIL y creador de Elibatt, Jaime Aleé, es tajante al afirmar que la existencia en el país de importantes reservas del mineral no metálico no es garantía para el surgimiento de una industria asociada, “no por explotar caucho vas a fabricar neumáticos. No hay relación directa en cuanto a poseer una materia prima con el hecho de dedicarse a desarrollar una industria”, precisó.

Si bien el litio ha estado en la primera línea del debate público por las posibilidades que ofrece en el naciente desarrollo de la electromovilidad a nivel mundial, Jaimé Aleé es cauto al indicar las proyecciones de bonanza de la industria del litio en Chile, precisando: “El negocio es relativamente pequeño. Chile exporta del orden de los 700 millones de dólares al año, el equivalente a 1 semana de producción de cobre, o a la exportación total de nueces del país”.

Y a futuro, desde  su perspectiva, el negocio no se ve más auspicioso. “El litio nunca va a crecer mucho más. Ni siquiera en una situación hipotética de uso masivo de vehículos eléctricos. Las proyecciones para el 2030, señalan que aumentará la demanda de litio en unas cinco veces”, explica Aleé. Esto significa pasar de 200 mil a 1 millón de toneladas en Chile. Sin embargo, el precio que actualmente es alto por un aumento de la demanda, “probablemente se estabilice, porque el litio es extremadamente abundante. El negocio no pasará de los 7 mil millones de dólares en el mundo. Hay un exceso de optimismo en el negocio del litio”, sentencia el experto.

¿Mineral estratégico?

El año 2014 la presidenta Bachelet creó la Comisión Nacional del litio con el mandato expreso de “generar una política nacional que incorpore el desarrollo sustentable de esta industria”. En enero de 2015, esta comisión entregaba a la mandataria un informe en el que proponía al litio y a los salares como “bienes estratégicos para Chile”.

En opinión de Jaime Aleé tal definición estratégica pierde sentido dado que, “se lo declaró así, considerando la importancia para la fusión nuclear, sin embargo, ello no será posible en los próximos 50 o 100 años. Por otra parte el litio es extremadamente abundante, por tanto tampoco es estratégico por ser un material escaso”.

Y es más, “es tan poco estratégico que Chile nunca ha explotado el litio con sus propias compañías, entregándole un material que considera estratégico a privados”, comenta Jaime Aleé.

Realismo, expectativas y proyecciones

“Estoy siendo un poco pesimista, pero quiero ser lo más realista posible, porque se hacen una serie de supuestos y fantasías que no son buenas para el futuro  de Chile”, reconoce Jaime Aleé, al ser consultado por Radio U. de Santiago, respecto de las expectativas cifradas en la explotación de este mineral no metálico.

“Chile ha producido cobre por muchos años ¿Qué industria se ha generado a partir de su producción?”. A partir de esta interrogante el especialista Aleé no sólo fundamentó su visión, sino que convocó a reflexionar respecto del diseño de una política pública que procure el desarrollo de una industria del litio, sustentada no sólo en “actos de voluntarismo, sino que teniendo altos grados de realidad respecto de porqué y bajo qué condiciones la explotación sería ventajosa o no, para el país”.

De este modo, y a pesar de que agentes públicos y privados sacan cuentas alegres de las potencialidades de la industria del mineral no metálico, Jaime Aleé estima que las expectativas son exageradas, y expone una teoría: “Los países que han vivido de las materias primas sienten una suerte de dolor de que sean explotadas por los países del primer mundo” y agrega que “al litio se le asocia a un mundo tecnológico industrial que no tiene sustento alguno en la realidad. Todo esto es un pensamiento mágico y no por desearlo ocurrirá. Al litio se lo ha ‘inflado’ más de lo que realmente es”.

Finalmente, y en cuanto a las proyecciones de explotación del litio, Jaime Aleé prevé la recuperación del liderazgo en el mercado considerando los nuevos contratos firmados por CORFO, descartando la creación de una empresa nacional para el desarrollo de la industria del mineral no metálico.

Universidad de Talca inicia año académico con destacado posicionamiento a nivel nacional

La Casa de Estudios inicia este 2018 con pie derecho. De acuerdo a diversos rankings es una de las mejores del país y está entre las instituciones con mayor capacidad de formar doctores.

2017 fue un año de importantes adelantos para la única universidad estatal del Maule: la Universidad de Talca (UTALCA). Con solo 36 años de existencia, la Institución logró posicionar su nombre a nivel nacional con un Campus en Santiago y abrirse camino en los rankings en los que aparece junto a casas de estudio centenarias.

En la más reciente medición realizada por el diario El Mercurio y el Grupo de Estudios Avanzados Universitas, la UTALCA ingresó al grupo de universidades complejas, un selecto grupo de institucionales nacionales que tienen la mayor capacidad de formar investigadores y que ofrecen siete o más programas de doctorado en al menos tres áreas temáticas.

Para la rectora (s), Gilda Carrasco, “nuestra Universidad es joven y desde el Maule ha labrado su camino con esfuerzo. Lograr la complejidad, meta que nos propusimos en 2016 en el Plan Estratégico, indica claramente que fuera de Santiago sí es posible hacer investigación para contribuir al país desde la ciencia”.

El avance que ha tenido la Casa de Estudios se vio reflejado en otros rankings. En el realizado por el diario La Tercera y la Revista Qué Pasa, se catalogó como la tercera mejor universidad pública del país. Solo es antecedida por la U. de Chile y la U. de Santiago. Además, ratificó su posición como la mejor estatal de regiones.

En ese ranking, considerado uno de los más importantes a nivel nacional, avanzó a noveno lugar del país –ocupó el décimo en 2016-. De esta manera comparte el top 10 con otras universidades con más de 100 años y de naturaleza privada como la Pontificia Universidad Católica, la Universidad de Concepción y la Universidad Técnica Federico Santa María.

A nivel latinoamericano las noticias siguen siendo positivas para la Universidad de Talca. Registró un avance de cinco posiciones en la medición elaborada por la consultora inglesa Quacquarelli Symonds (QS), que la ubicó en el número 79 de la tabla; y la revista británica Times Higher Education la considera entre las 35 mejores instituciones de América Latina.

¿Pero qué ha llevado a la UTALCA a tener estos resultados? Para las autoridades universitarias, la clave está en la innovación constante, los académicos de excelencia y una gestión financiera óptima. De hecho, la Institución es una de las dos casas de estudio chilenas que cuentan con una Vicerrectoría de Innovación y Transferencia Tecnológica. Sin contar con que el 96% de los docentes tiene grado de magister o doctorado y es una de las pocas universidades que ha invertido casi 5 mil millones de pesos en nueva infraestructura.

“Nuestra Casa de Estudios ha logrado reconocimiento nacional e internacional gracias a su espíritu vanguardista y porque ha desplegado innumerables esfuerzos para dotar al país de profesionales de primer nivel e integrales en quienes no solo prima la formación académica sino su actuar ético y su responsabilidad social”, puntualizó Carrasco.

Investigadores maulinos trabajan en extracción eficiente de compuesto que combate enfermedades

Se trata del hidroxitirosol que actualmente se usa en varios productos de la industria farmacéutica y que se obtendrá a través de procedimientos menos contaminantes que los utilizados hoy.

Desde hace décadas, se han hecho conocidos los beneficios para la salud que tiene el aceite de oliva. Pero no solo en su etapa final de producción, este óleo entrega sus bondades, también los subproductos que se generan en su elaboración podrían marcar la diferencia en el combate de varias enfermedades. El problema hasta ahora es que, si bien son buenos para la salud, su extracción es costosa y en el procedimiento se utilizan hidrocarburos que pueden generar contaminación del producto.

En la Universidad de Talca, un grupo de investigadores liderados por el académico Carlos Zambra lleva dos años estudiando un compuesto fenólico que se genera a partir de los desechos del aceite de oliva y que se denomina hidroxitirosol.

La iniciativa es parte de un proyecto Fondecyt Regular que se adjudicó 240 millones de pesos y que pretende realizar una extracción más eficiente, con menor costo, más limpia y con mayor concentración del compuesto que hoy es usado en la industria farmacéutica y cosmética como antioxidante y por su acción protectora cardiovascular y de disminución en el riesgo de cáncer.  Junto con esto, el hidroxitirosol es un ingrediente activo para hidratar la piel y protegerla de los rayos ultravioletas, con efectos positivos en los lunares, disminuyendo así la probabilidad de cáncer de piel.

TÉCNICA VERDE

El profesor Zambra explicó que las técnicas patentadas para su extracción actualmente son muy caras y además utilizan solventes que se generan a partir de hidrocarburos, por lo que, a través de su investigación, espera desarrollar un proceso que sea de un costo menor, a escala industrial y que incorporé elementos más limpios o “verdes”.

“Nosotros estamos proponiendo unas técnicas que usan líquidos iónicos como solventes para extraer el compuesto, en un proceso que se denomina extracción líquido/líquido, para evitar por ejemplo, que queden trazas del solvente como ocurre cuando se utilizan hidrocarburos”, indicó el académico, quien destacó el trabajo multidisciplinario del proyecto que integra la mecánica computacional con la bioquímica.

“Esperamos sentar una base para más iniciativas y desarrollos futuros que sean tangibles para la industria, como puede ser la creación de prototipos”, precisó.

Una segunda arista de su trabajo, es el desarrollo de una modelación matemática desde la propuesta de la mecánica computacional, utilizando el método de volúmenes finitos que permite simular los efectos espaciales de estos fluidos que se están analizando y, de esta forma, resolver las ecuaciones de transporte, momento, temperatura, energía y masa que se requieren para que desarrollen el proceso de obtención del polifenol más óptimo.

Como parte del proyecto, el profesor Zambra, colabora con un equipo de especialistas de la Universidad de Murcia en España, encabezados por el decano de la Facultad de Química de dicha Casa de Estudios, Pedro Lozano y que incorpora a la profesora asociada, Susana Nieto, quien es especialista en temas de catálisis enzimática.

La académica realizó una estadía en el campus Curicó de la Universidad de Talca durante dos semanas para trabajar en el desarrollo de estas técnicas con el profesor Zambra. “Estamos efectuando pruebas en nuestros laboratorios de química y hemos tenido interesantes resultados. Partiendo de esto esperamos obtener un producto con mayor concentración del compuesto”, afirmó el académico de la UTALCA.

La profesora dictó además dos conferencias sobre sus investigaciones y las tecnologías que desarrollan. “Trabajamos con solventes nuevos que se consideran verdes, que se pueden recuperar completamente para reutilizarlos, permitiendo que se usen para una gran cantidad de reacciones químicas. Hoy estos líquidos iónicos se utilizan en muchas aplicaciones, por ejemplo, en baterías de móviles, nanomateriales y para reacciones químicas orgánicas, entre otros”, explicó Nieto.

Cremas y lociones para tratar el acné: cuidado con lo que usa

El Instituto de Salud Pública (ISP) alertó hace unos días sobre los productos que contienen dos principios activos que pueden provocar una reacción alérgica. 

El acné es una enfermedad común de la piel que provoca la aparición de espinillas en el rostro, el cuello y la espalda y es muy común en los adolescentes y adultos jóvenes. Si bien no es grave, puede dejar cicatrices. Para tratar esta patología existen diferentes productos farmacéuticos, sin embargo, el Instituto de Salud Pública (ISP) alertó hace unos días sobre la composición de algunos productos debido a eventuales efectos adversos.

Se trata del Peróxido de Benzoílo y el Ácido Salicílico, principios activos que están presentes en muchos productos de uso tópico, ya sea a través de cremas, lociones, gel o incluso algún tipo de shampoo.

Clarissa Gondim, académica de la carrera de Química y Farmacia de la U. San Sebastián explica que la preocupación de las autoridades sanitarias radica en que muchos de estos productos pueden ser adquiridos en forma directa, sin presentación de receta médica, particularmente cuando se trata del acné.

La académica señala que “el ácido salicílico tiene un efecto queratolítico, mientras que el peróxido de benzoílo tiene un efecto antibacteriano y antiinflamatorio”.

Respecto a esta hipersensibilidad, la docente de la USS indica que puede llegar a ser una reacción grave, “podría llegar a provocar un shock anafiláctico y la persona afectada tiene que ser llevada a un centro de urgencia si presenta estrechez en garganta y dificultad para respirar”.

Esta sobrerreacción del sistema inmunológico también se puede manifestar además a través de la hinchazón o inflamación de ojos, labios, lengua o cara.

La Químico Farmacéutico indica que esta situación no afecta a todas las personas, pero se debe generar esta advertencia, y es necesario informar al paciente que suspenda el tratamiento cuando ocurran este tipo de reacciones alérgicas.

Por eso, Gondim señala que “generalmente, los dermatólogos indican al paciente que empiece a aplicarse el producto en poca cantidad y en uno o dos puntos de la zona afectada, para que después observe durante dos o tres días si se presenta alguna reacción adversa al ácido salicílico o el peróxido de benzoílo”, lo que puede determinar si se suspende o no su uso.

La docente recomienda concurrir al médico y no comprar productos sin prescripción médica.

En el caso del ácido salicílico también hay que considerar que viene incluido en algunos productos para la caspa, puesto que por su efecto queratolítico permite eliminar las células muertas que deja la dermatitis seborreica en el cuero cabelludo y la piel.

En ese sentido la académica recalca que esta alerta del ISP, destaca la importancia de utilizar medicamentos con prescripción médica, aunque sean productos de uso tópico.

Experto advierte que las exigencias para descontaminar el medioambiente no son efectivas

Aunque valora las medidas gubernamentales, el especialista en contaminación atmosférica y académico de la Universidad de Santiago, Dr. Ernesto Gramsch, asegura que el foco para disminuir la polución no debe estar en presionar a la población con prohibiciones, ya que cumplirlas queda a voluntad de cada persona. “Si a alguien sin muchos recursos le prohíben usar leña, no acatará la norma”, puntualiza.

Esta semana se conocieron los resultados de la última Encuesta Nacional de Medioambiente, cuyos resultados dan cuenta, por ejemplo, que un 95% de los consultados está a favor de eliminar las bolsas plásticas y un 89% apoya la restricción de vehículos contaminantes.

Aunque valora la alta conciencia ambiental de los chilenos, el experto en contaminación atmosférica y académico de la Universidad de Santiago, Dr. Ernesto Gramsch, advierte que el foco de la política pública para disminuir los niveles de polución no debe estar en el incremento de exigencias a la población, ya que cumplirlas queda a voluntad de cada persona.

“No sirven disposiciones más exigentes, porque la gente las cumple en la medida que puede”, sostuvo el especialista en entrevista con el Programa Sin Pretexto de Radio U. de Santiago. “La quema de leña es un ejemplo común: está prohibida en Santiago en cualquier circunstancia, pero si a alguien sin recursos le prohíben calentarse de esta forma, no acatará la norma”, afirmó.

Extender el Metro para descontaminar

Para el Dr. Gramsch es claro que los vehículos son la principal fuente de emisiones. Por eso, y en referencia a la capital, sostiene que lo principal es que las medidas gubernamentales incentiven el uso del transporte público, a fin de disminuir el parque automotriz.

“Hay que bajarse del automóvil y dadas las circunstancias del Transantiago, lo mejor es seguir mejorando el sistema de Metro, porque los buses todavía demoran demasiado tiempo entre un punto y otro”, señaló.

A su juicio, los buses eléctricos no aportarán demasiado para disminuir la contaminación, por la cantidad de máquinas que ingresarán al sistema. Sin embargo, precisa que su aporte será generar más conciencia ambiental en la población.

Por otra parte, el experto de la U. de Santiago valora que se fomente el uso de la bicicleta, pero indica que el problema es que esto tiene buenos resultados en ciudades con una amplia planicie, donde llegar desde un lugar a otro no demora mucho, situación que  deja fuera  al gran Santiago.

“Entre Las Condes y Pudahuel hay 300 metros de diferencia en altura, lo que no es menor; por otra parte, una persona que se traslade desde Puente Alto al centro capitalino, tiene que atravesar una gran cantidad de kilómetros”, indica.

Insuficiente red de monitoreo

Finalmente, el académico indica que la red de estaciones de monitoreo del Ministerio del Medio Ambiente ya no es suficiente para detectar los lugares exactos donde se genera la mayor cantidad de emisiones. Desde su perspectiva, se requieren estudios específicos que determinen dichos puntos y el tipo de contaminación que generan.

“A estas alturas y por lo que está ocurriendo en la Región Metropolitana y otras ciudades del país, existen focos de contaminación que son los que tienen un gran efecto sobre la ciudad completa. Por eso, hay que ver cuáles son específicamente esos focos”, concluye.