5 marzo, 2018

Con la celebración de la Misa de Bienvenida, para encomendar a Dios el
éxito personal y profesional de sus nuevos estudiantes, la Universidad Católica del
Maule recibió a sus novatos en la sede Central San Miguel en Talca, hito que
marca el inicio de las actividades académicas que se vivirá el martes 6 de marzo a
las 10:00 horas en Curicó.

Son más de 2.100 los nuevos estudiantes del plantel, 75% de ellos de la región,
quienes prefirieron el sello valórico cristiano, excelencia académica y compromiso
social que el plantel y que se expresa en cada una de las acciones que desarrolla
la comunidad universitaria en vínculo con la comunidad local y nacional.

Para Valentina Navarrete, ex alumna del Colegio Concepción de Talca, el ingresar
a la Escuela de Psicología en la UCM es muy gratificante. “Espero aprender y
crecer como persona, ser una buena psicóloga y saber resolver los temas que
surjan. Todos me han dicho que el periodo universitario son los mejores años de la
vida, así que lo viviré intensamente”.

“Opté por la UCM por la parte clínica que ofrece la carrera de Psicología, tema que
me interesa mucho, me gusta mucho el ambiente que existe en la Universidad y
todo lo que estoy viviendo”, agregó la nueva estudiante.

Dando las palabras de bienvenida previo a la eucaristía, el Dr. Marcelo Castillo,
vicerrector académico de la UCM, invitó a los nuevos estudiantes a “construir su
futuro con nosotros. Somos una universidad joven con tradición, que los invita a
dar cada paso para desarrollar su potencial, profesional y personal”.

Por su parte, el padre Carlos Campos, Asesor de la Pastoral Universitaria,
comentó que “muchos jóvenes que he conocido cuentan que ingresaron pensando
en estudiar, aprobar los ramos y conseguir su título, pero en la Universidad se
encontraron con Jesucristo, quien apareció y les cambió la vida. No estudien con
mentalidad egoísta, el encuentro con Jesús hace cambiar la mirada y no pensar
tanto en mí para comenzar a servir a los demás”, sostuvo.

Además, el asesor pastoral UCM, recordó las palabras del Papa Francisco en su
visita a Chile, quien instó a los jóvenes a comprometerse y entregar lo máximo que
puede dar cada uno por los demás. “Deben ser protagonistas de su formación y
cada uno de ustedes tiene mucho que entregar. La pregunta que nos dejó el Papa
es ¿qué haría Cristo en mi lugar? La invitación es ser buenos samaritanos, ayudar
al que sufre, al que está herido y los que lo necesitan”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *