12 marzo, 2018

Científicos de la Universidad Católica del Maule establecen cómo se da la relación entre las madres y el colegio.

Factores sociales, culturales, escolares, entre otros, son los que influyen al momento de que un establecimiento catalogue o no a un estudiando como “mal alumno”, situación que además se da de diferente manera en un colegio público, subvencionado o privado.

Este tema y en particular el rol que juegan las madres de los niños y jóvenes catalogados como “malos alumnos”, su relación con el establecimiento y cómo los colegios abordan y gestionan este tipo de situaciones son objeto de estudio científico para los investigadores del Centro de Investigación en Educación para la Justicia Social (CIEJUS) de la Universidad Católica del Maule (UCM), quienes abordarán una investigación al respecto gracias al financiamiento del Fondo
Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT).

Dicha investigación es liderada por la investigadora de la UCM, Dra. Andrea Pretch, y participan además académicos de la Pontifica Universidad Católica y del Centro de Estudios Avanzados (CEA) de la Universidad Católica de Valparaíso.

Colegio, familia y madres

El primer foco de este trabajo investigativo es la hiperresponsabilización que se hace de la familia por parte de la escuela, lo que a juicio de la Dra. Pretch, “puede llegar al punto de considerarse que el fracaso escolar es responsabilidad de la familia y que un niño o niña que no cuenta con una determinada familia no es educable, lo que es bastante serio, porque es claudicar de una misión muy importante”, expresó.

Mediante el estudio de casos múltiples en tres liceos de contextos de pobreza urbana de las regiones de la Araucanía, de Valparaíso, y del Maule, los investigadores establecerán qué es lo que entiende cada colegio por mal alumno, para luego problematizar sobre la relación de las madres con los establecimientos. En segundo término, se ahondará sobre cómo abordan los establecimientos estos casos, determinando las formas de agenciamiento de las madres de estudiantes tipificados como malos alumnos por la escuela en contextos de pobreza. “Queremos entender de qué manera estas madres se relacionan con la escuela y
son capaces de transformar el entorno, ya sea resistiendo, adaptándose o negociando con el establecimiento cuando sus hijos han sido etiquetados como malos alumnos”, puntualizó la investigadora.

“Viven discriminación por ser mujer, por ser madre de un mal alumno y suelen ser catalogadas como malas madres, ya sea porque trabajan demasiado, porque no poseen un capital cultural o social que el colegio quiere”, comentó la Dra. Pretch, agregando que “siempre se les mira desde la carencia y el déficit, es como que no pudieran aportar demasiado a la educación de sus hijos, lo cual es bastante injusto”, comentó la científica.

El estudio, entregará valiosa información para comprender y problematizar mejor las situaciones en las que se encuentran las madres pobres respecto de la escuela -independiente de su estructura familiar y condición de vida-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *