13 marzo, 2018

En el marco del Día Mundial de la Audición, integrantes de la carrera practicaron un procedimiento de manera de prevenir problemas auditivos.

 

Recientemente se conmemoró el Día Mundial de la Audición, fecha instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con la finalidad de crear conciencia sobre la pérdida de audición y el cuidado de ésta en todo el mundo, y la carrera de Fonoaudiología del Universidad Autónoma aprovechó esta oportunidad para realizar un examen a la comunidad universitaria para prevenir problemas auditivos futuros.

 

El director de la carrera, Magíster Miguel Panchana, explicó que “el marcado envejecimiento de la población, sumado a factores externos como el aumento del ruido en nuestro entorno e incluso el uso permanente de la tecnología, ha ido generando un panorama poco favorable para nuestra salud auditiva”.

 

En este contexto, el directivo agregó que cada vez es más frecuente que las personas manifiesten alguna patología o problemas que perfectamente pudieron ser prevenidos con una mayor información y conciencia de los elementos que afectan al sistema auditivo, razón por la cual como carrera de Fonoaudiología se quiso hacer un operativo preventivo para poner esta temática como un factor de salud importante. “Cada vez más son las personas que pueden, por una u otra razón, tener dificultades auditivas y si hacemos un examen preventivo podemos obviamente mejorar la calidad de la audición a futuro. Ese es fundamentalmente el objetivo de este screening auditivo, que se realizó a nivel interno dentro de la universidad, para todos los funcionarios y estudiantes. Creemos que estamos haciendo un aporte a la comunidad”, subrayó Panchana.

 

Este año, el lema de esta conmemoración fue “Escuchemos el futuro…y preparémonos”, ello pensando en que, según la OMS, 360 millones de personas padecen pérdida de audición incapacitante a nivel mundial y unos 1.100 millones de personas entre 12 y 35 años están en riesgo de adquirir pérdida auditiva por la exposición recreativa a sonidos fuertes.

Respecto de la situación en el país, el profesional dijo que en 2004 ya el Fonadis con su primer Informe Nacional sobre Discapacidad planteó que más de 290.000 chilenos tienen una discapacidad auditiva que les inhabilita.

 

“Una disminución en el sentido de la audición repercute significativamente en la comunicación de las personas, provocando aislamiento del que la padece, cambios de humor, disminución de la participación, incluso llegando a producir estados depresivos. Por eso es de suma importancia mantener conductas de cuidado de nuestra audición como son evitar la exposición prolongada a ruidos fuertes, utilizar audífonos de música a baja intensidad y no introducir objetos a los oídos”, dijo el director de la carrera, recomendando también que ante cualquier sospecha de pérdida o alteración en la audición se debe consultar inmediatamente con un especialista otorrinolaringólogo o un fonoaudiólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *