10 abril, 2018

Simón Cuevas cursa actualmente su quinto de año de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Técnica Federico Santa María, luego de haber completado un semestre de estudios en la Universitat Politécnica de Catalunya en España. Esta oportunidad, a la que pudo acceder gracias a las Becas Iberoamérica para Estudiantes de Pregrado potenciadas por Santander, fue una aventura que le permitió comprender cómo se estudia la ingeniería en otros lugares del mundo

“En el sitio web de Asuntos Internacionales de mi universidad (USM) están publicadas todas las becas a las que se puede postular para financiar o apoyar los intercambios. Entre ellas, esta beca es una de las más populares debido al monto que entrega”, explica. El estudiante asegura que no se tomó a la ligera el desafío de estudiar en el extranjero: consultó rankings de instituciones internacionales, comparó asignaturas y se aseguró de poder convalidarlas más tarde, de modo que la experiencia le permitiese avanzar en su malla curricular.

Este viaje no sólo trajo un crecimiento y aprendizaje valiosos para el futuro ingeniero. Más allá de lo académico, el joven comenta que su estadía en la ciudad de Barcelona le permitió generar redes profesionales que espera poder poner en marcha apenas termine su último semestre universitario.

“Estando allá, se dio la oportunidad de hacer una práctica profesional en una consultora de logística, algo tremendamente interesante para mí. Aprendí muchísimo de mis colegas y la empresa se portó excelente. Pude aprender cómo se trabaja en España y la UE, los estándares que usan y cómo planifican los proyectos. La formación recibida en la universidad también toma más valor durante esa experiencia, te das cuenta que tienes todas las herramientas para desenvolverte en cualquier parte”, detalla.

“Fue, sin duda, una de las mejores experiencias de mi vida. Hice amigos geniales y viví cosas increíbles. Estudiar con personas que tienen vivencias tan diferentes a las tuyas fue algo muy enriquecedor. Tuve la oportunidad de hacer amigos de México, España, Argentina, Honduras. Y no solo en la universidad, en todos lados: en la ciudad, en el departamento donde viví, en la playa. Es una experiencia que va más allá de la sala de clases. Les diría a todos los estudiantes que tienen que aprovechar la oportunidad, ¡no lo duden!”, concluye Simón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *