11 abril, 2018

La estudiante de Medicina Veterinaria de la Universidad de Chile, Karla Aspeé admite que siempre quiso poder estudiar fuera de Chile. Su objetivo era conocer nuevas culturas, explorar su enfoque académico y desempeño laboral para adquirir herramientas que le permitieran crecer como profesional desarrollando nuevos criterios y, definitivamente, generando también un cambio a nivel personal.

“Tuve cuatro compañeros de universidad que se ganaron esta beca y ellos compartieron sus experiencias”, revela la estudiante. Estos testimonios, asegura, fueron el empujón final para decidirse a tomar un desafío que llevaba mucho tiempo meditando. Finalmente, la decisión no podría haber sido más acertada: “En el ámbito profesional me entregó nuevos criterios para toma de decisiones, conocimientos de medicina especializada en perros y gatos y amplió mis posibilidades de potenciar la medicina veterinaria en chile. En el ámbito personal, la independencia y el intercambio cultural te hacen ver la vida de otra manera, amplían tus horizontes”, explica Karla.

La futura profesional destaca la iniciativa de Banco Santander, ya que esta beca le permitió solventar parte de los gastos que implicó la realización de un semestre en la Universidad Complutense de Madrid, una aventura que la inspiró y renovó sus propias expectativas sobre la carrera que eligió. “Desde el banco siempre estuvieron muy atentos a mis dudas, fueron muy eficientes en contestar. Sin duda, me facilitaron la posibilidad de postular. Esta experiencia me dio a entender que estudiar es algo constante y que debemos estar dispuestos y conscientes de que vamos a seguir aprendiendo cada día. Y no es solo un trabajo personal, sino que es algo que como gremio de médicos veterinarios debemos compartir y retroalimentar”, asegura la joven.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *