15 mayo, 2018

El Departamento de Ciencias de la Salud, representado por las carreras de Fonoaudiología, Kinesiología, Nutrición y Dietética, marca el inicio del proceso voluntario de autoevaluación, que busca mejorar la calidad de los protocolos formativos de la Universidad Católica, con la participación de académicos, estudiantes y personal administrativo, así como egresados y empleadores.

 

Con la participación de cientos de estudiantes de las carreras de Fonoaudiología, Kinesiología, Nutrición y Dietética, la Universidad Católica presentó el inicio de su Proceso de Autoevaluación de la Calidad en la Educación, comenzando por su Departamento de Ciencias de la Salud. El proceso incidirá en el plan de desarrollo de sus carreras y sentará parámetros de análisis de calidad y excelencia por parte de los actores del ecosistema y la comunidad educativa.

 

El Dr. Arnoldo Riquelme, director del Departamento de Ciencias de la Salud UC, destacó la masiva participación e interés del alumnado en esta ceremonia de inicio del proceso de autoevaluación, como una señal de compromiso activo de los jóvenes con sus carreras en un proceso inclusivo, democrático y constructivo. “Esperamos que este proceso que se inicia, sea percibido como una acción positiva de mejora continua y autorevisión, y no como una iniciativa amenazante, por tanto más valiosa si es de carácter voluntario. Buscamos mirar lo que hemos hecho bien y aquello que se puede mejorar, conociendo los lineamiento desde la vicerrectoría y sumando la valiosa opinión e ideas de autoridades, académicos y alumnos”, precisó Riquelme.

 

La Universidad Católica dará curso a un proceso sistematizado de autoevaluación, que cubre componentes como propósito institucional y de la carrera, condición y operación, resultados y capacidad de autorregulación.  A partir de aquello y con apoyo de la Unidad Técnica de Calidad de la Facultad de Medicina, de la que depende el Departamento de Ciencias de la Salud, se levantará la información y se elaborará un informe, una hoja de ruta con acciones de mejoras, entregables críticos para asegurar la calidad; integrando además a actores claves en la comunidad interna, también a egresados de las carreras y empleadores, garantizando una mirada global desde todas las perspectivas.

 

CREAR UNA CULTURA DE ANÁLISIS Y MEJORA CONTINUA 

 

Por su parte, el Dr. Jaime Godoy, vicedecano académico de la Universidad Católica, expresó que con esta iniciativa, la Universidad está haciendo historia y marcando tendencia. La recientemente promulgada Ley de Educación Superior antes exigía que las universidades se sometieran a la acreditación de sus carreras, y a partir de ahora el proceso de autoevaluación cobra importancia, dado que en adelante será la universidad la acreditada y las carreras, a su vez, recibirán una acreditación a plazo.

 

“Iniciamos este proceso por convicción ante la necesidad de responder a nuestra misión educadora y el compromiso con la calidad de los procesos educativos, que redunda en el respeto a nuestros futuros profesionales y a los pacientes a quienes se deben. Este proceso sin duda ayudará a objetivar la excelencia, brindando consistencia interna y externa, con la misión institucional y con los criterios de educación. Vamos a crear una cultura de análisis y mejora continua desde nuestra comunidad hacia la sociedad chilena”, enfatizó Godoy.

 

El Dr. Juan Larraín, vicerrector académico de la Universidad Católica, felicitó la participación colectiva en este proceso, lo que en su opinión, materializa la unidad académica y el compromiso con la docencia de calidad. “Esta masiva concurrencia refleja este sello y compromiso de unidad y desarrollo de comunidad educativa, que ya cuenta con 1100 estudiantes y 187 profesionales titulados”, señaló la autoridad. Añadió que el proceso de autoevaluación es inédito y difiere del proceso de acreditación, rescatando que no es una exigencia legal, sino más bien ética y por convicción institucional, siendo una valiosa señal la decisión de revisar aquellos procesos internos orientados al aseguramiento de la calidad, que solo será exigido en 7 a 8 años más, por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) del Ministerio de Educación. “De seguro las conclusiones de esta tarea que se inicia, formarán parte importante del plan de desarrollo futuro de estas carreras. Esperamos sea un proceso fructífero para todos”, concluyó Larraín.

 

DESDE LA MIRADA DE LAS CARRERAS

 

Para Mané León, directora de la carrera de Fonoaudiología UC, señaló que es un privilegio ser parte protagónica de este hito en la universidad y en la educación. “Este proceso no es propiedad de los académico, es de nuestra carrera. No tenemos miedo de hablar de calidad, de autoevaluación ni de excelencia, dado que tenemos la convicción que es la misión que nos inspira primeramente con nuestros pacientes”. Bajo el lema “Sacamos la voz por la calidad en nuestra formación”, Fonoaudiología UC se suma como carrera pionera de la UC al proceso de autoevaluación.

 

Por su parte, con el slogan “Moviéndonos por la Calidad”, la carrera de Kinesiología UC se incorpora con entusiasmo a la iniciativa. En este sentido, Javiera Fuentes, directora de carrera, explica: “Somos una carrera joven que en estos 6 años ha alcanzado logros importantes de la mano de un cuerpo docente sólido y comprometido. Nuestros 460 alumnos tienen identidad propia y han mostrado un alto compromiso social y protagonismos en equipos de trabajo colaborativos, y ahora buscamos avanzar hacia redes interdisciplinarias, incorporado tecnologías en educación y formación clínica desde el comienzo, para juntos desarrollar estándares de calidad”.

 

Por último, Alejandra Parada, directora de la carrera de Nutrición y Dietética, confirmó la participación en el proceso de autoevaluación, con una campaña liderada por el lema “Nutrición con calidad, tarea de todos”, destacando el rol que en 7 años han adquirido los egresados, con sus intervenciones nutricionales en diversos campos clínicos, siendo un valioso aporte a la sociedad chilena. “Confío en que éste será un proceso exitoso, pero requiere del compromiso de todos; estudiantes, profesores y administrativos. Así como hace 7 años creí que la UC podría crear un programa potente en nutrición, hoy estoy segura de que llevaremos a cabo un proceso exitoso y participativo en la autoevaluación de nuestra calidad en educación”, finalizó.

 

Al cierre, el Dr. Arnoldo Riquelme destacó la importancia de incorporar a todos los estamentos de la comunidad educativa y en especial a los alumnos, que con sus expectativas, ambiciones, su ingenio y la flexibilidad para adoptar nuevas herramientas, pueden colaborar en la construcción de un proceso de autoevaluación altamente enriquecedor para la Universidad, precedente significativo para las nuevas generaciones y para el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *