31 mayo, 2018

Académicas de la Universidad Católica del Maule, se encuentran realizando investigación que pretende movilizar a los futuros profesores y al sistema escolar con propuestas integradoras, que atiendan la diversidad de género.

Adelantándose a una realidad que hoy está latente con manifestaciones en todo el país, las académicas de la Universidad Católica del Maule (UCM), Dra. María Aravena, Dra. María José Seckel, Dra. Susan Sanhueza y Dra. Angélica Urrutia, trabajan un proyecto de investigación financiado por el Fondo de Investigación en Educación de MINEDUC, que permitirá dar respuesta a la brecha existente entre las y los jóvenes en el sistema educativo, presentada por la OCDE en los resultados de las ciencias, la tecnología y la matemática.

Conociendo estos resultados en pruebas estandarizadas, la investigadora, Dra. María Aravena, directora del Doctorado y el Magister de Didáctica de la Matemática de la UCM, comentó que aquellas cifras no se condicen con su experiencia en aulas. “Me llamó la atención siempre, puesto que como docente me daba cuenta que las jóvenes que entraban a estudiar a la universidad carreras científicas, aunque pocas se destacaban en las asignaturas como álgebra, cálculo, geometría, cuando la matemática estaba en contextos de aplicación, ahí eran muy hábiles, organizadas, sistemáticas, le encontraban sentido a esta ciencia”, comentó.

Tras preguntarse por esta brecha tan alta en favor de los varones, la Dra. Aravena se reunió con otras académicas que compartían esta preocupación, decidiendo elaborar un proyecto que atienda la diversidad de género.

Hoy con apoyo de FONIDE, el grupo de investigación levantará información para orientar futuras políticas públicas en la materia. “Estuvimos en el momento, lugar y con el equipo preciso, junto a la Dra. María José Seckel elaboramos la propuesta con el apoyo fuerte en la parte metodológica, la Dra. Susan Sanhueza y la parte de Tecnología, la Dra. Angélica Urrutia y así nos adelantamos a este problema pues estábamos convencidas de la importancia de abordarlo lo antes posible, ya que, aunque hay trabajos en Chile, pocos se están desarrollando en este ámbito”, detalló la docente.

“Lo que nosotras queremos -continuó-, es movilizar a los futuros profesores y al sistema escolar con propuestas integradoras que atiendan a la diversidad de género, y acorde a los tiempos actuales y eso no se está abordando”, precisó.

Comprender conceptos y procesos en contextos integradores tipo STEM+A Para dar respuesta a esta necesidad, es que las investigadoras UCM en una etapa inicial se avocaron a revisar estudios, los que dejaron dos conclusiones. Primero en hacer un énfasis en la forma de enseñar ciencias y matemática, ya que a juicio de la Dra. Aravena “Existen evidencias de las enormes dificultades y obstáculos que presentan los estudiantes en la comprensión de los conceptos y procesos, donde la matemática y las ciencias se entregan en forma parcelada, fuera de contextos, sin aplicaciones”, agregando que aquello “Podría ser la causa del rechazo de muchos estudiantes por las disciplinas científicas”, explicó.

Lo segundo son los tipos de prueba y los estereotipos en el aula, indicó la investigadora. “En las clases de matemática y ciencia, en todos los niveles, los varones reciben estímulos distintos respecto de las mujeres, estereotipos inconscientes de los docentes que recomiendan revertir, coincidiendo con los estudios de Chile (Comunidad Mujer, 2016; CONICYT, 2018), donde las diferencias se explican en gran medida por los factores socioculturales y por las
prácticas de enseñanza instaladas en el sistema educativo”, dijo Aravena, apoyándose en las cifras que arrojó la evaluación PISA (Programme for International Student Assessment) de acuerdo al informe de OCDE, que marcó una diferencia de 25 puntos a favor de los varones, siendo que en los otros países que participan de esta organización, el promedio es de 11 puntos.

“Hay que cambiar las prácticas imperantes en el sistema educativo, preocupación que están abordando también los países líderes. Los formadores de formadores deben hacerse cargo del problema y cambiar los métodos tradicionales que ya se ve que no han tenido resultados para una educación del siglo 21”, destacó la investigadora de la Universidad Católica del Maule. “Es necesario ver cómo se integrará la variable género, pero no como algo aislado, sino que en el trabajo cotidiano de aula que permee a todo el currículo”, agregó luego.

Los resultados de esta investigación aportarán evidencia sobre la brecha existente respecto de las habilidades matemáticas, científicas y tecnológicas en los diferentes niveles del sistema escolar y entregará información sobre las habilidades adquiridas en la formación de los futuros profesores y la validación de la propuesta integradora, tipo STEM+A (Science Technology Engineering and Math plus Art), que puede ser utilizada como insumo para orientar las políticas
públicas. “Nuestras niñas y las jóvenes valorarán este trabajo, puesto que verán cómo la matemática está al alcance de todas y todos”, finalizó la académica Dra. Aravena Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *