Daily Archives: 22 junio, 2018

¿Cuándo advertir una crisis respiratoria en niños y adultos mayores?

Son varias las señales de alerta, lo importante es poner atención a estos signos para prevenir cuadros más complejos especialmente en el período invernal cuando se produce un peak de las enfermedades respiratorias.

En invierno y condiciones de calefacción, baja ventilación y opción por lugares cerrados o indoor aumenta probabilidad de  microorganismos que pueden generar un compromiso mayor de las vías respiratorias como es el caso del síndrome bronquial obstructivo en lactantes y  la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, más conocida como EPOC.

Karen Rouliez, académica de la carrera de Kinesiología de la U. San Sebastián explica que “las señales de alerta tienen que ver con el compromiso del estado general del niño asociado a un cuadro de apremio respiratorio que va más allá de  24 horas días de evolución, en el cual también se rechaza, el pecho o la alimentación y hay signos respiratorios muy clásicos tanto en bebés muy pequeños como en niños de 12 ó 24 meses. Se trata del aleteo nasal, quejido al respirar,  las retracciones subcostales que no deben confundirse con el patrón abdominal de respiración y que son principalmente el hundimiento de las costillas intercostales”.

La académica agrega que además del decaimiento “se produce un quejido cuando los bebés botan el aire y eso tiene que ver con el aumento del trabajo ventilatorio. Hay que consultar de inmediato a un médico, especialmente si son menores de 6 meses”.

Adulto Mayor

La docente indica que cuando se trata de un adulto mayor, “se presenta un compromiso del estado general, pero hay que estar atentos porque a veces con un cuadro respiratorio no presentan fiebre. Además también hay hundimiento de las costillas y quejidos al respirar”.

Sin embargo, la kinesióloga enfatiza que “la presencia de labios morados o la misma tonalidad en los pulpejos de los dedos es una emergencia, ya que constituye un signo tardío de por un cuadro respiratorio.

Rouliez señala que por la situación estacional existe la «campaña de invierno que refuerza  “hay un programa IRA que corresponden a las Infecciones Respiratorias Agudas en el nivel pediátrico (no debe ir y un programa ERA en el Ministerio de Salud que son las Enfermedades Respiratorias en Adultos. Para ambos casos está garantizado el control y seguimiento farmacológico y no farmacológicos de estas u otras condiciones de salud”.

Asimismo, la docente USS precisa que dentro de ese contexto se propicia el control de los factores de riesgo intra y extradomiciliarios para la ocurrencia de enfermedades respiratorias.  Por ejemplo, es más agudo en el nivel pediátrico, “el síndrome bronquial obstructivo que se genera por la confluencia de factores morfológicos pero también  por la gran cantidad de virus respiratorios que están circulando y asociados al ambiente y la contaminación”.

La kinesióloga añade que se produce en los pacientes una hiperreactividad de las vías respiratorias a raíz de diversos microorganismos, por ejemplo de origen viral como una Bronconeumonía, el  Virus Respiratorio Sindical o algún tipo de Influenza, lo que favorece una obstrucción o el aumento de la resistencia al paso del aire en los pulmones.

Tratamiento Kinésico

Rouliez afirma que el pilar medular de los programas IRA y ERA es el profesional Kinesiólogo  ya que no sólo se requieren de determinados tipos de ejercicios sino también de inhalo terapia, luego de un diagnóstico previo y la valoración del cuadro respiratorio. “Se trata de favorecer, optimizar o recuperar la función respiratoria.

Pero, los ejercicios respiratorios kinesiológicos no solamente uno los tiene que asociar a  técnicas  manuales. Parten desde la educación hasta el uso de un inhalador (pufs) y la Aero-cámara o espaciador y oxígeno terapia,  puntualiza la docente.

Además aclara que la duración, cantidad y tipo de sesiones kinésicas dependerá de los signos y síntomas del examen físico y razonamiento clínico.

En el caso de las técnicas respiratorias manuales para tratar a los niños, “son presiones directas en el tórax para favorecer la entrada de volúmenes pulmonares con cierta velocidad y facilitar la ventilación y permeabilización de las vías respiratorias. Es decir, remover las secreciones en zonas que no hay reflejo de tos”.

Sobre los adultos mayores, la kinesióloga explica que “la presión es distinta y se maneja el concepto de la fragilidad de los pacientes y existe los ejercicios activos dirigidos en la mayoría de los casos, lo que permite una colaboración en este proceso en que se manejan los volúmenes pulmonares y en la asistencia de la tos”.

Además recalca que “la permeabilización de las vías respiratorias y ejercicios para favorecer la entrada de aire es muy importante, que la disminución de movilidad espontánea y respirar a volúmenes corrientes más bajos se generan zonas de hipoventilación, que son un factor de riesgo para infecciones respiratorias (neumonía del adulto mayor)”.

Celiacos: El difícil diagnóstico para saber de esta enfermedad

Sara Cisterna, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó entrega las claves para la detección de esta patología y consejos sobre su alimentación.

Un estudio de la Fundación Convivir registró que el 1% de los chilenos es celiaco, sin embargo, se cree que son muchos más ya que es muy difícil el diagnostico de esta enfermedad.

Así lo afirmó la académica Sara Cisterna, de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Maule, sede Curicó, quien señaló que “Esta es una enfermedad que aún no se pesquisa al 100%. A nivel mundial aproximadamente el 3% de la población es celíaca, pero solo un 10% es diagnosticado”, afirmó.

Y advierte, además, que la prevalencia de esta patología va en aumento.

“Se diagnostica a cualquier edad y con una manifestación clínica más variable, ya no son los típicos pacientes con distención abdominal, diarrea y talla baja. En la actualidad las manifestaciones pueden ser gastrointestinales como extra intestinales, asociados principalmente a la malabsorción característica de esta enfermedad, lo cual dificulta aún más su diagnóstico porque muchas veces se tiende a asociar a otras patologías y se realizan diagnósticos diferenciados”, aseguró la académica.

Para resolver esta deficiencia, la docente Cisterna recomendó que “Se realice una búsqueda activa en la población chilena e identificar todas aquellas personas con factores de riesgo asociados como: síntomas que puedan deberse a enfermedad celiaca, familiares de primer grado de un celíaco conocido o personas que consultan por patologías de riesgo. De tal manera, de pesquisar precozmente a los pacientes celíacos y reducir las complicaciones asociadas a un diagnóstico tardío o a un mal tratamiento”, sostuvo.

Dieta versus recursos

Hoy en el mercado, cada vez hay más productos dirigidos a las personas celiacas. El problema es que pueden tener un alto valor asociado, lo que hace que muchas personas no puedan acceder a ellos.

Frente a este panorama, la nutricionista Sara Cisternas explicó que la recomendación básica, más que a comprar alimentos especiales, es a la correcta manipulación de alimentos y a evitar la contaminación cruzada con gluten.

“Utilizar alimentos que en su estado natural no contengan gluten; evitar los productos manufacturados; no emplear aceites con los que previamente se haya frito alimentos con gluten; no elaborar simultáneamente platos con y sin gluten, empezar siempre con el plato sin gluten; almacenar los alimentos sin gluten separados de los que contienen gluten; etiquetar correctamente los alimentos sin gluten, para evitar confusiones y contaminaciones; limpiar muy bien las superficies de trabajo y los utensilios para cocinar; evitar la contaminación a través de la ropa de trabajo o de las manos y ante la duda de un producto que contenga gluten, no lo use”, aconsejó Sara Cisternas.

Asimismo, explicó que los pacientes celíacos deben evitar los alimentos con trigo, cebada, centeno y avena. “Por lo que, si no tienen acceso a productos del mercado sin gluten, pueden preparar sus propias comidas en base a cereales que no estén restringidos, como por ejemplo el arroz y variar con todos los otros grupos de alimentos que pueden consumir sin problemas como son frutas, verduras, lácteos, carnes o legumbres”, recomiendó.

Riesgo de cáncer

Frente a la pregunta si es necesario hacerse exámenes preventivos en caso de colon irritable y otros síntomas, la nutricionista es categórica y afirmó que “Estas molestias no son manifestaciones normales de nuestro cuerpo, por lo que se deben considerar como una alerta de nuestro organismo que por alguna razón específica está reaccionando. Además, el colon irritable puede coexistir con una intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca que puede producir como efecto secundario intolerancia; por lo que todos son diagnósticos totalmente relacionados y que, si no se tratan a tiempo y de manera correcta bajo la supervisión de un profesional, pueden desencadenar complicaciones graves que incluso gatillen un cáncer y posteriormente la muerte”, sentenció.

Es por esto que la recomendación es a “Que todas las personas que tienen antecedentes familiares de estas patologías y además presenten síntomas asociados, se realicen los exámenes médicos correspondientes de forma periódica; de tal manera de no hacer restricciones alimentarias sin un diagnóstico certero, puesto que esto sólo ocasionará deficiencias nutricionales por un mal manejo de sus síntomas”, puntualizó la académica de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCM.