19 julio, 2018

Como parte de la asignatura de Introducción a la Química Ambiental de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), las estudiantes Patricia Pizarro, Alison Matus y Sandra Cid propusieron un novedoso proyecto que considera el uso de la Zeolita Clinoptilolita como filtro de agua para la extracción de hierro, específicamente en aguas subterráneas.

En concreto el proyecto pretende abordar la problemática del agua respecto a la presencia de hierro, en específico en las zonas rurales, ocasionando en el agua sabor, olor y color indeseable.Cabe destacar que las zeolitas están presentes naturalmente en rocas sedimentarias y volcánicas, minerales o depósitos de arcilla. El estudio propone la utilización de Zeolita Clinoptilolita, ya que está dentro del grupo de las zeolitas naturales. Algunas de sus propiedades son su bajo costo, cantidad, pureza o accesibilidad para aplicarlas en distintos procesos de la industria.

El hierro está presente en los suministros de agua procedentes del subsuelo en zonas rurales. Los rangos abarcan desde 0 a 50 miligramos por litro. Sin embargo, la normativa chilena NCh409 permite que el consumo de agua tanto humano como animal sea menor a los 0.3 miligramos por litro. Desde ahí nace la idea de incorporar una solución a esta problemática. “La idea general es extraer el hierro en aguas subterráneas en zonas rurales, ya que es la zona donde más problemas hay respecto al agua. Nos basamos en la norma chilena 409, que afirma que hay un límite de hierro que debe contener el agua que es de 0.3 miligramos por litro. También de manganeso que es 0.1 miligramos por litro. Este es uno de los elementos que queremos tratar con las zeolitas”, aseguró Alison Matus.

Pese a que es una idea inicial, se pretende desarrollar a futuro a mayor escala debido al impacto que podría causar. “Quisiéramos desarrollarlo a futuro, ya que es una muy buena idea. Contribuye también a una ayuda social frente a una problemática presente. Sobre todo en el tema del sabor del agua, como no es un recurso renovable, esto podría ayudar a cambiar la calidad”, sostuvo Sandra Cid.

A través de la captación de iones, la Zeolita Clinoptilolita logra absorber metales y el hierro queda atrapado en ella. “El agua debe cumplir con ciertos requisitos físicos, químicos y bacteriológicos. Nos centramos en la solución de este proceso”, agregó Sandra Cid.

La profesora a cargo del curso es la docente Elizabeth González, quien se mostró muy satisfecha con el trabajo realizado por sus estudiantes. “La aplicación es muy interesante, ya que estamos rodeados de una zona rural y con escases de agua, por ende, se podría aplicar en este sector. Obtener agua con mejores condiciones organolépticas, con un sabor más agradable ya que el hierro afecta negativamente contra eso. La idea de ellas además es estudiar otros metales presentes en el agua, a futuro”, enfatizó la profesora González. Se está proyectando trabajo colaborativo con la Facultad de Ingeniería, ya que se necesita perfeccionar el filtro utilizado por las zeolitas.

Sobre el futuro del proyecto, las estudiantes junto a la profesora afirman que es una investigación que podría aportar e incluso perfeccionarse con otros metales pesados presentes en el agua rural. “Creo que sería ideal en cursos posteriores retomar el proyecto y realizar investigaciones más profundas. Ahora nos enfocamos solamente en el hierro, pero también sería interesante probar con manganeso. Siento que podemos perfeccionarlo todavía más”, señaló Patricia Pizarro.

Finalmente, cabe señalar que el proyecto determinó que al tratar una solución estándar de hierro con Zeolita Clinoptilolita se obtuvo una disminución en la concentración de 35.9%, por lo que es efectivo para el tratamiento de aguas subterráneas. A futuro, la idea es continuar con otros metales como el manganeso. A partir de ello, se podría eliminar el mal sabor producido por la presencia de estos metales pesados en el agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *