26 julio, 2018
  • Biólogo e investigador de la U. de Chile compartió interesante ponencia con los estudiantes del Doctorado en Modelamiento Matemático de la Universidad Católica del Maule.

A mediados de julio, Conaf hizo público proyecto que trabaja en declarar al desierto florido como zona protegida, lo que permitirá tener el control legal del terreno para cuidar tanto el territorio, como las especies que allí habitan. Independiente de esta buena noticia y con el mismo afán de mantener dicho espacio conservado es que el doctor Rubén Bustamante, biólogo y académico titular de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile, advirtió sobre el impacto que podría generar la especie invasora conocida como “Dedal de Oro” o
“Yerba del Camino” –Eschscholzia California- en el desierto florido.

Las conclusiones sobre sus investigaciones respecto a la presencia de esta especie introducida las compartió el Dr. Bustamente, en una charla junto a los estudiantes del Doctorado en Modelamiento Matemático y el Grupo de Modelamiento Matemático y reconocimiento de Patrones de la Universidad Católica del Maule.

“Estamos en pleno proceso de invasión. Todas las especies que hemos trabajado, a pesar de tener bastante tiempo de haber sido introducidas hace 100 años todavía siguen en procesos de invasión. Esta investigación es básica sobre la ecología de las especies, claramente puede tener componentes aplicados en la medida que podamos anticipar la invasión de las especies a lugares donde no ha llegado”, partió diciendo el experto.

Si bien al parecer esta planta no tiene efectos negativos en su presencia en la zona central del país, sí podría impactar al desierto florido. “Más bien adorna el paisaje. En el Cajón del Maipo por ejemplo es muy emblemático, y la gente la quiere mucho. Yo no he evaluado los impactos, pero aparentemente siempre

crece en lugares áridos, entonces ocupa espacios que especies nativas no usan, por esto le llaman también la yerba de los caminos que se extiende por todo el territorio nacional”, comentó. “Estudiamos qué pasa con la especie en la medida que avanza hacia el norte, es curioso y extraño. Esta especie en su ambiente natural es de ambiente desértico. Tenemos datos que al ‘dedal de oro’ le va mejor en el norte que en el sur, lo cual
es complicado porque puede contaminar el desierto florido y modificar ese
ecosistema”, afirmó el investigador.

El desierto florido es un fenómeno mundialmente reconocido que se presenta por el florecimiento de diversas especies, habiéndose registrado hasta hoy un total de 241 plantas nativas en su composición, tres de las cuales están en peligro y siete calificadas como vulnerables.

Acción del hombre

A juicio del doctor Bustamante, su expansión tiene un puro factor común denominador, el hombre. “El hombre es el vector más importante en la invasión de especies. Intencionalmente o no, siempre estamos transportando especies, en la suela de los zapatos o adherida a los calcetines, por ejemplo, semillas. Es un proceso que no tiene punto de regreso, estamos globalizados”, indicó. “El SAG no está preocupado de estos temas, solo les preocupan cinco especies que afectan la agricultura como plaga, pero el resto de las especies no”, afirmó el
experto invitado.

La Dra. Karina Vilches, académica del Departamento de Matemática, Física y Estadística de la UCM, destacó la sinergia que se genera entre investigadores de diferentes disciplinas en estas reuniones. “Al ser los problemas cada vez más complejos se requieren miradas interdisciplinarias e incluso transdisciplinar. Es necesario dialogar para resolver los problemas de la manera más pertinente posible, orientándola a la investigación aplicada, la innovación social y el poder transferir finalmente un conocimiento que, si bien puede ser de origen teórico,
como son la biología o la matemática, pero que pudiese ser un aporte a partir de la sinergia que generan los investigadores.

“Me entretiene mucho que exista un doctorado en modelamiento matemático, es muy novedoso. La clave de nuestro trabajo es vincularnos, independiente del problema de lenguaje que nos limita. Los matemáticos puros son muy difíciles de abordar, entonces los problemas que yo les presento son triviales para ellos”, destacó el doctor Bustos.

El Doctorado en Modelamiento Matemático de la UCM ha sido punta de lanza en el sentido que viene con una propuesta innovadora para el país, donde las tesis son dirigidas por investigadores de más de una disciplina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *