8 agosto, 2018
  • Científicos del CINV de la Universidad de Valparaíso colaboraron con la formulación de la matriz del nuevo proyecto de ley.

Este sábado nuevamente se deberán ajustar los relojes al horario de verano. Es decir, cuando las manecillas indiquen las 00:00 horas se deberán adelantar en 60 minutos, hasta que marquen la 01:00.

La medida, que regirá en todo el territorio continental con excepción de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, se extenderá hasta el segundo sábado de mayo de 2019.

El neurobiólogo John Ewer, experto en relojes biológicos e investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV), y quien participó en la formulación del proyecto de ley que se presentará próximamente para su discusión en la Comisión de Salud del Congreso Nacional, señaló que lo medular de la iniciativa se centra en poner fin a los cambios de hora y elegir el horario correcto para el país, sustentado con argumentos biológicos, médicos y de desempeño.

Elección correcta

El proyecto propone utilizar el huso horario de Perú, es decir retrasar en una hora el horario actual (de invierno) y dejarlo permanentemente así, lo cual significa que en verano amanecería y oscurecería dos horas antes de lo que estamos acostumbrados.

“Respecto al cambio de hora, la idea es despertar naturalmente, sin la alarma. En otras palabras, despertar solos, porque se durmió lo que se debe. En promedio, más o menos, las personas despiertan cuando el Sol se levanta en las mañanas, que hoy es como a las 7:30 am, aproximadamente. Pero si tienes que ir a trabajar tienes que despertar antes, muchos se deben levantar cerca de las 6:00 am, por lo tanto ya partes el día con un déficit de sueño de una hora y media. Esa pérdida de sueño es crónica”, expresó.

Pero a partir del lunes el panorama se pone peor, advierte el científico, dado que en vez de marcar las 5:30 pm —por ejemplo—, que sería el horario correcto, con el nuevo cambio de hora serán las 7:30 pm. “Cómo lo correcto sería retrasar en una hora el reloj, con el cambio de este sábado vamos en la dirección opuesta. El lunes vamos a tener la hora de Brasil”, sostuvo.

Ewer agrega que la idea es tratar de sincronizar la hora de despertar con la hora en la que sale el sol. Ya que somos seres diurnos y nuestros los relojes biológicos ajustan sus ciclos a la presencia de luz natural.

En relación a por qué terminar con los horarios distintos en verano e invierno, el doctor Ewer lo explica de la siguiente manera: “Esta respuesta la experimentarás el lunes en la mañana. Este cambio de horario de la primavera es muy malo, porque al adelantar el reloj en una hora estás obligado a levantarte antes y así terminas con un déficit de sueño adicional de una hora y ese déficit te va acompañar cada día porque el col se va ir levantando cada vez más temprano, porque se viene acercando el verano. Por lo tanto, ese déficit no desaparece. Esto puede provocar problemas agudos dado el aumento del estrés que genera esa situación”.

Efectos nocivos

El doctor Ewer aseguró que existe evidencia científica concluyente que sostiene que se observa un aumento entre un 10 y 15 por ciento en la incidencia de ataques al corazón durante los primeros dos días del cambio de horario. Eso está documentado en varios artículos médicos, con una evidencia científica acumulada de unos 10 a 15 años.

“El argumento es biológico y es médico y además es de desempeño. Ojalá que escuchen la propuesta, porque no es una cuestión basada en simples opiniones. Está basado en la ciencia: cuanto mayor es el déficit de sueño se incrementan varios problemas como la obesidad, diabetes,  hipertensión y los casos de cáncer. A esto se suma un aumento en el consumo de cigarros y de cafeína, también las personas andan de mal humor, decrecen los niveles de concentración y atención, por lo tanto se aprende menos, aumenta el ausentismo escolar, entre otros ejemplos. Entonces por todos lados es negativo”, asegura el neurobiólogo.

John Ewer junto al director del CINV, doctor Ramón Latorre, Premio Nacional de Ciencias 2002, se reunieron ayer con el presidente de la Comisión de Salud, senador Guido Girardi, para presentar el proyecto de ley que determinará el horario para Chile. Esta iniciativa legal fue formulada por científicos y pensada en la salud y bienestar de toda la sociedad, con el objetivo de lograr el cambio al huso horario correcto en todo el territorio continental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *