10 agosto, 2018
  • Psicóloga Yanina Gutiérrez, académica de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica del Maule, expuso internacionalmente las conclusiones de su trabajo desarrollado en Talca.

Diversas conclusiones sobre cómo viven y se entienden las mujeres mayores, entre otras temáticas relacionadas a dicho segmento de la población, son las que indaga Yanina Gutiérrez, académica de la Escuela de Psicología de la Universidad Católica del Maule, tema que cobra relevancia como consecuencia de los movimientos feministas que desde diversos frentes están forzando a generar cambios a nivel social.

A juicio de la académica, quien es parte del equipo académico de la Facultad de Ciencias de la Salud UCM y del Centro de Atención Psicológica Integral (CAPI) del plantel, hoy la vejez de las mujeres en Chile se está construyendo de una manera distinta producto de que se ha alargado la expectativa de vida. “Se están generando una nueva forma de vivir esa vejez. En las mujeres me interesa porque no ha sido visibilizado y están presentes muchos estereotipos”.

Como aproximación a la temática, explicó la experta, es necesario poner una posición distinta sobre las mujeres mayores como mujeres activas, que tienen ganas de aprender, que necesitan cosas, que están relacionándose con el mundo de una manera distinta a lo que el estereotipo dice sobre que es una abuelita que ya está solo esperando la muerte. “Mi posición es cuestionar eso, ya que creo que existe una vitalidad que no está siendo vista y una energía que podría servirnos para integrar como sociedad”, detalló.

Si bien la psicóloga que integra el grupo de investigación “Subjetivaciones, Ciudadanías Críticas y Transformaciones Sociales” como parte de su segundo año de doctorado que cursa en la Universidad de Academia de Humanismo Cristiano, valora la existencia de la institucionalidad instalada en la materia, es crítica al señalar que “Existe una infantilización de las personas mayores o de poca consideración de la autonomía de la gente, lo cual opaca la posibilidad de un mayor desarrollo. Hay una política de la vejez activa en Chile, envejecimiento activo en línea con lo que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero tenemos que ver cómo eso subjetivamente se lleva a cabo porque igual la vejez es dura en Chile.

El sistema de pensiones que tenemos no permite vivir plenamente con una pensión mínima, los recursos se hacen muy escasos”, afirmó. Esta generación que hoy tiene más de 60 años, comentó Gutiérrez, también representa una generación que ha ido descubriendo cuestiones más emancipadoras o de libertad que mujeres anteriores no habían tenido, pero que todavía no alcanza a tener un desarrollo. “Creo que las próximas generaciones son mujeres que han tenido más acceso a la educación, más acceso a la tecnología y más posibilidades de conexión”, dijo.

Sobre la realidad y particularidades de las mujeres mayores de Talca –ciudad donde ha centrado su trabajo en función de entrevistas-, Gutiérrez expuso que “Las mujeres participan más que los hombres en organizaciones, casi todas las directivas son mujeres. Veo un empoderamiento de la mujer, se habla de lafeminización de la vejez. No sé que fuerza tienen en poder, pero son un grupo que negocia con otros organismos”, sostuvo. Entre las preocupaciones que la psicóloga ha podido sondear de las mujeres mayores de Talca, Yanina Gutiérrez, detalló que principalmente tienen que ver con la obtención de credencial para acceder a rebaja en el pasaje de transporte público –como ha ocurrido en otras regiones- la preocupación por el cuidado de los espacios públicos, el estado de las calles y las veredas. “Después del terremoto del 2010 existen lugares que no han sido bien adecuados, las personas
mayores tienen más fragilidad en ciertas cosas, Estas preocupaciones locales tienen que ver también con la seguridad pública, la luminaria vial, lugares seguros para transitar”, puntualizó.

Demandas feministas

Entre las conclusiones de su trabajo, Yanina Gutiérrez, ha logrado establecer que las mujeres mayores si bien comparten en parte las demandas feministas, la diferencia de edades con el movimiento social genera una separación. “Existe mucha diferenciación en ese sentido en Chile, los jóvenes se juntan con los jóvenes, los niños con los niños y las personas adultas de la misma forma. No existen espacios de encuentro a menos que sean espacios familiares. Creo que eso no está aprovechado”, agregando que “Cuando le pregunto a las mujeres mayores sobre las mujeres jóvenes, varias de ellas dicen que ellas no entienden la petición que está detrás, no saben qué están pidiendo”, afirmó.

Estas y otras temáticas en relación a las mujeres mayores fueron compartidas recientemente por la académica UCM en la Universidad de Concepción, Universidad de Cuenca, Ecuador; en la Universidad de Salamanca, España, en el marco del “Congreso Internacional de Americanistas”; y en noviembre próximo serán parte del programa del congreso que prepara el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), a realizarse en Buenos Aires, Argentina.