21 agosto, 2018
  • Mohunir Zerené, estudiante de Psicología de la Universidad Católica del Maule, logró un meritorio tercer lugar con la selección chilena, en el Primer Campeonato Panamericano, Juegos FISU América 2018, disputados en Sao Paulo, Brasil.

Feliz de su experiencia internacional regresó a Chile el estudiante de la UCM, luego de que la selección chilena de básquetbol obtuviera la medalla de Bronce en el certamen que congregó a los mejores deportistas universitarios del continente en diversas disciplinas deportivas.

Mohunir Zerené, es estudiante de tercer año de la carrera de Psicología, juega de alero y tuvo la posibilidad de integrar el equipo nacional, luego de representar de gran forma a la UCM en el Campeonato Nacional Universitario, disputado el año pasado en Talca, y en el que el campeón (U. de Chile), se ganaba el derecho de participar del certamen internacional, reforzado por los basquetbolistas solicitados por el entrenador de la casa de estudios ganadora, que en este caso fue Osvaldo Novión. “Él me vio jugar en el Nacional Universitario el año pasado y de acuerdo a ese rendimiento, después se acercó a conversar conmigo”, comentó el futuro psicólogo, agregando que “Fue muy emocionante, porque lo busqué. El año pasado estuve en una nómina con miras a un campeonato Sudamericano, pero después no se pudo concretar”, describió.

Ya en el equipo, Zerené explicó que “Estuvimos un mes y medio concentrados, juntándonos los fines de semana en Santiago, donde entrenábamos en las instalaciones de la U. de Chile y jugamos algunos partidos amistosos. Trabajamos mucho, el entrenador tuvo el tiempo para corregir y definir la nómina oficial de la delegación, porque éramos 15 jugadores y escogió a 12 para viajar, aunque a Brasil fuimos finalmente 10, ya que dos compañeros no pudieron participar”, dijo.

Ya una vez en Brasil, el basquetbolista expresó que fue clave el ganar en el primer partido. “Compartimos grupo con México y Estados Unidos, por lo que el primer partido frente a México era muy importante ya que los dos primeros pasaban a la semifinal, entendiendo que Estados Unidos es una potencia mundial”, expresó. Tal como era de esperarse, el futuro psicólogo explicó que finalizaron segundos en la zona de grupo, teniendo que disputar las semifinales frente a Argentina. “Se dio un partido muy cerrado que ellos lo terminaron definiendo en el último cuarto, en los últimos tres minutos”, detalló.

Con esa derrota, el siguiente desafío era ganar para traer medallas a Chile. “Jugamos con Brasil, un duelo que fue cerradísimo y que lo pudimos sacar adelante en el alargue y con la lesión de un jugador importante nuestro, lo que nos permitió subirnos al podio”, resumió. Ya con la medalla Zerené hizo un balance de su actuación personal indicando que “El entrenador me pidió que sea un factor importante en el grupo, que en los momentos en que me tocara jugar le cambiara el ritmo al partido y que defendiera a jugadores específicos, lo que creo que pude cumplir”, señaló el basquetbolista UCM, quien aportó con puntos importantes en este campeonato, aprovechando su capacidad con el remate perimetral.

Compatibilizar libros y la pelota

Tal como les sucede a todos los deportistas que paralelamente estudian, Mohunir destacó que para llevar adelante ambos proyectos es vital planificar bien los tiempos. “No es sencillo, porque hay que organizarse muy bien para poder rendir en todo, y aunque ha sido un proceso arduo, tampoco es imposible”, acotó. “Congelé los estudios un año por el básquetbol, ya que me fui a jugar a las Ánimas de Valdivia, pero ya reincorporé y retomé mi carrera universitaria”, comentó luego el basquetbolista quien este 2018 es parte del plantel de Español de Talca y que
además de los quijotes y el equipo sureño, ha vestido la camisetas de Liceo de
Curicó.

“Vengo de una familia de basquetbolistas, mis padres fueron jugadores y posteriormente se dedican a la formación. Además, mi hermano Diego también juega en Español”, complementó luego el estudiante de Psicología, que ha sido seleccionado nacional sub15, 17 y 21, donde incluso participó en un torneo internacional en Uruguay. “Mi idea es terminar mis estudios y dedicarme al básquetbol de lleno, complementándolo con la psicología, también he estado investigando la posibilidad de especializarme en la psicología deportiva”, detalló Zerené. Para terminar, el estudiante UCM tuvo palabras de agradecimientos a su universidad. “El Departamento de Deportes me apoyó bastante en el proceso de la selección, tanto desde el punto de vista de darme información práctica, como en el tema económico y logístico”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *