Daily Archives: 22 agosto, 2018

Comisión Nacional de Acreditación adjudicó proyecto a investigadores UCM

Una buena noticia recibió la Universidad Católica del Maule (UCM) tras conocerse que el proyecto presentando por sus investigadores Dra. Claudia Concha, Dr. Gerardo Sánchez y la Dra. Caroll Schilling, a la Convocatoria de Investigación 2018, que hace la Comisión Nacional de Acreditación de Chile, obtuvo la máxima puntuación.

En dicha instancia postularon 125 proyectos a nivel nacional, pero solo cuatro de ellos fueron los seleccionados por la CNA. “Nos llena alegría, pues es un reconocimiento, por un lado, a un estilo de trabajo colaborativo, y por otro a la trayectoria académica de los investigadores. En
términos institucionales, es relevante haber obtenido esta adjudicación, pues concursamos con universidades que tienen una vasta trayectoria en el área de investigación”, precisó la Dra. Claudia Concha.

Esta investigación indaga en los mecanismos que implementan tres universidades regionales del Consejo de Rectores de Chile, -norte, centro y sur-, para asegurar la calidad de los procesos formativos de los estudiantes que provienen de la educación técnico profesional.

A juicio de la doctora Caroll Schilling, este reconocimiento a la excelencia del trabajo por parte de la CNA es muy interesante, porque se da “Todo en un contexto en que la universidad está en proceso de autoevaluación, y aspira a la acreditación en el área de investigación”, dijo.
Calidad y formación sobre la investigación, el Dr. Gerardo Sánchez, aseveró que “Nos interesa desde el habitus institucional, comprender la cultura de la institución y la interacción que establecen con los estudiantes, cómo asumen las brechas de aprendizaje, cuáles
son los planes de acompañamiento, seguimiento y verificación de resultados. Y
desde la perspectiva de los estudiantes -habitus individual- cómo se significan
estos procesos, indagando en las experiencias de vida universitaria”, aportó.

“Este trabajo, se materializa a partir de una estrategia metodológica mixta en donde la información, se obtendrá a partir análisis datos que nos proveerán las instituciones de educación superior, encuestas, entrevistas y grupos de discusión”, complementó la Dra. Claudia Concha. Según la investigadora UCM, Dr. Caroll Schilling, más allá de los aportes descritos, estos resultados aportan al Consejo Nacional de Acreditación insumos que permiten incorporar las particularidades de los nuevos grupos que acceden al
sistema.

“Consideramos que los resultados del estudio aportan a la discusión y anticipación de decisiones de las universidades regionales, respecto a la calidad y pertinencia de sus procesos formativos en un contexto de transformación del sistema de educación superior, y de las insospechadas demandas que surgirán como consecuencia de la implementación de políticas de acceso equitativo y gratuidad”, concluyó la Dra. Claudia Concha.

La inmigración internacional en los territorios agrarios chilenos

  • Stefano Micheletti, investigador del Centro de Estudios Urbano-Territoriales y académico de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule. 

La inmigración internacional, como se ha dicho tantas veces en el último tiempo, es un proceso que en términos históricos no es nuevo para Chile, aunque ha asumido recientemente características nuevas. Según los datos del Censo realizado en abril 2017, existen en el país 746.465 extranjeros y extranjeras: un aumento importante (en ningún caso alarmante) respecto a mediciones anteriores, considerando que un 66,7% llegó después del año 2010.

Los datos recientemente liberados permiten hacer algunas lecturas interesantes, ya que explicitan las diversidades propias de este flujo en relación con las macrozonas del país. En primer lugar, cabe señalar que las regiones que contienen un área metropolitana (Valparaíso, Metropolitana y Bío Bío) concentran el 72,8% de los inmigrantes; se trata, además, de una tendencia que parece en aumento, considerando que en el 2014 era el 70%. Este grupo de tres regiones presenta un crecimiento promedio del número de extranjeros del 67% en el
período 2014-2017.

Luego, si excluimos las regiones metropolitanas del mapa geográfico, es posible apreciar como el resto de Chile queda subdividido en tres macrozonas claramente marcadas. Las cinco regiones del norte, entre Arica y Parinacota y Coquimbo, donde reside el 19,8% del total de inmigrantes del país, y que aumentó en un 93% la presencia de extranjeros en el período 2014-2017. Luego, el grupo conformado por la Región de O’Higgins y del Maule que, si bien concentra solamente el 3,2% de los extranjeros del país, tiene una tasa de aumento promedio del 129% en el período 2014-2017. Finalmente, las cinco regiones del sur, con baja presencia de migrantes; éstas suman el 4,2% del total de extranjeros del país y presentan un
crecimiento promedio del 27% entre el 2014 y el 2017.

Nos parece particularmente interesante subrayar el dato relativo a la Región de O’Higgins y del Maule –territorios que representan el corazón agropecuario exportador del país- ya que explícita el fuerte dinamismo alcanzado en el período 2014-2017, siendo además la primera y cuarta región a nivel nacional que más han aumentado porcentualmente en ese período.

Se trata sin duda de un fenómeno bastante incipiente en relación con otras zonas del país, como la metropolitana y la nortina, donde los procesos migratorios tienen una trayectoria más consolidada, y diferente a los sectores más sureños, donde el auge del flujo se alcanzó en décadas anteriores y se vinculó a los procesos de colonización, produciendo un proceso de mixticidad importante. Si bien hay que partir de la premisa que en términos absolutos y relativos la presencia de extranjeros en ambas regiones es baja (representan el 1,3% y 1,2%,
respectivamente, de la población total), es evidente que estos territorios están
viviendo una transformación. Inicialmente, se pueden plantear dos posibles
explicaciones en términos gruesos.

Por un lado, la presencia de ciudades intermedias cercanas a la capital, de carácter agrario, vinculadas a su entorno rural, tranquilas y seguras. Aunque conservadoras y poco acostumbradas a la diversidad, parecen ofrecer hoy día una mejor calidad de vida que las metrópolis.

Por otro, la presencia de una importante oferta laboral vinculada al agro en el valle central y al sector forestal en el secano interior y costero. Espacios de trabajo que –si bien abundantes en ciertas épocas del año- sufren la precariedad de la estacionalidad productiva y cierto nivel de informalidad que afecta las trayectorias laborales. No es casualidad, en este sentido, el importante número de casos de trata de personas que se registra en ambas regiones.

Parece relevante, en estos términos, que los actores sociales –tanto públicos, como privados, académicos y de la sociedad civil- asuman la responsabilidad de entender mejor un fenómeno que es global, pero tiene expresiones locales muy particulares. Y por, sobre todo, generar las condiciones para que el proceso de inmigración se acompañe desde la lógica que le corresponde a nivel internacional: los derechos humanos. “Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento de la Universidad Católica del Maule”.

Rotura del tendón de Aquiles: ¿Cuánto demora en recuperarse?

  • Es una lesión que podría sufrir cualquier persona, pero se presenta principalmente en quienes practican actividades deportivas de alta exigencia. La rotura del tendón de Aquiles puede ser total o parcial y responde a “microtraumas repetitivos”, debido a fuerzas excesivas que superan su capacidad elástica y que son derivados de una sobreexigencia lo que después de una cirugía demanda hasta 6 meses de recuperación.

Los tendones son tejido conectivo fibroso que une los músculos a los huesos y sirven para mover estas estructuras. En este caso, “cumple una doble función en lo que se refiere a flexión plantar de tobillo y colabora con la flexión de rodilla. Participa en casi todas las actividades de la extremidad inferior. Genera fuerza y potencia, por lo que participa en los movimiento de marcha, trote, carrera y saltos”, explica Gabriel Araya, kinesiólogo y académico de la Facultad de Medicina y Ciencia de la U. San Sebastián.

Cuando ocurre una rotura, como ocurrió en la pierna izquierda del arquero chileno del Manchester City, Claudio Bravo, se trata de “la pérdida de continuidad tendínea que tiene este tejido que se va a insertar en el hueso calcáneo. Es parte de la musculatura posterior de la pantorrilla”, comenta Araya.

El académico señala que esta lesión se asocia a microtraumas repetitivos, es decir son pequeñas cargas anormales que se aplican sobre el tendón sin la recuperación adecuada. Si no hubo una correcta dosificación, recuperación o evaluación temprana, se empiezan a producir inflamaciones y degeneraciones que pueden terminar con en la rotura total por sobreentrenamiento o sobreexigencia”.

El kinesiólogo precisa que “la función del arquero es explosiva bajo ciertas circunstancias, generando movimientos de carreras, salto y pivotes en períodos cortos de tiempo cuando entra en acción frente a una jugada. Además, no responde a la lógica de los movimientos aeróbicos de jugadores en otras posiciones, como los volantes, que tienen que moverse variados metros de un lado para otro en cancha y por varios minutos”.

Tratamiento

Araya señala que ante esta rotura se requiere de una cirugía cuyo objetivo es unir los extremos cortados del tendón de Aquiles y suturarlos, por lo que se produce una cicatriz y un cambio en la actividad que debe ser tratado mediante rehabilitación kinésica, junto a todo lo que implica reestablecer la funcionalidad de la extremidad inferior del deportista.

El docente afirma que “las primeras cuatro semanas se trata de proteger el tejido reparado quirúrgicamente (mediante férula), disminuir inflamación, manejar el dolor, controlar el soporte de peso y retardar la posible atrofia muscular generada (debido a la inmovilización). Entre la cuarta y octava semana se debería reestablecer la función de la extremidad y la persona podría estar caminando prácticamente sin dolor. Posteriormente entre el quinto y séptimo mes, se puede pensar en el regreso a la actividad deportiva y con estándares de alto rendimiento”.

Sin embargo, el kinesiólogo recalca que “es indispensable rehabilitar la cicatriz y reestablecer la función del tendón de Aquiles e ir aumentando la carga sobre él a medida que disminuye el dolor e inflamación”.

Respecto a si la edad de un deportista es un factor importante en la recuperación, Araya afirma que “es un hecho que existe un envejecimiento de los tejidos en las personas y los deportistas de alto rendimiento no están exentos de aquello, además de que están sometidos a constantes cargas físicas y su probabilidad de lesión es más alta que en la población general”. Por eso es que para la etapa de reintegro deportivo es fundamental la participación de un kinesiólogo, mientras más temprano comience la terapia mucho mejor será la rehabilitación y pronóstico del deportista.

Doctorado en Ciencias Agropecuarias de la Universidad Católica de Temuco

  • La convocatoria para postular al Doctorado en Ciencias Agropecuarias de la Universidad Católica de Temuco año 2019 se encuentra abierta hasta el 8 de octubre del presente año.

El Doctorado en Ciencias Agropecuarias integra las áreas productivas de origen terrestre y acuático, en un programa académico y científico, orientado a crear conocimiento básico y aplicado de alto nivel en las áreas de producción animal y vegetal, de organismos acuáticos y terrestres, y de la sustentabilidad de los sistemas productivos.

Este programa reconoce la concepción tradicional de las Ciencias Agropecuarias como aquellas áreas de la actividad humana que buscan mejorar el cultivo de la tierra, así como la crianza de animales terrestres como fuente de alimentos para el hombre.  Sin embargo, incorpora la producción animal acuática (acuicultura) en esta definición, entendiéndola como una nueva fuente de producción de alimentos en el mundo y cuyas prácticas productivas suelen tomar como ejemplo las prácticas ocurridas en el ambiente terrestre. En ambos ambientes (acuáticos o terrestres), se realizan formas de intervención en los procesos naturales para aumentar o mejorar la producción, tales como la protección contra depredadores, el control y tratamiento de enfermedades, el control de la reproducción y el mejoramiento genético, y programación de la alimentación en base requerimientos nutricionales específicos.

El Doctorado está dirigido a profesionales – licenciados o magister – en áreas de las Ciencias Veterinarias, Ciencias Agronómicas, Ciencias de la Acuicultura, Ciencias Ambientales, Ciencias Biológicas, Ciencias del Mar y/o equivalentes, que buscan una formación en el diseño y desarrollo de investigación de calidad, que permita una mayor eficiencia de los sistemas agropecuarios minimizando sus impactos en el ambiente.

El programa cuenta con 3 becas de arancel completo y 3 becas de manutención.