28 agosto, 2018
  • Artículo de Francisca Cruz Infante, psicóloga de Apoyo Académico, Universidad de los Andes.

Existen tres conceptos claves a tener en cuenta para llegar íntegros al 26 de noviembre y poder rendir la PSU de la forma esperada luego de meses de estudio intensivo: planificación, constancia y motivación.

¿Por qué la planificación? Esta es la mejor manera para prevenir el estrés, el cual tiene una influencia muy importante en el rendimiento. Es por esto que es necesario mantenerlo a raya para centrarnos en lo importante y no paralizarnos por sus efectos. Si este se mantiene en un nivel adecuado, nos movilizará. En cambio, si dejamos que nos supere, nos bloqueará.

El estrés se combate con planificación, esto significa mantener un sistema de estudio organizado.

  • Organizar los temas de estudio pendientes en etapas y distribuirlo en semanas y meses restantes de manera gráfica en un calendario.
  • Plantearse pequeñas metas diarias y semanales, que sean realistas y alcanzables.
  • El calendario debe incorporar no solamente el estudio, sino que darle tiempo al ejercicio, celebraciones y compromisos.
  • El tiempo utilizado en planificar es una inversión que potenciará el desempeño.

¿Por qué la constancia? Porque ya estando casi en septiembre, las energías comienzan a agotarse, los nervios van en aumento, y el no obtener los resultados esperados nos desanima fácilmente.

  • Es común que a veces los resultados fluctúen, y puede suceder que obtengas un mal puntaje en un ensayo luego de haber obtenido una seguidilla de buenos puntajes. Pero esto no puede ser motivo para rendirse o desanimarse.
  • Seguir practicando, seguir ensayando y sobre todo no perder el ritmo de estudio.
  • Intenta seguir ciclos de estudio de 45’15’. Los 45 minutos deben ser de calidad, es decir habiendo cubierto necesidades que pudieran surgir a lo largo del estudio, y en especial mantener tu celular en modo avión para no tener distracciones. En tus 15 minutos de descanso intenta cambiar de ambiente, moverte, comer y tomar algo. Con los ciclos de estudio aprovecharás los peaks de concentración y recuperarás energías para el siguiente ciclo.
  • Intenta ingerir comidas saludables y livianas que te permitan seguir estudiando mientras tu cuerpo se preocupa de hacer la digestión. Comidas pesadas harán que la prioridad de tu organismo sea digerir y sentirás cansancio y sueño para estudiar.
  • Procura regularidad en tus horas de sueño. Preocúpate de dormir entre 7 y 8 horas y no te quedes estudiando hasta tarde pues la prueba no es de noche. Es mejor habituarse al estudio durante la mañana y así te será más fácil rendir el día de la prueba.

¿Por qué la motivación? La motivación es un móvil para la acción. Esta no siempre es innata o intrínseca y, en esos casos, debemos ser creativos y buscar pequeñas recompensas que nos movilicen a seguir estudiando.

  • Pensar un sistema de premios que nos comprometa a seguir. Por ejemplo, tres metas pequeñas cumplidas nos dan derecho a acceder a un tipo de premio, y tres metas grandes cumplidas nos dan derecho a acceder a otro tipo de recompensa.

Algunas recomendaciones para noviembre:

  • Dedícate a hacer ensayos diariamente. Recuerda que los ensayos realizados deben ser corregidos para identificar el error y luego repasados para no volver a cometer la misma falta. No sirve hacer ensayos si no los corregimos pues volveremos a equivocarnos en lo mismo.
  • Simula el ambiente de la PSU: realiza los ensayos en silencio, a las mismas horas de las pruebas, y no te permitas «lujitos» que no se podrán el día de la prueba (usar calculadora para realizar algunos cálculos, pausas durante el ensayo, revisar fórmulas en el cuaderno, entre otros).
  • Controla tu tiempo con un cronómetro. Recuerda que preguntas que te parezcan más difíciles deben ser marcadas con un asterisco y dejadas para después. Esto te permitirá avanzar en el resto de las preguntas y no perder tiempo.
  • Utiliza hoja de respuestas durante los ensayos, para familiarizarte con ellas y acostumbrarte a ir pasando las respuestas de inmediato.
  • Recuerda no perder la paciencia, queda muy poco para tener tus merecidas vacaciones.

¡Mucho éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *