5 septiembre, 2018
  • Temuco sigue haciendo historia. La Araucanía liderará en la lucha contra la marea roja a nivel país. Esto, gracias al desarrollo de un sistema de alerta temprana que están trabajando científicos de Universidad de La Frontera y que busca ayudar a comunidades, gobierno e industria a anticiparse a este fenómeno responsable de cuantiosas pérdidas.

    A fines de 2016, los brotes de marea roja ocasionaron una pérdida estimada de US$ 800 millones en Chile, cuando las autoridades decretaron zona de catástrofe el borde costero de la Región de Los Lagos.

    Precisamente este es uno de los fenómenos que buscan evitar expertos chilenos y japoneses, quienes desarrollarán un inédito sistema de alerta temprana que permita monitorear, predecir y detectar los brotes de marea roja en el sur de Chile.

    La iniciativa –financiada por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), por $3.000 millones– y que será desarrollada por Universidad de La Frontera, busca elaborar un sistema de detección de microorganismos para que las comunidades costeras, empresas y autoridades puedan anticipar este fenómeno y tomar medidas.

    Esto, como parte de los objetivos de Universidad de La Frontera de aportar ciencia con sentido capaz de encontrar soluciones a problemas reales del país.

    El trabajo que parte hoy, tendrá una duración de cinco años, período en el cual científicos de la Región trabjarán para hacer realidad este propósito.

    En la actividad de lanzamiento realizada hoy participaron autoridades de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (SUBPESCA); el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA); Ministerio de Salud (MINSAL); y en el desarrollo del proyecto, también trabajarán investigadores de las universidades de Antofagasta y Los Lagos.

    Precisamente en esta relación colaborativa hizo hincapié el rector de Universidad de La Frontera, Eduardo Hebel, quien mencionó que “hoy en día los científicos no pueden trabajar solos; la asociatividad y la internacionalización son el camino. Este proyecto que estamos lanzando tiene esas particularidades: acerca la ciencia a la población y a la realidad del entorno, con un fuerte componente social que mejora la calidad de vida de las personas”.

    Por su parte, el embajador de Japón en Chile, Yoshinobu Hiraishi, expresó que “en nuestro país hemos apoyado por varios años a Chile con el objetivo de mejorar la calidad de vida pesquera y el fomento productivo. A modo de ejemplo, desde  la década del 70 hemos financiado diferentes proyectos a lo largo del país, que han ido en directo beneficio de las comunidades costeras, lo que nos pone muy felices. Esperamos esta iniciativa profundice la cooperación acuícola y la relación como socios”.

    Asimismo, en la cita expusieron el investigador UFRO a cargo del proyecto Milko Jorquera y el experto internacional en microbiología de la Universidad de Kioto, Fumito Maruyama, quien fue reconocido como el mejor investigador joven de la Sociedad de Microbiología de Genoma de Japón en 2017 y fue ganador del Premio Joven Investigador, Sociedad Japonesa de Ecología Microbiana en 2016, quien explicó los alcances técnicos del proyecto y guiará la iniciativa desde el sur de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *