7 septiembre, 2018
  • Las tradiciones y nuestra identidad nacional vuelven a tomar vida en Fiestas Patrias a través de la música, las comidas y los juegos.

Sin dudas que las celebraciones de septiembre en nuestro país se han convertido en un espacio prolongado para poder disfrutar y compartir con la familia y amigos, más todavía si este año los festejos se extenderán por seis días. Lo anterior, resulta un desafío en la actualidad, considerando la presencia permanente y potente que nos entrega la tecnología a través de los teléfonos celulares, computadores, tablets y otras alternativas de recreación, que dificultan
la sana convivencia familiar.

Captar la atención no es fácil, por ello, toma relevancia la posibilidad de que tanto adultos como niños, ya sea en una ramada, en el campo, montaña, playa o la misma casa, se agrupen en torno a objetos simples, rescatando de paso esos juegos típicos que nos acompañan históricamente. Jessica Mondaca, directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Física de la
U. Católica del Maule (UCM) recomienda a las familias organizarse y planificarestas actividades recreativas, tal y como lo hacemos con las compras de la carne, empanadas o bebidas, con el afán de promover la unión y el deporte tradicional.

“La invitación es a disfrutar de la familia, de las cosas sencillas, como dar paseos, caminar, visitar lugares y jugar, no solo los niños, sino también los adultos, ya que nos permite no envejecer y tener más momentos de felicidad, además de obligar a movernos, que es tan necesario para la vida cotidiana”, indicó. La académica UCM, recomienda juegos conocidos, de fácil acceso y los cuales se pueden practicar en diversos espacios, tales como los trompos, volantines, yincana, rayuela, carrera en saco, emboque, tirar la cuerda, entre otros.

“Es necesario que exista un balance entre lo que consumo versus lo que voy a gastar en calorías, por ejemplo, bailar cueca es una gran alternativa”, aseveró, agregando que “Hay que aprovechar la diversidad de ofertas que hay, ya que es importante comer, hay que disfrutar y está permitido, pero siempre compensando, para que no nos enfermemos”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *