26 octubre, 2018
  • La instancia convocó a expertos provenientes de diversas instituciones, internacionales y nacionales, quienes compartieron sus experiencias y técnicas utilizadas para mejorar la permanencia de los estudiantes en la universidad.

Según datos del Ministerio de Educación, tres de cada diez estudiantes abandonan sus estudios en el primer año. Esta cifra fue la que motivó a Universidad de Las Américas a organizar el Congreso Internacional de Estrategias de Apoyo a la Progresión Académica en Estudiantes Universitarios de Primer Año, con el fin de compartir las investigaciones y estudios realizados para el apoyo efectivo al progreso académico de los estudiantes universitarios.

“Surge como un imperativo la necesidad de generar estrategias de apoyo y acompañamiento de los estudiantes que ingresan a la educación terciaria universitaria, con la finalidad de que el acceso a la educación superior, tan preciado y valorado por las familias, se traduzca en permanencia, desarrollo y egreso efectivo”, aseguró Pilar Romaguera, Rectora de UDLA, en su discurso inaugural, precisando que en la era de la información y el Big Data, es muy relevante generar y utilizar este conocimiento con el fin de conocer mejor a los estudiantes para brindarles el apoyo que necesitan.

El Congreso, organizado por Universidad de Las Américas, reunió a expertos provenientes de diversas instituciones internacionales, tales como Eastfield College (Estados Unidos), Universidad Latina (Costa Rica) y Universidad Privada del Norte (Perú), y la Universidad de La Frontera, Universidad San Sebastián y Universidad Católica de la Santísima Concepción, a nivel local.

Talentos y asignaturas

Entre las presentaciones destacó la exposición del Dr. Francisco Javier Gil, Director de la Cátedra Unesco sobre Inclusión en Educación Superior Universitaria y del Programa de Acceso Inclusivo Equidad y Permanencia de la Universidad de Santiago de Chile. “Los talentos académicos están igualmente distribuidos, entre ricos y pobres, todas las etnias, todas las culturas, entre mujeres y hombres, en campo y ciudad; entonces, a cada colegio de Chile asisten jóvenes con talentos especiales para la vida universitaria”, afirmó, enfatizando que son precisamente “esos colegios los que aprovechan al máximo la oportunidad de aprendizaje, pues sus miembros son los más aplicados y lo siguen siendo después en la universidad”.

 

Ana Moraga, Vicerrectora de Pregrado de la Universidad de la Frontera, explicó que el aumento de la matrícula en la educación superior implica mayor diversidad, lo que, sumado a los nuevos
desafíos del siglo XXI en la formación de profesionales, hace necesaria la consolidación de este
tipo de programas de apoyo.

Facilitar la transición a la vida universitaria de estudiantes de 1° año, a través de un trabajo integrador que fortalezca habilidades personales y conocimientos, fue una de las ideas expuestas por Verónica Mayorga y Marcela Mora del Centro de Acompañamiento del Estudiante, de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

En tanto, Paola Fuentes, directora nacional del Instituto de Rendimiento y Apoyo al Estudiante, de la Universidad San Sebastián, señaló que la validación de los programas de Acompañamiento por parte de los estudiantes va más allá de las tasas de aprobación, o de la retención, su significancia radica en el refuerzo permanente de la autoeficacia de sus participantes. Gonzalo Vallejo, Vicerrector Académico de UDLA, comentó que Universidad de Las Américas cuenta con un Sistema de Apoyo al Estudiante, que es un sistema orgánico de apoyo permanente que promueve la permanencia y la progresión académica de los estudiantes y, además, favorece su desarrollo integral, tanto en el ámbito académico como en el personal y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *