3 enero, 2019
  •  La Carrera, a diferencia de otras universidades, incluye 7 internados profesionales en campos clínicos, en vez de 5 como es el general. La formación incluye una amplia mirada en las áreas cardiorespiratoria, músculo esquelética y neurológica, tanto infantil como en adultos. Hospitales, clínicas, clubes deportivos, centros de alto rendimiento, centros neurológicos e incluso establecimientos clínicos en Canadá, Australia y Barcelona, forman parte de la red de formación práctica.

En el marco de la Semana del Postulante de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que se extiende hasta este viernes 28 de diciembre en el Centro de Extensión de la Universidad (Alameda 390, Santiago), directivos y egresados de la Carrera de Kinesiología de la UC, abordan la importancia del extendido internado clínico que caracteriza a este programa de estudios. Más de 35 establecimientos de salud pública y privada, centros de alto rendimiento y clínicas universitarias de Chile, Canadá, Australia y Barcelona, forman parte del campo de práctica profesional.

Kinesiología UC cuenta con 36 establecimientos para prácticas clínicas, dentro de los que destacan los 14 centros de la Red de Salud UC, que van desde el Club Deportivo UC, Áncoras, Centro UC Down, Clínica San Carlos de Apoquindo y Hospital Clínico UC; y se suman 22 establecimientos entre los que se incluyen: Fundación Alter Ego, Corporación Edudown, Patronato Madre-Hijo, Corporaciones Municipales, Complejo Asistencial Dr. Sótero del Río, Pequeño Cottolengo, Fundación Las Rosas, Hospital Josefina Martínez, Hospital del Trabajador, Hospital Clínico La Florida, Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda, entre otros. Y por último, entrega la oportunidad de realizar un internado electivo en la Universidad Alberta de Canadá, Universidad Católica Australiana y el Centro de Alto Rendimiento San Cugat de Barcelona.

Según Javiera Fuentes, Directora de la Carrera, las cualidades que diferencian al kinesiólogo UC se sustentan en los pilares de práctica clínica, aprendizaje centrado en el estudiante, y atributos de profesionalismo, en donde se identifican algunas habilidades transversales que se promueven e intencionan durante el plan de estudios, entre ellas: liderazgo, comunicación, pensamiento crítico, orientación a la calidad, actuar ético, orientación al aprendizaje, trabajo en equipo, compromiso social, diversidad e interculturalidad. Del mismo modo, la metodología de aprendizaje centrada en el estudiante, contempla cursos con un alto nivel de exigencia, y se han incorporado innumerables innovaciones docentes que hacen que el proceso sea activo, y que ellos sean responsable de lo que van aprendiendo.

Un aspecto muy importante y diferenciador es la práctica clínica, incorporando actividades clínicas con pacientes reales en campos clínicos de alto nivel, desde el quinto semestre de la carrera, lo que se suma a la gran cantidad de horas de práctica profesional al realizar 7 internados clínicos.

Nicole Budnik, kinesióloga egresada en el año 2016, comenta que realizó internados en el Centro Kine Self de Los Domínicos, del área musculoesquelético; después en la Clínica San Carlos de Apoquindo, en el área Cardio Respiratoria Adulto; luego en el Hospital Clínico La Florida, en las áreas de neurorehabilitación y respiratoria infantil; en el Centro Médico de San Joaquín, en neurorehabilitación adultos; en MEDS y finalmente en el Club Deportivo Cruzados de la UC. “Actualmente trabajo en MEDS. Creo que pocos tenemos la oportunidad de pasar por todas las áreas que existen en kinesiología. Esta experiencia nos sirve mucho para saber qué es lo que nos gusta y fortalecer así nuestras habilidades en esas áreas. Es muy bueno poder tener una visión más completa. Pienso que en el campo clínico es cuándo más se puede aprender y ganar experiencia con apoyo de los tutores y de los otros profesionales. En terreno es el momento de demostrar proactividad, entusiasmo y motivación, y eso lo valoran mucho los tutores y los mismos pacientes”.

En cuanto a la mirada asistencial, Budnik señala que la Universidad le enseñó a ver a las personas de una forma muy integrada y multidisciplinaria. “La prueba más real de ese abordaje es cuando uno pone esa estrategia en práctica y logras ver el verdadero impacto en el paciente, en la adherencia y resultado de su tratamiento. Si los pacientes están contentos, cumplen con las instrucciones…esto va más allá de la bibliografía, sino de la individualidad de cada paciente, sus desafíos y condiciones propias”.

Joaquín Ramírez, kinesiólogo egresado a inicios de 2017, comenta que realizó sus internados en el Hospital Clínico UC, Clínica San Carlos de Apoquindo, Pequeño Cottolengo, Clínica MEDS, Fundación Las Rosas, Hospital Josefina Martínez y Hospital de Urgencia Asistencia Pública (HUAP). Este amplio recorrido instaló en él habilidades de servicio en distintos ambientes clínicos, atendiendo las necesidades de cada población. Una vez egresado, estuvo de reemplazo en campañas de invierno y turnos de contingencia en el Hospital Josefina Martínez y en el HUAP. “Lo ideal fue haber pasado por todas las áreas de kinesiología, lo que a uno le permite reconocer sus aptitudes y gustos en los ambientes clínicos. A mí siempre me gustó el área hospitalaria. Al inicio uno está con muchas dudas, temeroso de hacer cosas, y a medida que va pasando el año uno va adquiriendo más seguridad. Creo que fue favorable para mi tener toda esa experiencia en ámbitos públicos, privados, viendo todo tipo de pacientes. Hoy elijo el área respiratoria pediátrica y UCI”.

Finalmente, para Victoria Hernández, egresada en 2016; “los más beneficiados con pasar dos internados de cada una de las áreas de intervención kinesiológica, somos nosotros. Hoy me dedico al área de neuro rehabilitación pediátrica y trabajo en el Centro Amancay de Las Condes, tratando a niños en el centro ambulatorio y en domicilio; y en el Hospital Josefina Martínez de Puente Alto. Las patologías más frecuentes en las que interviene son parálisis cerebral, síndromes genéticos y enfermedades neuromusculares.

“La neuro rehabilitación me permite tener una visión integral del paciente y de su entorno biopsicosocial, dado que generalmente los niños con problemas neurológicos presentan problemas en su desarrollo motor, generalmente están asociadas a alguna dificultad músculo esquelética o cardiorrespiratoria. Uno logra aplicar todo lo aprendido y tratamos de hacer partícipes a familiares y cuidadores”, finaliza Hernández.

La carrera de Kinesiología de la UC desde este año abrirá otros lugares de práctica clínica, que tienen como objetivo incorporar áreas menos desarrolladas, e igualmente importantes, tales como la investigación en kinesiología.