3 enero, 2019
  • “La capacidad de desarrollo de un país está dada por la capacidad de innovar e investigar en los temas que son relevantes para su desarrollo”, afirmó Álvaro Rojas.

El déficit de recursos disponibles para investigación en Ciencia y Tecnología “es un problema crónico”, según plantea el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas. Y agrega que si bien el Estado no ha incrementado adecuadamente la inversión en esta área, “el mayor déficit proviene desde el sector privado”. Por esto propone que se revisen los incentivos tributarios que actualmente se entregan a las empresas que invierten en esta materia.

De acuerdo a datos de la OECD, el sector privado chileno invierte mucho menos en investigación que en el resto de los países de ese grupo e incluso estamos por debajo del promedio de esa organización. “Chile destina una proporción muy baja de su PIB a Ciencia y Tecnología, alrededor del 0,4%, en comparación  con países del mismo nivel de desarrollo o de aquellos que en algún momento estuvieron en el mismo nivel que nuestro país pero que actualmente están en otra categoría y que destinan valores sobre el 1% o incluso el 2%. De su PIB a este ítem”.

A juicio de Rojas “esto tiene repercusiones en el largo plazo porque la capacidad de desarrollo de un país está dada por la capacidad de innovar e investigar en los temas que son relevantes para su desarrollo”. De acuerdo a los datos internacionales, dice el rector, “los países que tienen un mayor gasto del PIB en Ciencia y tecnología lo son también por un mayor gasto privado, el sector privado de las empresas, fundaciones y otras instancias destinan recursos privados no públicos a estos temas, pero en Chile esa cifra es muy baja. Yo creo que ahí hay una deuda del sector privado”.

Además, estima que se debe considerar que “los instrumentos que facilitan la transferencia de recursos del sector privado a ciencia y tecnología no son eficientes. Si somos optimistas podríamos pensar que los instrumentos que existen de descuentos tributarios son insuficientes para motivar la inversión privada en dicha área, pero que eso se puede revertir con incentivos tributarios adecuados”.

La autoridad académica otorga un grado de responsabilidad al gobierno en los déficits actuales para I+D: “Yo veo una ambivalencia en el discurso con respecto a ciencia y tecnología porque por una parte se dice que es importante, pero en la práctica no se toman las medidas con respecto a cómo poder incentivar el desarrollo de la ciencia. Creo que hay una brecha entre el discurso y la realidad, una brecha que es crónica pero que en este gobierno se ha enfatizado más”.

Y según enfatiza, “el Presidente Sebastián Piñera habla permanentemente del tema de la innovación y del desarrollo en los foros a los cuales acude, pero cuando uno ve la realidad de los presupuestos existentes en lo público eso no se refleja y tampoco se ve que se estén haciendo estudios que apunten a facilitar el traspaso de recursos desde de los privados.

Según Rojas, “para resolver esto no hay que descubrir la rueda, sino que mirar experiencias exitosas de otros países que han funcionado. Son iniciativas que deben partir desde el Ministerio de Hacienda, cuando le tomen el peso al problema, y del Ministerio de Economía, que es el responsable de los temas de innovación y ciencia”. Y puntualiza que “se debe evaluar qué significa meterle un poco la mano en el bolsillo del arca fiscal ahora. Implica una menor recaudación hoy, pero es una menor recaudación en el corto plazo que tiene una amplia y larga compensación en el largo plazo”.