10 enero, 2019
  • La V Jornada Internacional de Trauma Psíquico fue organizada por la Asociación Chilena de Estrés Traumático (ACET) y las Escuelas de Medicina y Psicología de la Universidad Católica del Maule y U. Adolfo Ibáñez.

Con el objetivo de proporcionar una instancia de actualización e intercambio de conocimientos recientes en torno al trauma psíquico, desde la neurobiología, su impacto en la salud mental y física, y las intervenciones terapéuticas efectivas, poniendo énfasis en las diferencias de género es que se realizaron estas V Jornadas Internacionales de Trauma Psíquico.

Debido a que el trauma psíquico tiene diversas consecuencias en la salud de las personas que lo han experimentado y que ahora se trata de un tema que tiene mayor presencia debido al impacto que han tenido casos conocidos a través de la prensa y cuyo impacto social ha sido de gran notoriedad, la Asociación Chilena de Estrés Traumático (ACET) en conjunto con la Universidad Católica del Maule, la U. Adolfo Ibáñez y UTalca se unieron para generar esta incitativa.

Según la Dra. Carolina Salgado, presidenta de ACET y docente de Medicina UCM, “Los eventos traumáticos en Chile y el mundo son muy frecuentes, cerca del 80% de la población ha vivido o ha estado expuesto a algún evento traumático. El impacto en la salud mental puede ser variado, desde trastornos depresivos, trastornos ansiosos, trastorno de estrés traumático, trastornos por uso de sustancias, trastornos somatomorfos, trastornos de personalidad, etc.”, explicó.

Cinco años de trabajo

Ya en su quinta versión las Jornadas han podido conectarse con las necesidades y demandas sociales de salud mental de la población, a partir de la incorporación de “Temas muy contingentes como género y trauma, políticas que afectan y discriminación de minorías”, destacó la Dra. Salgado.

“Se ha tratado de una experiencia enriquecedora, que atrae y aglutina los distintos actores que trabajan con trauma y quieren compartir y aprender de sus experiencias. Además, ha sido una oportunidad de descentralizar eventos académicos a otros lugares de Chile”, manifestó.

El gran desafío de este trabajo a futuro es que se pueda conectar y pueda incidir “En políticas públicas en favor de la salud mental de la población chilena, aportando, además, a grandes temas como la equidad de género, entre otros. Además de sensibilizar a los líderes y gobernantes, educándolos con respecto al impacto del trauma psicológico, no solo a nivel de salud mental sino también como colectividad”, puntualizó la psiquiatra.

En sus tres días de duración las jornadas incluyeron charlas, simposios, presentación de posters, además de talleres optativos previos a la realización del evento.