21 enero, 2019
  • Trabajo de científico chileno fue publicado en la prestigiosa Revista Nature.

Información clave para entender los enigmáticos agujeros negros en el universo, aportó el Dr. Francisco Pozo Núnez, astrónomo chileno que integró un grupo de investigación internacional que presentó un trabajo que por su implicancia fue publicado en Nature, revista científica considerada referente a nivel mundial.

“Con nuestras observaciones probamos la existencia de material de alta densidad que ha sido lanzado hacia las afueras de un agujero negro supermasivo. El fenómeno se produce debido a la fuerza de presión de radiación ejercida sobre el polvo ubicado alrededor de un disco de acreción”, indicó el profesional formado en la Universidad Católica del Norte (UCN), quien agrega que esta nueva componente podría representar el origen del gas que orbita alrededor del agujero negro. “La velocidad de este gas es ampliamente usada para estimar las masas de agujeros negros supermasivos”, complementó.

El proyecto fue planeado y ejecutado durante una estadía del científico chileno como investigador en la Universidad de Haifa en Israel, en colaboración con la Universidad de Tel-Aviv y la Universidad de Bochum en Alemania

El objetivo del equipo fue estudiar el interior de las galaxias activas que tienen agujeros  negros supermasivos y poder responder a preguntas sobre el origen de la enorme cantidad de energía que estas emiten. Sobre el impacto de este trabajo en la astronomía mundial, el Dr. Pozo indicó que el uso de un nuevo sistema de observación en conjunto con la implementación de observaciones robóticas, permitieron alcanzar una precisión fotométrica sin precedentes, lo que ha conducido al descubrimiento de este material alrededor del agujero negro. “Nuestro estudio tiene un impacto directo sobre la medición de las propiedades físicas fundamentales de los agujeros negros y su evolución en el universo”, puntualizó.

OBSERVACIÓN

Las observaciones de este agujero negro supermasivo fueron realizadas por el telescopio de 46 centímetros perteneciente al observatorio Wise de la Universidad de Tel-Aviv, ubicado en el desierto de Negev en Israel. “Implementamos un sistema de observación único en el mundo, que consiste en el uso de filtros específicamente diseñados para captar la emisión del disco de acreción y sus alrededores”.

Agregó que un primer estudio sobre el tema fue publicado en la revista Publications of the Astronomical Society of the Pacific. A este trabajo se sumó el reciente presentado en Nature, revista que ocupa el primer lugar en ciencias multidisciplinarios en el índice WOS (Web of Science), y que está en el top del cuartil superior de los distintos indicadores a nivel mundial.

El Dr. Pozo desarrolló sus estudios de pregrado en Licenciatura en Física con mención en Astronomía en la UCN y realizó sus estudios de magíster en esa casa de estudios superiores. En la actualidad, trabaja en el Instituto de Astronomía de la Universidad de Bochum (Alemania) en conjunto con el Instituto Nicolaus Copernicus de Warsaw en Polonia, junto con mantener una colaboración con el Instituto para la Astronomía Max- Planck y el Instituto para Estudios Teóricos de Heidelberg en Alemania.

“Me gustaría continuar mi investigación en agujeros negros supermasivos y seguir estudiando nuevas tecnologías que puedan servir para obtener datos con alta precisión que nos permitan responder a preguntas más complejas sobre la evolución de las galaxias en el universo”, sostuvo el investigador. El decano de la Facultad de Ciencias de la UCN, Miguel Murphy, resaltó que este logro demuestra la calidad del capital humano avanzado que está siendo formado en la Universidad, en especial en el área científica y en un sector específico de alta complejidad y proyección como es la física y la astronomía. El artículo publicado en Revista Nature está disponible en: https://rdcu.be/be4e1