21 enero, 2019
  • Con la convicción de que la UPLA es la mejor en la formación docente, Tomás Verdejo Barraza, egresado del Colegio Aconcagua, cumplió su sueño.

Ansioso y con los brazos abiertos para acoger las nuevas experiencias dijo estar Tomás Verdejo Barraza, puntaje nacional PSU en Matemática, quien se matriculó en la Universidad de Playa Ancha (UPLA) para cursar la carrera de Pedagogía en Matemática.

Con 18 años, el egresado del colegio Aconcagua de Quilpué obtuvo 850 puntos en la prueba de selección universitaria de matemática y 690 en la de Lenguaje y Comunicación, por lo que gracias al puntaje promedio entre dichas evaluaciones quedó preseleccionado para la Beca Vocación de Profesor. Con ella, el Ministerio de Educación financia la matrícula y el arancel total de la carrera, más un aporte de 80 mil pesos mensuales cada año y la posibilidad de estudiar un semestre en el extranjero.

El nuevo estudiante UPLA contó que siempre quiso estudiar pedagogía y que, enfocado en la beca, desde las vacaciones de invierno se preparó solo. A lo anterior, se sumaron las habilidades matemáticas heredadas de su familia, particularmente de su padre, ingeniero civil industrial.

“Desde hace mucho que quería estudiar pedagogía y siempre tuve claro que la UPLA era la mejor universidad para formación de profesores. Y, aunque me recomendaron otras universidades, yo sentía que la UPLA era la que formaba mejor a los docentes, siento que se forman por un lado más social y más humano”, sostuvo Verdejo.

Con una charla que la Universidad de Playa Ancha ofreció en su colegio y revisando, posteriormente, información de la institución, confidenció haber quedado enamorado de la carrera. “La educación es la base de muchas cosas y, tal vez, debe ser ese mismo pensamiento que me provoca un sentimiento de hacerme cargo y enseñar. En el colegio también tuve oportunidades de hacer tutorías a alumnos de mi generación y de otras más jóvenes, y siempre lo disfrutaba. Entonces, en general, que alguien logre aprender algo, por el gusto de aprender más que por el solo hecho de saber, es lo que me cautiva”, confidenció.

La UPLA fue su primera opción y, con el sueño de ser profesor de Matemática, Tomás Verdejo se matriculó en esta casa de estudios, dando con ello su primer paso en la vida universitaria y en lo que será su formación docente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *