15 febrero, 2019
  • Fabián Celis, director de la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la U. San Sebastián, entrega algunos consejos para orientar a aquellos jóvenes emprendedores que tienen una idea y quieren materializarla a través de un proyecto de innovación, invención o modelo de negocios.
  1. ¿Qué debe hacer?  

En primer lugar, ser capaz de identificar si podría o no obtener resultados demostrables de esta innovación en un plazo definido y asesorarse con personas con más experiencia para analizar y evaluar sus pretensiones.

La idea de emprender debe ejecutarse con un sentido o intención, ya que el emprendimiento es la motivación, es el espíritu, la disposición a asumir riesgos calculados, sin embargo, no es suficiente para lograr que una iniciativa sea exitosa.

Es frecuente escuchar casos de emprendedores que fracasaron muchas veces antes de lograrlo, pero ese camino no tiene por qué ser tan accidentado. Es importante que pueda ser orientado en relación a la idea que está incubando.

Por ejemplo, saber si el negocio que se está pensando presenta algún tipo de innovación en relación a lo que actualmente existe en el mercado o en la sociedad, esto quiere decir, que si cree que su idea tiene alguna ventaja por lo novedoso o por la mejora que pueda generar.

  1. 2. ¿Cuáles son los requisitos que debe cumplir?

Debe saber que las ideas no se pueden proteger, a menos que estén escritas. Ésta debe transformarse en un proyecto, con objetivos, compromisos y resultados medibles en un tiempo definido. Este es un proceso más o menos formal que debe ser realizado con ayuda de profesionales o a través de un formato guía de alguna institución que financie proyectos.

Una vez que la iniciativa es evaluada, en forma casi paralela, se debe iniciar la creación de una nueva entidad jurídica: una empresa, que permitirá entrar en los mercados nacionales e internacionales.

  1. 3. ¿Por qué crear una empresa?

Una razón clave tiene que ver con el pago de impuestos. Una persona natural solo puede realizar actividades económicas relacionadas con prestación de servicios, y tiene un tope anual para la tributación, es decir, después de cierto monto no es posible ganar más (mientras más ganas, más impuestos pagas). En el caso de una empresa, es posible realizar todo tipo de actividades económicas y el pago de impuestos está estandarizado en un 30% (impuesto a la renta anual), por lo tanto, se puede producir infinitamente y siempre el impuesto será el mismo proporcional. Además, el impuesto a la renta es utilizado por los países para aplicar leyes específicas de fomento a la innovación a través de la rebaja en el pago de impuestos por realizar actividades de investigación y desarrollo, que incentivan la innovación. Es importante también revisar la legislación en relación a las figuras jurídicas, ya que existen diferentes tipos, y algunas son más adecuadas dependiendo del negocio.

  1. 4. ¿Dónde debe canalizar su inquietud?

Es recomendable acercarse a profesionales de instituciones que cuenten con reglamentación en propiedad intelectual, ya que poseen procesos y procedimientos para canalizar y orientar los primeros pasos. Una consideración importante es que al compartir su innovación se busquen los resguardos mínimos relacionados con la confidencialidad de la información.

Las Oficinas de Transferencia y Licenciamiento (OTLs) de las universidades son estructuras conformadas por profesionales que asisten a la comunidad interna y externa para identificar puntos de colaboración en materia de investigación, innovación y emprendimiento.

Una evaluación preliminar podría permitir distinguir si la idea conduce a un proyecto de base tecnológica o de base NO tecnológica, cuya diferencia fundamental radica en que en el primer caso, supone la utilización de nuevo conocimiento, el que puede ser obtenido como resultado de una investigación científica o a través de nuevas creaciones.

Estas definiciones generan un punto de inflexión en la gestión y es importante detectarlo en etapas tempranas.

Finalmente, se debe tener en cuenta que cualquier iniciativa implica consumo de recursos, propios y de terceros, por lo que la seriedad del trabajo no se puede obviar. Necesariamente se deben completar perfiles de proyectos, formularios de postulación, acuerdos de confidencialidad, presupuestos, planes de negocio, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *