15 mayo, 2019

Al explicar los motivos que llevaron a la entidad a distinguir a la máxima autoridad de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, el escultor José Vicente Gajardo explicó que bajo su gestión “el arte es un compromiso que se ha convertido en señal de identidad de esta casa de estudios”.

Por su destacada gestión y constante difusión realizada en el ámbito cultural, la Academia Chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile otorgó el Premio de Artes Visuales “Marco Bontá” al rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas.

La entrega de la distinción se materializó en una ceremonia efectuada en la sede de la entidad en Santiago, la cual fue encabezada por la primera dama, Cecilia Morel de Piñera, y que además contó con la presencia de la ministra de Las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, junto a la presidenta de la mencionada Academia, Silvia Westermann, entre otras altas autoridades.

Instaurado en 1998 para rendir homenaje al fundador del Museo de Arte Contemporáneo, el Premio Marcó Bontá busca reconocer la labor y difusión realizada en el área de las artes visuales.

El escultor José Vicente Gajardo fue el encargado de exponer los fundamentos que llevaron a la entidad a distinguir a la autoridad universitaria, a quien definió como un gestor cultural, artífice de una contribución real y permanente en pos de la cultura regional y nacional, lo cual se expresa a través de la creación de espacios como el Museo Nacional de la Escultura, la sala Lily Garafulic y la NUGA, entre otros.

“Ha difundido e irradiado su quehacer cultural hacia toda la comunidad de esta importante región de Chile, extendiéndola, además, a buena parte del territorio”, expuso Gajardo.

“Este compromiso del rector y la Universidad de Talca con su comunidad, está muy lejos de ser solo un trabajo de extensión cultual, se trata de generar una expansión genuina y creadora de aquello que ocurre fuera del recinto universitario”, dijo, tras lo cual agregó que “el arte es un compromiso que se ha convertido en señal de identidad de esta casa de estudios”, agregó.

Por su parte, tras recibir la distinción que consiste en un diploma y una obra del escultor Sergio Castillo, el rector Rojas se declaró profundamente conmovido. “Lo entiendo como la síntesis de un esfuerzo sostenido y sistemático desplegado por la Universidad, que por casi un cuarto de siglo me ha correspondido dirigir, en torno a la cultura en sus diferentes manifestaciones, en particular de las artes visuales y la música”, expresó.

“Me emociona saber que nuestro trabajo, que ha tenido a los jóvenes y niños de la Región del Maule en el centro de nuestra mirada, tiene este reconocimiento nacional de enorme prestigio. Esta distinción es por cierto muy inspiradora para todas aquellas personas, que nos dimos a la tarea de proyectar una Universidad más allá de las ciencias”, indicó.

Junto al rector Rojas, se entregó el Premio “Domingo Santa Cruz” a las Artes Musicales al compositor Miguel Farías, mientras que el Premio “Agustín Siré” a las Artes de la Representación y Audiovisuales le fue concedido al bailarín y coreógrafo a Pedro Fernández. Por otra parte, el Premio “Academia” recayó en la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles (Foji), en reconocimiento a su trayectoria y al constante apoyo cultural que aportan a niños y jóvenes del país.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *