24 julio, 2019

Pedro Pablo Aguilar Pinilla, académico de la Escuela de Auditoría de la Universidad Católica del Maule sede Curicó.

“El ministro Felipe Larraín ingresó la indicación comprometida con la DC.” En resumen, el documento señala que el conjunto de medidas que se introducen tiene como objetivo compensar la menor recaudación que provoca volver a un sistema 100% integrado.

En el ex Congreso, los secretarios de Estado indicaron que estas “medidas compensatorias progresivas” permitirán recaudar más de US$470 millones de los sectores de mayores ingresos. Dentro de ellas, señalaron, está la idea de limitar el uso de la figura del generador de mercado o market maker.

El market maker, consiste en generar ofertas de compra y venta de acciones de una empresa, con la finalidad de producir mayor volumen de transacciones, dando mayor liquidez a esa acción. Lo anterior, se realiza a solicitud, obviamente, de la empresa, de la cual corresponden esas acciones, con el objetivo de generar mayor interés de sus acciones, al facultar, que la inversión en éstas, permita un beneficio tributario.

Lo anterior, dado que la Ley de la Renta vigente, establece el beneficio, de liberar del pago de impuestos, por el mayor valor obtenido en la venta de acciones, cuando cumplen con requisitos como, un volumen mínimo de transacciones en bolsa, esto es UF 1.000 en 45 días en un periodo de 180 días. Es decir, compensar, la pérdida de ingresos fiscales por la reintegración, con, entre otros, “regular” un mecanismo que configura un acto de elusión.

Por otro lado, (y para el otro lado) lo que está en juego con la reforma, es revertir, lo que la Reforma Tributaria de la ex -presidenta Bachelet había alcanzado, que era “eliminar” (parcialmente) la integración de los impuestos Empresa-Personas, que venía del régimen del general Pinochet y que significaba eximir de impuestos a las empresas, transformado el pago que efectúan, en un anticipo de los impuestos que corresponderían a sus propietarios.

Esta desintegración (parcial) estaría en la tendencia mundial que considera que las empresas debiesen ayudar a financiar los bienes públicos, bienes que son necesarios para la existencia de las empresas, bienes y servicios, que, de no existir, las empresas tampoco existirían.

Es decir, el Estado, financia (fundamentalmente, con impuestos, de todos sus ciudadanos) organismos e instituciones, como seguridad pública, infraestructura pública, el gasto en educación, de lo cual se “benefician” las empresas.

Por lo anterior, desde la otra vereda, aquí no es una cuestión de recaudación, sino principios (principio del beneficio), donde individuos y empresas, deben contribuir (pagar) considerando sus ingresos (rentas) y beneficios que reciben de los gastos del Estado. ¿Cómo terminará la discusión? That is the questión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *