Daily Archives: 2 enero, 2020

Demre informa de locales de rendición de la PSU

El reconocimiento de salas se llevará a cabo el domingo 5 de enero en todo el país, mientras que la prueba misma se rendirá los días 6 y 7 de enero.

Este jueves, a las 9 de la mañana, los 297 mil estudiantes que deben rendir la Prueba de Selección Universitaria para optar al proceso de admisión a las universidades agrupadas en el Consejo de Rectores, podrán obtener la información respecto del lugar donde rendirán tal examen.

Para acceder a la información sobre el lugar que le corresponde a cada estudiante es necesario acceder a la página https://psu.demre.cl/, ingresar el número del rut y contraseña.

Una vez dentro del sitio, se entrega los datos de lugar, dirección y sala respectiva para poder rendir la prueba estandarizada. La sede está determinada por la comuna escogida por el postulante al inicio del proceso.

La PSU se llevará cabo los días 6 y 7 de enero de 2020, luego de ser aplazada en dos oportunidades debido a la contingencia social que vive nuestro país desde el 18 de octubre.

En tanto, la publicación de resultados de los puntajes PSU se difundirá el martes 28 de enero de 2020, a partir de las  08:00 horas. Asimismo, el organismo entregó las fechas para la etapa de postulación a las Universidades del Sistema Único de Admisión, la cual se desarrollará entre las 09:00 horas del martes 28 y las 18:00 horas del viernes 31 de enero de 2020.

Finalmente, la  publicación de selección se entregará el lunes 2 de marzo de 2020, y al día siguiente, martes 3 de marzo de 2020, comenzará la etapa de matrícula para los postulantes seleccionados en las universidades que participan en el Proceso de Admisión 2020.

La Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios había solicitado al Consejo de Rectores la suspensión de esta prueba, lo que fue rechazado por el órgano de Educación Superior en orden a lo extemporáneo de la solicitud. En ese sentido, Mario Aguilar expresó que el Colegio de Profesores está de acuerdo con la crítica de fondo de los estudiantes y señaló que la decisión de aplazarla hasta enero fue la correcta. “Estamos en fechas límites para que el proceso pueda tener viabilidad, por lo tanto la decisión del Consejo de Rectores (Cruch) de realizar la prueba en estos días de enero es adecuada, particularmente pensando en los miles de estudiantes que se han preparado, no se les puedan cambiar las reglas de un día para otro, sería un perjuicio para ellos que el sistema cambiara abruptamente”.

Finalmente, el dirigente del Magisterio criticó el sistema de admisión a través de la PSU. “Creemos que el Consejo de Rectores debe hacer los esfuerzos por tener una prueba en las mejores condiciones posibles para los estudiantes, pero esperamos que esta sea la última vez que se rinda la PSU, que sea la última vez que esta prueba de carácter segregador se siga manteniendo como forma de selección a la universidades”.

Cuidado con los medicamentos para bajar de peso

Efectos cardiovasculares como taquicardia e incluso episodios psicóticos, son parte de los efectos, asegura la química farmacéutica de la U. San Sebastián, Clarissa Gondim.

Menos de un mes queda para la masiva salida de chilenos a vacacionar. En este poco tiempo, muchas personas comienzan a preocuparse de cómo se verán físicamente.

Para hacer frente a esto, mujeres en su mayoría, recurren a ciertos medicamentos para bajar de peso de forma rápida y muchas veces sin recomendación o prescripción médica. 

¿Cuáles son los riesgos de auto medicarse para reducir el peso corporal? ¿Está preparado nuestro cuerpo para una baja de peso tan rápida en pocos días?

La académica y química farmacéutica de la U. San Sebastián, Clarissa Gondim, puntualiza que “algunos de los medicamentos utilizados para reducir el peso corporal son similares a las anfetaminas. Éstos se venden solamente bajo receta médica, pero aun así, muchas personas acceden a ellos sin visitar al doctor”.

La profesional puntualiza “los peligros de la utilización de estos medicamentos son sobre todo efectos cardiovasculares (aumento de la presión arterial, taquicardia) e incluso, episodios psicóticos y alucionaciones”.

Finalmente, Gondim hace hincapié en que “cualquiera de estos medicamentos debe ser prescrito por el médico tratante puesto que, de esta forma, se conoce las verdaderas necesidades del paciente y se podrá elegir el tratamiento adecuado”.

Investigación permitirá crear bioplásticos a partir de los residuos de la fruta

  • Gracias al financiamiento del Fondo Para la Innovación (FIC-R) del Gobierno Regional de O’Higgins, científicos de la Universidad Católica del Maule (UCM) desarrollarán esta experiencia que potencia la economía circular y la sustentabilidad en la industria agroalimentaria de Chile.
  • La producción de bioplásticos no alcanza el 1% de la producción de plásticos en el mundo, anualmente se producen 300 millones de toneladas versus casi dos millones de toneladas.

Lo que hace años partió como una idea de investigación que abordó en su tesis de pregrado, en relación a la síntesis de bioplásticos utilizando bacterias, el Dr. Rodrigo Andler, de la Universidad Católica del Maule, hoy lo concreta en beneficio de la comunidad mediante el proyecto “Valorización técnico-económica de los residuos frutícolas como sustrato para la producción de bioplásticos”.

Dicha iniciativa es financiada por el Gobierno Regional de O’Higins mediante el Fondo de Innovación Para la Competitividad (FIC-R) del Fondo Naciona de Desarrollo Regional (FNDR).

“Nuestro proyecto permite fomentar la sustentabilidad y la economía circular. Tomamos un residuo de la agroindustria, lo procesamos para obtener azúcares, damos las condiciones óptimas para que crezcan los microorganismos, los cuales producen el biopolímero de manera intracelular, para finalmente recuperar el material y obtener un producto”, destacó el Dr. Andler.

Algo que caracteriza la labor científica del plantel es atender probemáticas reales que presentan sectores de la sociedad local, línea de servicio a la comunidad sobre la cual la directora de Investigación de la UCM, Dra. Karina Vilches, indicó que “Es necesario que los científicos colaboremos y nos unamos para resolver temáticas de la región, dejando el ego y los intereses personales de lado para estar al servicio de la sociedad y sus necesidades.

Nuestros proyectos -Tres en Talca y uno en O’Higgins-, en particular los FIC-R ahora adjudicados, se caracterizan por esto, pues abordan temáticas de interés de la población del Maule y apunta a ser un aporte a la comunidad nacional”, sostuvo.

Producto que se adapta

Junto con reducir considerablemente los contaminantes propios de la producción de plásitco común, el bioplástico además de disminuir su impacto en cantidad de emisiones posee la ventaja de ser altamente flexible, lo que permite a partir de la misma materia prima –deshechos de la fruta- generar diversos tipos de polímero que se comportan de manera similar a los tradicionales.

“El residuo de fruta es sometido a altas temperaturas en presencia de un ácido fuerte, proceso conocido como hidrólisis ácida. De esta manera se favorece la obtención de azúcares que pueden ser metabolizados por las bacterias y generen el bioplástico (…) La gracia de este proceso es que podemos cambiar las variables para obtener diferentes tipos de bioplásticos. Si cambiamos el sustrato y/o bacteria, por ejemplo, podemos obtener diferentes tipos de polímeros, lo que tributará a las distintas apliaciones que tendrán finalmente estos plásticos. Podemos hacer algo similar al polietileno, polipropileno, entre otros”, explicó el investigador de la UCM.

Otra necesidad que encontró el equipo es que Chile está posicionado en la industria del packaging de la fruta –empaque-, por ejemplo en la exportación que va recubierta en una bolsa plástica, sector que invierte mucho en su desarrollo. “Además, se exporta a países desarrollados con exigencias altas que por norma no reciben plástico contaminante, entonces en ese sentido tenemos un doble punto ganador, la utilización de los residuos y enfocarnos en el sector de Packaging para cumplir con el estándar internacional y abrir nuevos mercados”, sostuvo el Dr. Andler.

En esta iniciativa, además se impulsa la labor de nuevos talentos científicos desde el pregrado, con la participación de estudiantes de la carrera de Ingeniería en Biotecnología del plantel, como son Patricio Mora, Camila Hernández, Fernanda González, Scarlet Reyes, Esteban Soto y Victoria Rojas.

Desarrollo desde la ciecia

Como producto comprometido en los tres años de financiamiento, se espera entregar un producto inicial para en una segunda etapa analizar el potencial de comercialización escalando estos procesos, siendo una de las mayores barreras a resolver el alto costo asociado a la implementación de este tipo de tecnología en la industria.

“Es un tema abordable que se aplica en países desarrollados. Producir este tipo de bioplásticos es más caro que el tradicional, es un problema en la producción de bioplásticos en general. Anualmente en el mundo se produce más de 300 millones de toneladas, el bioplástico no alcanza los dos millones de toneladas, lo que representa menos del uno por ciento y el único motivo es su costo, ya que las propiedades son muy similares, son biodegradables y biocompatibles”, sentenció el científico de la UCM.

Economías desarrolladas asumieron la lógica de invertir hoy para mayores beneficios en el mediano y largo plazo, todo para reducir las emisiones de carbono. “Esto tiene que ver además, con construir una mirada sustentable, afortunadamente hoy existe mucha más conciencia verde y cada día más gente cambia su mirada”.

En la implementación de esta tecnología, además se impulsará la generación de redes entre centros de investigación, Universidades y empresas interesadas en ser parte del ciclo de gestión de residuos y producción de plásticos biodegradables. En primera instancia, dicha red de investigación y desarrollo será llevada a cabo entre la UCM, la Pontificia U. Católica de Valparaíso (PUCV), el Centro de Investigación de la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF), la Asociación de Exportadores de Futas de Chile (ASOEX), las empresas frutícolas Frusan y Sugal, y los Institutos de Ciencias Agronómicas y de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de O’Higgins. “De esta forma potenciaremos la competitividad regional. Buscamos establecer in situ, el procesamiento de la materia prima, disminuyendo los costos operacionales de colección de residuos y aportar en la descentralización para el establecimiento de empresas de tecnologías avanzadas”, cerró.

[OPINIÓN] Estallido social, gasto social y políticas públicas: una ecuación deficiente

La Ley de Presupuesto 2020 contempla una proyección de gastos para Agenda Social de US$1.272 millones (US$510 millones para pensiones; US$106 millones para salud y medicamentos; US$306 millones ingreso mínimo garantizado y US$350 millones para plan de reconstrucción).

Nuevamente el “incremento del gasto” se destacó -por parte de la élite política- como un “esfuerzo público” para que Chile alcance un equitativo nivel de desarrollo y sobre todo, para que logre satisfacer efectivamente las demandas sociales. En este marco, es absolutamente relevante para la toma de decisiones, la forma cómo se están gastando los dineros en el ámbito social, y la evaluación de desempeño de programas y políticas sociales. 

Según el último informe de la Dipres que evalúa la efectividad de los programas sociales implementados en 2018, sólo dos de ellos alcanzaron “buen desempeño”, 10 programas un “desempeño medio” y 10 programas alcanzan un “desempeño bajo” o definitivamente “mal desempeño”.

Por otro lado, en julio 2019 la Dipres emanó otro informe con los resultados de la evaluación ex post de programas gubernamentales en 2019: solo uno de los 19 programas evaluados tuvo “buen desempeño”. Mientras, casi el 70% de los recursos incluidos en la evaluación clasificó “mal” o “bajo” desempeño. En definitiva, se perpetúa la tendencia: la mayoría de los programas evaluados durante los últimos años reprueba la evaluación.

Las cifras son alarmantes ya que demuestran que las constantes evaluaciones negativas de buena parte de los programas evaluados por la Dipres no tienen impactos significativos y tampoco existe claridad de las formas en las que se deberían traducir estos impactos. Además de ello, se observa que en general, hay pocas variaciones presupuestarias cuando un programa es reprobado en su evaluación y puede que continúe siendo financiado para el “logro de sus objetivos”.

Entonces, la dificultad no está en el “esfuerzo” que se realiza para aumentar el gasto social, ya que esta es una tarea necesaria, pero por sí sola insuficiente. Los datos evidencian que el grave problema de los programas sociales está en sus nefastos resultados y en el incumplimiento de resolver eficientemente las problemáticas sociales que aquejan a nuestra sociedad, y sobre todo en tener la capacidad, ahora más que nunca, de poder entregar respuestas efectivas a la ciudadanía dadas las emergentes demandas sociales.

Para avanzar en esta materia, es necesaria una urgente preocupación por la forma como se están llevando a cabo las directrices de los programas sociales en Chile. Volver a mirar (por ejemplo) la adecuación de sus objetivos, mejorar las condiciones de la oferta social, cualificar a los equipos profesionales, contextualizar sus pretensiones hacia el contexto local, favorecer la participación de los usuarios en la toma de decisiones, entre otros.

Sólo una fuerte mirada sobre la integralidad, y posteriores ajustes, en las características que complejizan la labor de un programa social, permitirán que el “esfuerzo” no sólo sea hablar de pesos más, pesos menos, sino, un real camino hacia su efectividad.

Fernando Fuenzalida, director de carrera Trabajo Social, U. San Sebastián

Académico de Nutrición y Dietética UC confirma los beneficios de la dieta pescetariana

  • A diferencia de las dietas vegetarianas o veganas, esta corriente alimentaria asegura una ingesta saludable de proteínas y de hierro, potenciando el consumo de pescado, mariscos, legumbres y determinados frutos y verduras. Estudios confirman que incluso disminuye la tasa de mortalidad.

El estilo de vida occidental ha disparado los índices de consumo de alimentos ultra procesados que presumen futuros problemas de salud, ya que son altos en azúcares añadidos, sodio y grasas no saludables. En contraposición a esta realidad, los nutricionistas confirman el resurgimiento de tendencias como las vegetarianas y veganas, y los pescetarianos, segmento que solo consumen pescado y  productos marinos.

Una dieta pescetariana es compatible con una alimentación balanceada y un buen estado de salud. De hecho, un estudio del año 2013 incluso demostró que los pescetarianos tienen una menor tasa de mortalidad en comparación a los no-vegetarianos. Es importante recordar que una dieta pescetariana no significa que la persona deba comer pescado tres veces al día; es una dieta vegetariana que incluye pescados y mariscos, pero muchas de las comidas deben ser a base de proteínas de origen vegetal, como legumbres, tofu, semillas y frutos secos.

Para Juan Pablo Espejo, docente de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Pontificia Universidad Católica, “si pensamos en los nutrientes que aporta un trozo de carne, dentro de los más importantes están las proteínas y el hierro. La dieta occidental de por sí es hiperproteica, y siguiendo una alimentación pescetariana se logra fácilmente cumplir con nuestras necesidades diarias de proteínas gracias no solo al aporte de pescados y mariscos, sino de otros componentes de esta dieta, como legumbres y muchas otras fuentes vegetales”.

El especialista explica que el consumo de pescados y mariscos es algo beneficioso para los pescetarianos respecto de otros tipos más restrictivos de dietas vegetarianas o veganas, ya que se ha demostrado que tienen menos riesgo de desarrollar anemia por deficiencia de hierro.

Por otro lado, si comparamos las carnes rojas con pescados, estos últimos son muy bajos en grasas saturadas y contienen altas cantidades de ácidos grasos omega 3, que han sido vinculados al tratamiento de múltiples condiciones, como dislipidemias, y se ha demostrado que reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular o diabetes, entre otras condiciones. Además, el pescado ayuda a combatir la deficiencia de vitamina D, que en la actualidad abunda en la población chilena; según la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, cerca del 15% de las mujeres en edad fértil y un 20% de los adultos mayores tienen déficit severo de vitamina D en sangre.

Juan Pablo Espejo señala que dada la amplia variedad de vida acuática disponible para los pescetarianos, varía caso a caso el aporte de cada tipo de pescado o marisco, pero todos tienen en común su bajo aporte de grasas saturadas y son ricos en ciertos nutrientes. Por ejemplo, las ostras son uno de los alimentos más ricos en zinc de toda la naturaleza: una porción de 100 gramos aporta cerca de 7 veces nuestro requerimiento diario de este mineral; 100 gramos de choritos o mejillones cubren cerca del 45% del requerimiento diario de zinc, y casi 1,5 veces del requerimiento de selenio. Por otro lado, 100 gramos de almejas aportan cerca de un cuarto del requerimiento diario de calcio, y la totalidad del requerimiento diario de selenio.

Respecto de los riesgos asociados al consumo involuntario de mercurio por la tasa de contaminación marítima, el académico confirma que los pescados y mariscos tienen presencia de mercurio y otras toxinas, lo cual hace válido que nos preguntemos su es viable una alimentación en base a este grupo de alimentos. En quienes hay que tener más cuidado es en las mujeres en edad reproductiva, las gestantes, las nodrizas y los niños pequeños, ya que todos ellos son considerados poblaciones vulnerables por los efectos negativos del mercurio en el neurodesarrollo.

Añade que existen estudios que han demostrado que los beneficios de consumir pescado superan los riesgos relacionados con la ingesta de mercurio; por ejemplo, según un estudio del año 2007, el riesgo de no consumir pescado sería mayor que el riesgo de daño por posibles contaminantes si se consumen sólo 340 g de pescado semanales, y en lo que respecta al riesgo cardiovascular en la población, se ha demostrado que un equivalente a cerca de 320 gramos de pescado disminuye el riesgo de muerte por enfermedad coronaria. En teoría, se podrían consumir hasta siete porciones de 100 gramos a la semana (700 gramos) de cualquier pescado excepto albacora, y sigue habiendo un beneficio para la salud.

A la hora de elegir pescados, hay que considerar que, en general, mientras más grande y predador sea el pez, mayor será su contenido de mercurio. En nuestro país, se ha visto que  la especie con resultados más elevados de mercurio es la albacora, seguido de la cabrilla y el atún en conserva.

¿Cuáles son los desafíos de la Educación en medio del estallido social?

La innovación en los procesos de formación y el rol activo de los estudiantes son algunas de las propuestas para afrontar el cambio de paradigma en la Educación durante los próximos años.

La Educación ha sido una de las principales demandas de las movilizaciones que comenzaron el 18 de octubre de 2019 y también ha sido reconocida como parte de la solución. Temas como la calidad, la accesibilidad, la inclusión y el fin de la segregación son algunos de los desafíos que la comunidad educativa debe enfrentar en miras también a una nueva década.

En el aula de clases, por ejemplo se propone que los docentes puedan tener la capacidad de despertar el interés de los estudiantes por recoger los conocimientos, propios y adquiridos, y sus expectativas para incorporarlas a la formación. “Lo crucial es que el estudiante aprenda de una forma diferente a lo que usualmente está acostumbrado; el aprendizaje basado en proyectos o en problemas son metodologías que se tienen que ir incorporando sí o sí, así como también las tecnologías de la información que permitan que al estudiante los conocimientos le hagan sentido y lo transformen en constructor de su propia formación”, explica Marcelo Arriagada, jefe de la Consultora Ziemax.

En esta línea, el profesional señala que los nuevos desafíos pasan por tres ejes: El primero, “desestructurar los formatos habituales de enseñanza/aprendizaje que tiene mucho que ver la apropiación de contenidos y llevarlos hacia una vereda distinta que tiene relación con el aprendizaje para la comunidad con un fin más allá del conocimiento en sí, que sea transformado en aprendizaje útil para la comunidad, que aporte, porque es la única forma de que cobre sentido”.

En segundo lugar Marcelo Arriagada enfatiza en la importancia de insertar las habilidades del siglo XXI, que están siendo trabajadas por la Unesco, “incorporarlas en el diseño curricular por un lado, y por otro, trabajar en que los procesos formativos de los estudiantes puedan generar sujetos competentes para actuar con el entorno social”.

Y finalmente, destaca que se debe deconstruir el rol del estudiante, para que comience a aprender desde un formato activo y no como uno que sólo recibe información. “Las habilidades del pensamiento no le pertenecen a ninguna disciplina en particular, son transversales y el rol de cada docente es ejecutarlas en la sala de clases cediendo el protagonismo a estudiante para que vaya desarrollando aquellas habilidades de pensamiento que le permita ser un sujeto competente para el entorno social”, puntualiza.

El resultado de estos ejes de trabajo, entonces, son los desafíos fundamentales para lograr una educación más integrativa y de calidad, y lo que permitirá finalmente tener estudiantes activos y con las capacidad de establecer una mirada propia frente a los procesos sociales que estamos viviendo.

Para lograr estos importantes desafíos es necesario sin dudas la labor de los docentes, para Marcelo Arriagada “desde el nivel de formación inicial docente se ha instruido a los profesores para replicar lo que se ha venido haciendo durante mucho tiempo, de forma que creemos que hay una brecha importante en la manera de concebir el proceso educativo y eso se resuelve solamente con formación continua”, destaca. Para esto, indica que la propuesta de Ziemax es aportar al estudiante con insumos para poder estructurar su manera de pensar y por otro lado implementar herramientas para que el docente pueda ser el mediador que ayude al estudiante, lo que finalmente se transfiere a todas las áreas del conocimiento.